Menos bajas en el trabajo por temor al despido

El miedo a perder el empleo ha hecho descender a tales niveles el promedio de trabajadores en situación de baja laboral que la provincia de Castellón ha alcanzado en el 2010 el primer puesto en el ránking de provincias que tiene a los trabajadores más sanos. Durante el 2010 la Seguridad Social registró una media mensual de 13,52 bajas laborales por cada mil trabajadores ocupados, la cifra más reducida en décadas. Aun así, cada mes se inician en Castellón 2.572 procesos.

 

El absentismo laboral por motivos de enfermedad común (gripe, resfriados, lumbalgia, migrañas...) ha descendido en Castellón casi un 40% desde antes que la crisis económica comenzara a destruir miles de puestos de trabajo en la provincia y la incidencia por cada mil ocupados ha pasado de 21,85 casos mensuales en 2006 a los 13,52 del pasado año.

 

La media nacional se sitúa en 24,03 bajas laborales por cada mil trabajadores y, aunque son muchas las provincias que están por debajo de esta cifra, Castellón se ha situado como la provincia española donde los trabajadores se cogen menos bajas. “La causa está clara, es la coyuntura económica actual y, sobre todo, el elevado índice de paro de Castellón lo que ha motivado este descenso. Hay miedo a cogerse la baja”, asegura el responsable de Salud Laboral de CCOO en Castellón, “El miedo es gratis y en estos momentos se está apretando muchísimo al trabajador hasta el punto de que se dan casos en los que este va enfermo al trabajo”, subraya.

 

LAS BAJAS DURÁN MÁS // Son menos trabajadores enfermos, pero los que no pueden o no quieren esquivar la baja están más días retirados de sus empleos. En la actualidad, son dos meses (una media de 61 días) el tiempo que un trabajador al que le han dado la baja médica tarda en regresar. En 2008 la media se situó en 50 días y 46 en 2007. En 2006, no obstante, fueron 66 días el promedio de duración de una baja laboral.

 

Pero no solo los sindicatos avalan la teoría de menos bajas por temor al despido. La Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria también reconoce que hay pacientes que rechazan los partes de baja y, en lo que lo hace, tarda poco en pedir un alta voluntaria para incorporarse cuanto antes al trabajo.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación