El deporte mejora la productividad y reduce el absentismo laboral

La Universidad de California afirma que las empresas que integran el deporte en el día a día de sus trabajadores recortan en más de un 30% las bajas por enfermedad física o mental. En los últimos años se han ido recogiendo datos que demuestran el papel decisivo que juega el bienestar y la forma física en la forma mental y en el rendimiento profesional. En primer lugar, el ejercicio físico afecta a las emociones, ya que hace que uno segregue determinadas endorfinas que están relacionadas con la sensación de placer y bienestar.

 

Por otro lado, al hacer deporte de forma disciplinada, se fortalece la voluntad y se gana en hábitos que también son útiles para cualquier tarea o trabajo. Además, el deporte afecta a mejorar la forma física y cuando una persona está sana y ágil físicamente, también contribuye a su salud y habilidades mentales. En resumen, poner gimnasio en las empresas es una inversión rentable que se traduce en mejor productividad y clima laboral, así como en un menor absentismo. Por otro lado, los empleados en general se sienten agradecidos y motivados por este tipo de políticas, lo cual ayuda a la imagen corporativa externa e interna de la organización, y como consecuencia a la retención de personal.

 

Pese a la mayor consciencia social que hay a día de hoy a favor de la práctica diaria de deporte para mejorar la productividad y calidad de vida, todavía hay muchas personas que trabajan duro muchas horas seguidas y no se levantan de la silla ni para comer, pero cada vez tienen menos excusa, especialmente si trabajan en empresas en las que ya tienen su propio espacio de fitness para empleados. Complejos de muchas grandes empresas de todo el mundo, algunas de ellas con sede en España o incluso españolas, ya cuentan hoy con pistas de paddle, piscina, gimnasio, salas de yoga o pilates. También tienen sus propias actividades y cursos antiestrés, de salud nutricional, etc.

 

Ejemplo de ello son Novartis, Google, Banco Sabadell, CaixaBank o Desigual. Novartis, por ejemplo, organiza para sus empleados actividades y concursos de running, promocionando el deporte al aire libre y el trabajo en equipo. Banco Sabadell tiene gimnasio y una sala de descanso con librería en su centro de Sant Cugat de Vallés. Google tiene en todas sus sedes espacios para el deporte, la siesta o actividades de ocio. Desigual sigue la misma filosofía y además de contar con gimnasio y diferentes salas, cuida de tener todas sus salas y oficinas llenas de color y buena luz, para invitar a la creatividad y la actitud positiva. CaixaBank es otro ejemplo de cuidar el bienestar de su gente, pues cuenta con su propio club privado deportivo para empleados y sus familias.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación