¿Quiere ponerse a dieta? Pregunte a su jefe

Empresas como P&G ofrecen a sus empleados un servicio de comida tras un estudio personal.

 

La preocupación por la salud y el bienestar de los trabajadores es una tendencia cada vez más extendida entre las grandes compañías españolas. Medidas como los comedores de empresa o las ayudas a la comida llevan ya muchos años asentados, pero ¿qué le parecería si su empresa le hiciera un estudio nutricional personalizado y luego le ofreciera la oportunidad de recibir cada día menús especialmente pensados para cubrir sus necesidades alimenticias?

 

Una de las compañías más preocupadas por el bienestar de sus empleados es Procter & Gamble. "Siempre hemos tenido la idea de que si el trabajador está contento, es más productivo", afirma Belén Ayala, responsable de Well-Being de esta multinacional en España. Su programa se centra en la salud física y mental de las personas, con oferta de gimnasio, fisioterapéuta o shiatsu, por un lado, y medidas de conciliación o cursos de ayuda psicológica, por otro. Su última preocupación es la alimentación con un novedoso sistema de catering que los trabajadores que lo desean reciben en su puesto de trabajo, previo estudio nutricional. El servicio está compuesto por una fruta a media mañana, la comida y algo de merienda a media tarde, aunque se puede extender a la cena y el desayuno del día siguiente (el empleado se los lleva al salir del trabajo). Además, hay opciones como menús para celiacos, vegetarianos o para bajar de peso y en cada uno de ellos se detalla toda la información nutricional de lo que se ingiere. "Está funcionando muy bien y, aunque lleva poco tiempo, un 15% de la plantilla está ya apuntado al mismo", dice Belén Ayala.

 

Una de estas personas es Natalia Pérez, trabajadora del Departamento de Investigación de Mercados. "Llevo desde septiembre en el programa. Lo cogí por la dificultad de salir a la calle y comer de forma sana cuando tengo poco tiempo". La comida es bastante casera, hay una buena variedad y la comida está siempre en la nevera de la empresa cuando llega la hora de comer, asegura esta trabajadora de P&G. ¿Y el precio? "El menú normal son 10,75 euros al día, pero si comes así toda la semana te cobran 9 euros. En cambio, la opción de 24 horas cuesta 17 euros al día. Tenemos cheques de comida de 8 euros al día, así que el gasto es mínimo", dice.

 

Medidas rentables

 
Más Vida Red es la empresa que ofrece este servicio a Procter & Gamble, así como a Amadeus y Thomson Reuters, las últimas empresas que se han incorporado. El objetivo es dar servicio a 50 compañías y unos 50.000 empleados a final de año. "Los beneficios de una alimentación sana en la prevención de enfermedades y en el binestar personal son conocidos por todos", afirma Salvador Andreu, médico y responsable de Salud de la compañía. "Hay estudios que cuantifican que pasar de una alimentación mala a otra sana supone una reducción del 10% de los gastos médicos de una empresa y tiene un impacto en el absentismo", añade. La productividad también crece aunque sea mucho más difícil de medir: "A veces cuesta que los directivos de las empresas vean el retorno en productividad y compromiso que tiene cuidar a sus trabajadores. Es un hecho que los mejora, aunque sea difícil de calcular cuánto", añade Belén Ayala.

 

La falta de tiempo o la despreocupación son las dos principales barreras para comer bien y variado, aunque a veces el problema son el exceso de comidas copiosas. "Un adulto de media con un trabajo sendentario no debería ingerir más de 1.800 calorías al día, aunque dependiendo de cómo sea la persona puede bajar a 1.400", dice Salvador Andreu. Si no puede pasarse a contar calorías, que lo haga su empresa.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación