Despedidos y en pelotas

Dos trabajadores expulsados de Iveco escenifican una crucifixión en las puertas de la factoría de la empresa en Valladolid

21.07.11 - JESÚS ESTEBAN | VALLADOLID.Varios empleados de Iveco se manifestaron ayer por la mañana ante las puertas de la factoría de esta empresa en Valladolid. Dos de los trabajadores escenificaron desnudos una crucifixión como forma de protesta por el reciente despido de once obreros de este centro de trabajo acusados de absentismo laboral. Tres de estos expulsados llevan acampados en el exterior de la fábrica desde el día 6 de julio y reclaman su readmisión.La protesta se desarrolló bajo el lema 'Estamos desnudos ante las injusticias laborales; somos mártires de la avaricia empresarial'. En la misma también podían leerse pancartas en las que se reclamaba la readmisión de los despedidos y en las que se vertían acusaciones como 'Comité negociador vendéis al trabajador', ' Iveco criminaliza las bajas médicas', 'Despedidos pactados, obreros parados' o ' Iveco crucifica a sus trabajadores'.El acto central tuvo lugar cuando dos de los manifestantes se desnudaron y se crucificaron de manera simbólica. Con esta acción, también buscaron escenificar el hecho de que los sindicatos mayoritarios en la plantilla, CC OO y UGT «nos han dejado en pelotas» al no mostrarles su apoyo, indicó un portavoz de los manifestantes.Críticas al comité de empresa «Los desnudos escenifican y personifican que los sindicatos mayoritarios nos han dejado en pelotas porque después de dos semanas aquí no han movido ficha. Todo lo contrario, con sus artimañas nos han retrasado aún más lo que queríamos hacer y definitivamente se han desmarcado los dos», señaló Óscar Álvarez, uno de los acampados a las puertas de la factoría.El 28 de junio pasado, la dirección de Iveco entregó once cartas de despido disciplinario a otros tantos empleados de la factoría vallisoletana debido, según indicó la empresa, «a su reiterado absentismo laboral». Según informaron en aquel momento fuentes del comité de empresa, Iveco justificó las extinciones de contrato de los afectados por ausencias de entre 500 y 800 jornadas dentro del periodo comprendido entre 2004 a 2010, con una media de 35 partes de baja médica por cada empleado despedido. La empresa entregó además otras treinta misivas de advertencia a otros tantos empleados que presentaban elevadas tasas de absentismo.Con baja médica, o sin ella  La reforma laboral de septiembre del pasado año autorizó el despido objetivo (con 20 días de indemnización) por absentismo reiterado cuando la falta de asistencia al trabajo -justificada por medio de un parte médico (como el es caso de los despedidos de Iveco) o sin justificar- sume el 20% de las jornadas hábiles durante dos meses consecutivos, o el 25% en cuatro meses discontinuos de un mismo año.Tras el despido, los once trabajadores contaron con un plazo de veinte días para celebrar un acto de conciliación antes de que la medida fuese ratificada como despido objetivo, o como improcedente.De los once despedidos, siete liquidaron la cuenta con la empresa y los otros cuatro tienen la intención de «reclamar la nulidad» del despido porque «entienden que vulnera sus derechos fundamentales».La factoría Iveco en Valladolid presenta unas tasas de absentismo laboral del 8% a diario, lo que significa que unos 55 trabajadores faltan a diario a sus puestos de trabajo, según información recabada en fuentes del comité. La media del sector no llega a la mitad.Tras la protesta Óscar Álvarez, el despedido que se crucificó simbólicamente a modo de protesta señaló que han solicitado apoyo a varias organizaciones y movimientos como el 15-M, junto al que mañana viernes 22 llevarán a cabo una nuevo protesta a las 17:30 en la puerta de la factoría. Álvarez, indicó que harán «todo lo que haga falta» para que el responsable de Recursos Humanos se retracte y les de una oportunidad de «hacer algo».El sindicato CGT apoya a estos trabajadores y la lucha que mantienen contra lo que califican de «mala praxis» de Iveco, «su falta de sensibilidad y sus represoras tácticas de intimidación hacia la plantilla». J. Fernández, el otro trabajador desnudo, declaró haber realizado este acto para «denunciar la campaña que la empresa lleva a cabo contra los trabajadores en situación de incapacidad transitoria».


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación