La patronal eleva de 1 a 1,5 millones el número de absentistas en sólo tres días

El pasado fin de semana, en la reunión de los empresarios con el Gobierno, la patronal estimaba que un millón de trabajadores no acude cada día a su puesto de trabajo. Pocos días después, en una intervención en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Zaragoza, el presidente de la CEOE ha elevado la cifra a un millón y medio, un 50% más.

 

Pese al baile de cifras, Juan Rosell ha emplazado a "la sociedad en su conjunto" a participar en el "combate" contra los "profesionales" del absentismo laboral, quienes perjudican con su actitud a los "reales", aquellos que por motivos de salud no pueden acudir a su puesto de trabajo.

 

Según los primeros datos de la OCDE, unos 400.000 trabajadores de los sectores público y privado son "profesionales" del absentismo, llegando a niveles del 20% en algunas administraciones públicas. Por ello, Rosell pidió en su intervención que estos organismos informen regularmente de sus porcentaje de absentismo.

 

Imposible competir laboralmente con otros países

 

 

Respecto a la petición de algunos empresarios a Zapatero de que no adelante las elecciones, como fue el caso de Botín, el presidente de la patronal aseguró que el organismo tiene "la virtud y el defecto de no opinar sobre temas políticos; no nos metemos", por lo que las opiniones del banquero fueron "personales".

 

Respecto a la reforma del mercado laboral, Rosell dijo que España cuenta con una legislación laboral "nieta de la República, hija del franquismo", puesta en marcha en los ochenta con el Estatuto de los Trabajadores. Esta Ley Orgánica se aprobó con el contenido que tenía porque "lo más importante" era realizar la transición "con la máxima cohesión social".

 

Con esta legislación, España creció "bien muchísimos años", pues entre 1994 y 2007 la economía española generó el 40% del empleo que se creó en la Unión Europea, lo que constituyó "un récord en positivo", para a continuación obtener "un récord en negativo", ya que entre 2008 y 2010 se destruyeron dos millones y medio de empleos.

 

Ahora, indicó que hay "una nueva situación" que exige "modernizar el país" para asegurar que la competencia que hoy tiene la economía española no es la que tenía hace 30 años. Así, explicó que "en otras partes del mundo" las empresas tienen una mano de obra que hace "prácticamente imposible" competir.

 

El presidente de la CEOE ha apuntado que solo el 8% de los contratos laborales firmados en 2010 eran indefinidos y por eso ha animado a "romper la dualidad". "No es lógico" que haya trabajadores que estén en un "extremo" del nivel de protección contractual, con el pago de 45 mensualidades por despido, y haya otros trabajadores en el otro extremo, "con cero días y cero meses de indemnización", añadió.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación