Luis Fabián Márquez: "El problema del absentismo es la permisividad de la sanidad pública"

¿Dónde está el problema del absentismo laboral en España? Fundamentalmente en las denominadas bajas complacientes, asegura Luis Fabián Márquez, presidente de Analistas de Relaciones Industriales y asesor de CEOE.

¿Qué quiere decir con eso?
Qué el problema está en la permisividad de la sanidad pública con las bajas laborales. Es decir, el vulgarmente llamado absentismo laboral lo constituyen las faltas justificadas al trabajo. La empresa no dispone de la plantilla que necesita y el grueso del absentismo está en la propensión del trabajador a agotar las posibilidades que le proporciona una cierta tolerancia de los servicios de salud, que emiten bajas con relativa facilidad.

¿Por qué el absentismo supone un coste elevado para las empresas?
Muchas bajas laborales producen un coste extrordinario para las empresas. Estas pagan entre el cuarto y el décimoquinto día de la prestación y, si son empresas pequeñas, tienen que recargar el trabajo de otros o algunas tienen que contratar a otro trabajador para sustituir al que está de baja.

¿Y no se puede despedir al que falta continuamente al trabajo?
La ley [el Estatuto de los Trabajadores] ya regula que se pueda prescindir del trabajador que hace esto, aunque lo justifique, con una indemnización de veinte días por año [hasta una cuantía máxima equivalente a un año de salario]. El problema es que aquí hay demasiadas excepciones, hasta once motivos, para no considerar las faltas al trabajo como absentismo –ver información superior–. En el resto del mundo absentismo es faltar al trabajo, y punto. Muchos empresarios aceptaríamos eso.

¿Por qué ningún Gobierno ha atendido la reclamación empresarial de que las mutuas patronales tengan mayor participación en el control de las bajas laborales?
Pues porque las mutuas no son servicios oficiales y los sindicatos se niegan si no es la Administración la que tiene la última palabra. Las centrales saben perfectamente que los servicios sociales públicos son complacientes con el trabajador. Y, a su vez, los gobiernos son complacientes con los sindicatos.

 

¿Cree usted que los convenios pueden ser un buen instrumento para luchar contra el absentismo?
Pueden serlo, aunque también hay que decir que algunas empresas y sectores que no tenían absentismo han caído en ello porque han aceptado discutir complementos para que, junto a la prestación de la Seguridad Social, el trabajador de baja pueda cobrar el salario íntegro cuando está de baja. Además, cada vez se protege más al trabajador.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación