La conciliación aumenta en las empresas forales pero sigue ligada a empleadas

Pamplona, 28 mar (EFE).- Las políticas de conciliación se han incrementado en las empresas navarras en el último año y la sensibilización sobre su necesidad es mayoritaria, si bien su aplicación no está generalizada y continúa ligada sustancialmente a las empleadas femeninas.

 

Así se pone de manifiesto en un estudio elaborado por encargo de la asociación de mujeres empresarias y directivas de Navarra (AMEDNA) que revela que en 2010 "ha mejorado la sensibilización" entre los empresarios, pero demuestra que hay "más sensibilidad que acciones", según la presidenta de esta asociación, María Victoria Vidaurre.

 

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), Jose Antonio Sarría, ha lamentado que cuando se habla de conciliación "se hace siempre de la mujer", cuando debería ser del empleado, ha dicho tras mostrarse convencido de que "conciliar no supone trabajar más o menos sino hacerlo de forma distinta".

 

También ha reconocido que, pese a la abrumadora mayoría de empresarios favorables a fomentar medidas de conciliación, "otra cosa distinta es practicarla", ya que la implantación de algunas conlleva gastos, si bien ha advertido de que en el fondo es una inversión que sale "rentable" y a la que la sociedad les "empuja", pues no contemplarla supone "insatisfacción laboral, incremento del absentismo, pérdida de personas cualificadas y baja productividad".

 

Asimismo, Sarría se ha referido a la actual situación de crisis, y ha considerado que en este momento "quizá hoy el mayor esfuerzo de conciliación es resolver tanto desempleo y adaptar las plantillas a la falta de demanda de las empresas".

 

En cuanto al estudio sobre 2010, se basa en datos recabados en una muestra de 3.043 empresas de toda Navarra y de todos los sectores productivos, con plantillas de más de cinco personas, con 688 encuestas realizadas.

 

Sus resultados constatan que el 93,31% de las empresas considera que el cambio social lleva consigo la necesidad de implantar medidas de conciliación, de forma que el 78,05% manifiesta que la dirección está muy sensibilizada ante la necesidad de mantener el equilibrio entre la vida laboral, personal y familiar entre las personas que conforman la organización.

 

El 43,46% de las empresas afirma disponer de políticas de conciliación o tener previsto implantarlas, lo cual pone de manifiesto que se está produciendo un cambio en la cultura empresarial de las organizaciones, según AMEDNA.

 

A pesar de esta alta sensibilización, el 52,47% manifiesta no tener previsto en sus agendas la implantación de políticas de conciliación personal y familiar debido, principalmente, a la actual situación de crisis económica, aunque también se apunta a la falta de demanda de estas medidas por parte de la plantilla.

 

Para Vidaurre, este último dato está ligado a que en muchas de las empresas los empleados son mayoritariamente hombres, lo que confirma la constatación de que la conciliación continúa ligada hoy de forma mayoritaria a la mujer trabajadora y no al hombre.

 

Así, el 52% de las empresas encuestadas manifiestan que sus plantillas están compuestas mayoritariamente por hombres, frente al 27,62% que tienen fundamentalmente mujeres. En cambio, el 61% de las personas que se acogen a las medidas de conciliación son mujeres, y las empresas cuya plantilla es mayoritariamente femenina son aquellas en las que más medidas de conciliación se aplican.

 

Las soluciones que plantean las empresas para poder implantar planes de conciliación pasan por que se creen más ayudas económicas por parte de la administración pública, por una mayor responsabilidad de las personas trabajadoras, por ofrecer más información y formación en esta materia, y por un cambio cultural en general.

 

En mayor o menor medida, todas las empresas ponen en práctica medidas de conciliación, pero no están normalizadas, lo cual provoca su desconocimiento por parte de la plantilla.

 

Del estudio se desprende además que las medidas que las empresas navarras tienen implantadas en favor de la conciliación de la vida laboral y personal en mayor medida están relacionadas con la flexibilidad laboral, el apoyo y asesoramiento laboral, los servicios y los beneficios extrasalariales.

 

Dentro de la flexibilidad laboral, las medidas más destacadas son: flexibilidad en la elección de las vacaciones, flexibilidad en los horarios de entrada y salida, trabajo a distancia y teledespacho.

 

En cuanto a las medidas enmarcadas como apoyo y asesoramiento laboral, están especialmente implementadas en las empresas, el asesoramiento en la trayectoria profesional y la formación.

 

En relación a las medidas que tienen que ver con los servicios y beneficios extrasalariales, son los descuentos a través de bonos en comedores o restaurantes las más extendidas, seguidas del transporte y los seguros de vida.

 

Asimismo se sitúan entre las más implantadas los seguros médicos para familias, planes de jubilaciones, además de paga de jubilación, paga por 25 años de antigüedad o dietas, señala para ostrar como ejemplo que el 42% de las empresas tienen contratados seguros de vida para sus plantillas.

 

Las medidas de conciliación definidas por ley, son las más utilizadas en las empresas, siendo la flexibilidad en la jornada laboral y la flexibilidad en la elección de vacaciones las medidas voluntarias más extendidas en las pymes navarras.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación