La iluminación y el diseño influyen en el desempeño laboral

Un buen uso del espacio mejora el rendimiento de una organización hasta en 15 por ciento.

 

La productividad, motivación y bienestar de los trabajadores están directamente relacionados con el ambiente, la iluminación y el diseño del espacio en el que desempeñan sus tareas profesionales.

 

Así lo concluyó el Taller de Ergonomía Office Lab –organizado por Philips-, y que tuvo lugar en el World Office Forum Madrid, en donde se reunió un grupo de expertos de diferentes disciplinas para hablar de las tendencias e innovaciones en el mundo de las oficinas: últimas tecnologías e innovaciones en iluminación, mobiliario, organización del espacio, climatización, etc. y se ha demostrado cómo una perfecta combinación de todos estos factores mejora la sensación de bienestar de los empleados.

 

LA LUZ, FUENTE DE BIENESTAR

Entre los diferentes aspectos que mejoran la sensación de bienestar de los empleados está la regulación de la luz a lo largo del día, teniendo en cuenta los biorritmos de las personas colabora a su motivación y, por ende, a mejorar su rendimiento.

 

Por ejemplo, la luz fría, que es más intensa y azul, ayuda a activar el organismo cuando se comienza la jornada laboral, después de almorzar y a última hora de la tarde. La luz cálida, que es menos intensa, ayuda a relajarse en los descansos.

 

Según datos de Philips, un buen diseño y un buen uso del espacio puede mejorar el rendimiento de una organización hasta en 15% y una óptima iluminación puede incrementar la productividad en 10%.

 

Una mala iluminación de la oficina puede influir negativamente en las personas de diversas formas: fatiga ocular y disminución del rendimiento cognitivo y de la capacidad de resolución de problemas, especialmente en aquellos profesionales que trabajan con computadores. Además, afecta el humor y las relaciones interpersonales dentro del ámbito laboral.

 

En este sentido, el reto para las empresas es diseñar entornos de trabajo que puedan resolver de la mejor forma las necesidades concretas de los empleados del siglo XXI, que cada vez se enfrentan a mayores niveles de exigencia y deben adaptarse a continuos cambios, con el fin de asegurar los máximos niveles de bienestar y rendimiento.

 

De acuerdo con David Martínez Olmedo, director de Alumbrado Interior de Philips “las normativas que regulan las condiciones de iluminación cada vez se preocupan más de la importancia de la relación entre luz y salud visual de los trabajadores, por lo que las compañías deberían tener en cuenta la necesidad de invertir en la iluminación de sus oficinas como una manera de desarrollar ambientes de trabajo que fomenten el bienestar y el rendimiento, y reduzcan el posible estrés, absentismo y los accidentes”.

 

UNA CORRECTA ILUMINACIÓN, FUENTE DE AHORRO

La iluminación supone alrededor de 35% del consumo de energía de una oficina, lo que lo convierte, junto con una adecuada combinación de tecnología LED, en uno de los factores con mayor potencial para conseguir ahorros sustanciales de consumo.

 

Sin embargo, 75% de la iluminación en oficinas es anticuada e ineficiente. Según datos de Philips, las bombillas y luminarias LED establecen un nuevo estándar en el consumo de vatios por metro cuadrado, especialmente cuando se combinan con soluciones de controles de iluminación, que pueden llegar a producir ahorros de hasta 85%.

 

NUEVOS ESPACIOS DE TRABAJO

El presidente de World Officce Forum, Jorge Zanoletti, presentó otras tendencias en el mundo del diseño de la oficina: aire, diseño, tecnología, formas de trabajo. El mobiliario y diseño del espacio de trabajo o los nuevos conceptos de e-trabajo serán una realidad en las oficinas del siglo XXI.  De acuerdo con de 3G Office, el actual diseño de oficinas no está adaptado a las tareas que se realizan: pensar, reunirse, escribir, concentrarse, crear. Incluso, en las actuales oficinas hay 40% del espacio gestionado de forma incorrecta debido al obsoleto diseño de las mismas. De 60% que sí que se usa, un 50% no está adaptado a esas tareas.

 

La tendencia en este sentido es el concepto Flexible working, cuya filosofía consiste en crear puestos de trabajo libres que puedan usar todos los empleados según las necesidades de cada momento. Algo por lo que también aboga Global Place, que destaca la importancia de adaptar el espacio a cada actividad profesional.

 

Esta idea se apoya en la filosofía de trabajo que promueven desde firmas como Vistra y Microsoft. Vitra asegura que en el año 2020, 80% de la masa laboral no trabajará en las oficinas.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación