La crisis frena, aunque poco, la escalada del absentismo laboral

El absentismo laboral se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para las empresas, que pierden una media de 8.000 millones de euros al año, según los cálculos de CEOE. El principal foco de fraude se encuentra en las bajas por incapacidad temporal, en las que una de cada tres horas podrían ser irregulares, según los cálculos de algunos expertos.

 

Un informe presentado ayer por Adecco va más allá y calcula el coste por asalariado que supone el absentismo laboral, entendido como el cociente entre las horas no trabajadas por causas ocasionales y las horas trabajadas efectivas. Y concluyen que cada trabajador falta una media de 20,9 horas, de las que 2,3 horas corresponden a ausencias no justificadas y el resto a supuestos fraudes cometidos durante la baja por incapacidad temporal. El informe, elaborado por diez expertos ligados al mercado laboral calcula que el coste directo por el absentismo injustificado e irregular asciende a 343 euros por trabajador al año o 29 euros al mes. Este cálculo recoge el coste salarial por hora pagada de 16,40 euros.

 

En términos porcentuales, la tasa de absentismo laboral se habría situado a finales del pasado ejercicio en el 3,9%, lo que supone una rebaja de dos décimas respecto a la registrada un año antes y un parón a la escalada sin freno que había sufrido este indicador desde 2003, fecha en la que se inicia la serie histórica en un 3%. El estudio justifica esta rebaja como consecuencia del agravamiento de la debacle económica iniciada en 2009. "La crisis ha provocado una reducción generalizada del absentismo, especialmente relevante en las bajas por incapacidad temporal y sobre todo en la industria. Este dato permite plantear la posibilidad de que el miedo a perder el empleo en plena crisis haya provocado un mayor interés por mantener la presencia física en el puesto de trabajo", subraya. El estudio matiza que en la caída de la tasa de absentismo también ha influido el descenso en el número de vacaciones y festivos.

 

País Vasco y Baleares

El informe también compara los niveles de absentismo por comunidades autónomas y sectores, ofreciendo resultados muy heterogéneos. En la clasificación territorial, el absentismo es mucho mayor en las comunidades del norte, encabezadas por el País Vasco y Aragón, con una tasa del 5%, seguidos por Cantabria (4,7%) y Asturias (4,6%), mientras que esas cifras son mucho más bajas en las comunidades del sur, a las que tradicionalmente se les achaca unos niveles mucho más elevados. Es el caso de Baleares, con una tasa de absentismo del 3,3%, seguida por Canarias, Andalucía y Madrid, todas con el 3,5%. Las fuertes diferencias entre la que menos absentismo tiene (Baleares) y la que más registra (País Vasco) se justifica, según los autores, por el hecho de la fuerte presencia de la industria en la primera comunidad (es el sector con mayor absentismo) y el protagonismo del turismo en la segunda, donde predominan los contratos temporales.

 

Por sectores, el mayor nivel de absentismo por incapacidad temporal se produce en la industria, con una tasa del 2,7%, seguida de los servicios (2,4%) y la construcción (2,2%).

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación