El absentismo laboral: una enfermedad con remedio

En el primer Informe del Observatorio efr denominado “Absentismo laboral: el colesterol de la empresa“, las organizaciones participantes del mismo realizaron un análisis del impacto que la cultura de la conciliación tiene sobre el absentismo de las empresas concluyendo que este indicador, en la mayoría de las sociedades, no sirve para realizar una adecuada gestión y que en las empresas que apuestan por la conciliación con un enfoque estratégico, el absentismo es inferior en al menos dos puntos con respecto al resto de empresas.

 

Cada trabajador español falta a su trabajo por ausencia justificada 60 horas al año, lo que supone un coste de 2.000 millones de euros anuales a los que hay que sumar los más de 9.000 millones que cuesta el absentismo sin justificar, al que recurren uno de cada cinco empleados/as; alegando una enfermedad que nunca justifican. Estos datos suponen las cifras más altas de absentismo laboral de la Unión Europea, según el estudio del IRCO ‘Gestionado el compromiso con la empresa: combatir el absentismo’, del centro de investigación de la prestigiosa escuela de negocios IESE.

 

Los estudios realizados en este ámbito manifiestan:

 

•En la mayoría de los casos, el absentismo laboral es injustificado y que la falta de motivación y la insatisfacción laboral se encuentran detrás de muchos casos de ausencia reiterada al trabajo.

•Un elevado absentismo laboral puede contribuir a reducir la productividad de una empresa, provocarle problemas organizativos y generar altos costes ocultos, ya que hay que cubrir el puesto vacante. Una ausencia puede provocar que haya maquinaria parada, que se interrumpan cadenas productivas y de suministro, etc.

 

Por todo ello, la gestión del absentismo es una de las tareas principales del departamento de Recursos Humanos que debe realizar el esfuerzo de conocer las verdaderas causas del absentismo laboral de su equipo para dar el tratamiento correcto; y la implantación de una cultura del compromiso que se visualice en las medidas a favor de la conciliación de la vida profesional, familiar y personal debe ser una estrategia empresarial que cuente con el apoyo de la dirección, para de esta forma obtener una reducción de la tasa de absentismo, un buen clima laboral y un aumento de la productividad.

 

Las herramientas de motivación con mejores resultados y que no requieren una inversión significativa para la empresa son:

 

• Flexibilidad horaria,
• Flexibilidad espacial,
• Permisos de paternidad y maternidad superiores al mínimo legal,
• Bolsa anual de horas
• No convocar reuniones al final de la jornada o impartir la formación en horario laboral,
• Comunicación transparente con los mandos, con confianza y respeto,
• Información y ventajas para el personal en la contratación de servicios como: asesoramiento fiscal, contable, guarderías, viajes, colonias de vacaciones  infantiles,etc. 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación