Sanidade activa un plan especial de control de las bajas de los funcionarios de la Xunta

Los inspectores tendrán acceso a la información sobre los permisos por enfermedad de todo el personal de las consellerías

 

PAULA PÉREZ - SANTIAGO La Xunta ha dado ya los primeros pasos para reforzar el control sobre el absentismo laboral de sus empleados. Los inspectores de la Consellería de Sanidade tienen orden de dar prioridad en los próximos tres años al control de las bajas entre los funcionarios públicos con un doble objetivo: reducir el fraude y acortar la duración de estos procesos de incapacidad temporal. Así consta en el nuevo Plan de Prioridades de Inspección Sanitaria para el trienio 2011-2013.

 

El propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya había adelantado su intención de extremar el control sobre el absentismo tras revelarse que, por ejemplo, en los centros dependientes de Traballo las bajas de sus trabajadores cuadriplicaban a las del sector privado.

 

A pesar del malestar creciente entre los empleados públicos de la Xunta por lo que consideran un ataque a su imagen, la Consellería de Sanidade ha activado un "programa especial" de inspección y control sobre los procesos de incapacidad temporal". Los inspectores sanitarios vigilarán las bajas de todos aquellos funcionarios adscritos a la comunidad autónoma. Para facilitar su trabajo, Sanidade firmará un acuerdo de colaboración con el resto de consellerías.

 

Además se fijará un protocolo de comunicación con los servicios de personal y jefaturas territoriales de las consellerías de la Xunta, de manera que los inspectores puedan tener acceso a toda la información sobre bajas de los empleados de los distintos departamentos de la Administración autonómica. El plan del departamento de Pilar Farjas hace "una especial referencia" a la Consellería de Educación, con quien habrá un canal permanente de comunicación para mantener bajo supervisión las bajas de los profesores.

 

La finalidad de este plan, que ya está en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de Galicia, es "evitar actuaciones fraudulentas", pero también ajustar los tiempos de las bajas laborales a los tiempos estándares, que son aquellos que fija el Ministerio de Trabajo como óptimos para cada dolencia, es decir, acortar la duración de los permisos por enfermedad.

 

De hecho, los inspectores sanitarios también cooperarán con los servicios de personal de las consellerías "para agilizar la incorporación del trabajador a su puesto de trabajo". En la Consellería de Sanidade, por ejemplo, la duración media de una baja es de 39 días.

 

El problema es que la abstención laboral en la Administración autonómica supera con creces la que se registra en el sector privado. Si en los centros de Traballo los trabajadores se cogen cuatro veces más bajas que en cualquier otra empresa, entre los empleados dependientes del Sergas los procesos de incapacidad temporal son el doble de lo normal.

 

Pero además de vigilar el absentismo laboral, el Plan de Inspección Sanitaria del Sergas prioriza también el control del gasto sanitario. Así iniciará una campaña de inspección sobre el personal médico que está autorizado a utilizar talonarios de recetas oficiales del Sergas pero funciona al margen de la Consellería de Sanidade. Es el caso de los facultativos que trabajan en las unidades de drogodependencia, en las residencias sociosanitarias o de los doctores jubilados que prescriban fármacos para su uso personal o familiar.

 

Los inspectores sanitarios también visitarán las oficinas de farmacia para detectar posibles desviaciones o irregularidades en la dispensación electrónica. Además se encargarán de controlar a los usuarios de mutuas privadas que acudan a los hospitales del Sergas para que se abone el pago de los servicios prestados en la sanidad pública.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación