El absentismo penalizará en la jubilacion tardía de sanitarios

Sanidad se fijará en las bajas cogidas por los funcionarios en los últimos tres años a la hora de decidir si prorroga su vida laboral hasta los 70 años

 

Consell tendrá en cuenta el absentismo observado en los últimos tres años del personal sanitario que, cumplido los 65 años, solicite a la Conselleria de Sanidad prolongar su jubilación hasta los 70 años. Las bajas que médicos, enfermeras y funcionarios estatutarios hayan tenido en la última etapa de su vida laboral será uno de los elementos que se tendrá en cuenta a la hora de aceptar las solicitudes. Así consta en la orden de 7 de junio, de la Consellería de Sanidad, por la que se regula el procedimiento para la jubilación forzosa, la prolongación de la permanencia en el servicio activo y la jubilación voluntaria del personal adscrito a las instituciones sanitarias. Esta norma, difundida ayer, se suma al Plan de Ordenación de Recursos Humanos de las instituciones sanitarias aprobado el viernes por el Ejecutivo de Alberto Fabra. Con ambas normativas, el Consell quiere blindarse legamente para frenar las sentencias que le han obligado a readmitir a varios médicos a los que jubiló de manera forzosa.

 

La orden establece los pasos y los requisitos que la Generalitat tendrá en cuenta a la hora de autorizar la prolongación hasta los 70 años de la vida laboral de los profesionales de la salud. De oficio, todos aquellos que cumplan 65 años estarán sujetos a un expediente de jubilación forzosa, del que podrán quedar exenta si cumplen una serie de condiciones. Eso sí, la Generalitat concederá prorrógas de trabajo año tras año. Uno de los criterio para poder seguir trabajando será que el afectado le falte seis años o menos de cotización para tener derecho a la pensión de jubilación.

 

Una vez que el solicitante se dirija a la conselleria para poder prorrogar su vida laboral, el punto de partida, según la orden de la conselleria, será la elaboracion por parte de la Unidad Periférica de Prevención de Riesgos Laborales de un informe, en sentido positivo o negativo respecto de la capacidad psíquico-física del solicitante para ejercer la profesión o desarrollar las actividades correspondientes a su nombramiento.

 

Si el referido informe fuese positivo, la dirección del centro valorará la solicitud a fin de determinar si concurren necesidades organizativas y/o asistenciales que justifiquen la autorización, siguiendo una serie de criterios. Así, se valorá la necesidad de cubrir el puesto que queda vacante o la conveniencia de amortizarlo. Según Sanidad también se tendrá en cuenta el «valor cualitativo del trabajo desempeñado por el interesado». Y especifica que ese valor es «su implicación en los objetivos fijados por la organización y el rendimiento o los resultados obtenidos» y, en su caso, el absentismo de lo los tres últimos años.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación