Canadá propone guías para evitar el estrés laboral

Que el estrés es uno de los problemas que más sufre la población en el ámbito laboral no es ninguna novedad. Las consecuencias que se derivan de este problema afectan tanto a la salud del trabajador como a la seguridad en su puesto de trabajo, y los datos revelan que un 25% de los empleados se ven afectados por él.

 

Por este motivo es de vital importancia tomar medidas tanto de prevención como de gestión de las personas afectadas. Y eso es lo que desde hace ya un tiempo se hace en Canadá.

 

Recientemente se han publicado los datos de una encuesta llevada a cabo por Sun Life Financial que revelan que los canadienses señalan principalmente dos motivos que pueden poner en riesgo sus puestos de trabajo. El primero de ellos es el estilo de vida sedentaria y el segundo es el estrés, el cual había liderado el ránking hasta hace bien poco.

 

Focalizando la atención en las consecuencias a nivel empresarial, las problemáticas causadas por los motivos que hemos citado suponen grandes pérdidas de dinero.

 

De hecho, el 92% de las organizaciones encuestadas reconocen que la salud de sus empleados afecta de gran manera a las empresas, con una incidencia directa en la productividad y la atención en lo que se ejecuta.

 

Es evidente pues que si los empleados no se encuentran en buenas condiciones esos factores se ven afectados de forma negativa, lo que se traduce en pérdidas económicas para el empresario y también para el gobierno. Veámos sino un dato revelador: el absentismo laboral provocado por enfermedades mentales está suponiendo un coste de 50 billones de dólares al año a la economía nacional.

 

Por este motivo la Comisión de Enfermedades Mentales de Canadá ha ideado un plan estándar que pretende ser una guía para que las empresas puedan prevenir y sepan manejar este tipo de afectaciones mentales, entre las cuales se encuentra el estrés.

 

Las pautas que se marcan no garantizan un trabajo sin estrés, pero sí que tienen el objetivo de reducir al máximo esos daños psicológicos a la vez que establecen unas estructuras para lograr que los empleados se sientan lo mejor posible. Las compañías que han seguido estas directrices reconocen una mejora de la actitud de los empleados en  un 51% y un 40% menos de absentismo laboral.

 

Estos programas se ofrecen en el propio lugar de empleo y por lo que se ha podido observar, si se presentan de la forma adecuada y se explican bien, tienen una estupenda recepción entre los trabajadores.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación