Marissa Mayer prohibe el teletrabajo en Yahoo! ¿Visionaria o retrógrada?

Lo confieso. Hubo una época en la que teletrabajé. Estaba muy embarazada, tenía un largo trayecto en metro hasta la oficina, y hacía un calor tremendo en Londres. Me sentía regular en la recta final de aquel estado de buena esperanza y decidí que en vez de pedir una baja, podía seguir trabajando en casa y tomarme las cosas con un poco más de calma.

 

Creo que tomé la decisión correcta. Seguí trabajando hasta el final del embarazo, mis jefes nunca me preguntaron dónde estaba -buena señal, no notaron ninguna diferencia en el resultado- y yo pude evitar casi dos horas al día de transporte público.

 

El teletrabajo no es perfecto, pero dar la posibilidad de trabajar desde casa a los empleados, al menos un día o dos a la semana, es una opción muy recomendable.

 

Por eso me ha sorprendido que Marissa Mayer, la consejera delegada de Yahoo!, haya dado un golpe de mano en la empresa al anunciar que a partir de junio nadie podrá trabajar de forma flexible.

 

El anuncio fue hecho el pasado viernes por email a los 11.500 empleados de la compañía y la polémica no se ha hecho esperar. Por varias razones:

 

La primera, porque resulta llamativo que Yahoo!, una empresa creada en la era de Internet, no aproveche la oportunidad que permite la tecnología a la hora de flexibilizar el trabajo de la gente.

 

La segunda, porque sea una decisión tan drástica: parece que el teletabajo queda abolido totalmente. Es como si Yahoo! hubiera retrocedido 25 años en el tiempo -algo imposible, por cierto, porque la empresa no es tan antigua-. Incluso empleados que sólo acudían a la oficina una o dos veces por semana tendrán que cambiar su modo de vida y acudir a diario a la sede de la firma.

 

Tercero, porque de una mujer joven como Mayer, que fue madre hace unos meses y que es una experta en tecnología, cabría esperar que fomentase las medidas de conciliación en su empresa. Y el teletrabajo es algo puede ayudar a tener un cierto equilibrio personal, tanto a hombres como a mujeres.

 

Dicho esto, habría que recordar que Mayer fue fichada en secreto y que entró en Yahoo! en julio de 2012. Días más tarde anunció que estaba embarazada y que daría a luz en octubre. No tuvo baja maternal y volvió a su puesto días después del nacimiento de su bebé. En sus primeras declaracaciones a su regreso dijo: "I won't be the working moms poster girl" ("No quiero ser el modelo para las madres trabajadoras").

 

En el email "confidencial" que la directiva envió a la plantilla, y que no tardó en colarse en una web tecnológica, Mayer explica que "algunas de las mejores decisiones e ideas surgen de conversaciones entre empleados en la cafetería, de conocer a gente nueva y de reuniones improvisadas de los equipos". Además, añade que "la rapidez y la calidad del trabajo se sacrifican a veces cuando se trabaja desde casa".

 

Mayer no menciona, por supuesto, las horas que se pierden en los atascos; el gasto en el que incurre la plantilla con los desplazamientos; en la contaminación que se evitaría con menos viajes; en el tiempo que se evapora en charlas y discusiones; en las reuniones interminables; en comidas largas (especialmente en España); en la frustración de muchos empleados que no ven a su familia en toda la semana; y en lo malo que suele ser el café de las máquinas y que puede provocar úlceras de estómago.

 

Yahoo! ha ganado en los últimos años importantes premios internacionales que califican a la empresa con uno de los mejores sitios para trabajar del mundo corporativo.

 

Habrá que ver si tras esta decisión los empleados siguen estando orgullosos de su empresa o empieza la desbandada. En cualquier caso, queda claro que Mayer ha declarado la guerra a buena parte de su plantilla.

 

Por si a alguien os sirve de ayuda, os propongo cinco consejos para hacer más llevadero (y productivo el teletrabajo). 

 

1.-Marca un espacio para trabajar: preferiblemente, apartado de tu colección de DVD, de la Wii, del lugar donde juega tu hijo y de la lavadora. Sí, hay gente a la que le entran ganas de poner lavadoras, limpiar cristales y realizar otras tareas del hogar para evitar ponerse a trabajar en serio.

 

2.- Mantén a raya tus hábitos digitales: marca un tiempo para tuitear, surfear en la red, buscar las próximas vacaciones y entrar en Facebook. No te das cuenta, pero te roban una cantidad de tiempo increíble.

 

3.- Haz un esquema de tus objetivos para el día: es la única forma de ser productivo y de lograr sacar adelante el trabajo.

 

4.- Asegúrate que tienes contacto con otros humanos: trabajar en casa puede acabar haciéndote añorar la máquina de café de la oficina, la cantina y los corrillos de compañeros en un pasillo. El teletrabajo puede ser solitario y acabar en una cierta depresión. Así que queda a comer con amigos o colegas que vivan cerca, habla por teléfono en algún momento o sal a tomar un café. (También obliga a quitarte el pijama, en el caso de que te guste trabajar de esa guisa...).

 

5.- Sé flexible contigo mismo: piensa en lugares donde eres más productivo. Hay gente que tiene grandes ideas corriendo, otros lo hacen en un café y otros viendo una exposición. Date tu tiempo para pensar y ser creativo.

 

Podéis seguirme en Twitter: @Amparopolo


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación