El control de Sanidad reduce un once por ciento el absentismo laboral

El temor a perder el empleo no es la causa principal del descenso en el número de bajas. Los funcionarios también las piden ahora menos.

 

La Generalitat registró durante los seis primeros meses casi 10,3 millones de jornadas perdidas.

 

Valencia- El miedo a perder el puesto de trabajo en un momento en que éste se ha convertido en un bien escaso parece no ser la principal causa de la reducción de las bajas laborales. Según se desprende de los datos que maneja la Conselleria de Sanidad, el descenso del absentismo responde a un mayor control sobre las peticiones, ya que no sólo se ha experimentado una disminución en el apartado de población general, sino también en el correspondiente a los trabajadores de la Agencia Valenciana de la Salud, funcionarios de carrera sin riesgo de perder el empleo.

Así, desde enero a julio de este año, se han perdido más de 10,3 millones de jornadas laborales (de las que unas 578.000 correspondieron a la plantilla de funcionarios), lo que supone un once por ciento menos que en el mismo período del año anterior.
La Conselleria de Sanidad, junto con el Instituto Nacional de Seguridad Social, cuenta desde hace tiempo con un programa que controla el fraude en este campo. Un plan que revisó recientemente la Generalitat y que se reforzará en breve, según anunció el miércoles el conseller de Sanidad, Luis Rosado.
El titular de este Departamento se comprometió a modernizar y potenciar el papel de la In

spección de Servicios Sanitarios «como instrumento de garantía de eficiencia en la utilización de los recursos sanitarios y mecanismos de control que ayude a asegurar la sostenibilidad del sistema». En este punto, avanzó que se reforzará la vigilancia de la incapacidad temporal, de las prestaciones complementarias y del uso de servicios concertados, entre otros apartados.

 

CIPF
Protestas por los recortes en materia de investigación
El comité de empresa del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) llevó a cabo ayer una protesta por los recortes, que, según denuncian, se están materializando en despidos a investigadores, en la interrupción de líneas de investigación, y en el previsible cierre de laboratorios. No obstante, el conseller de Sanidad, Luis Rosado, insistió en la apuesta de la Generalitat en esta materia, al tiempo que se comprometía a mantener al CIPF como centro de referencia en investigación.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación