Un millón de personas en España no acude a su puesto de trabajo cada día

El presidente de Cepyme, Jesús Terciado, denuncia el alto absentismo laboral

 

Cerca de un millón de personas no acuden cada día a sus puestos de trabajo en el Estado español por razones varias englobadas en lo que se considera absentismo laboral, de ellos unos 300.000 de forma fraudulenta pues "son profesionales", según denuncia de forma gráfica el presidente de la patronal española Cepyme, Jesús Terciado. En su opinión, el tema del absentismo "tiene una solución relativamente rápida y sencilla, no digo que eficaz al 100%, pero que puede servir." Para el presidente de la patronal española de las pymes, la solución pasa porque sean las mutuas patronales quienes controlen las bajas laborales y gestionen las altas y bajas, un proceso que en estos momentos recae sobre la Seguridad Social.

 

 

Según Terciado, hay modelos donde ya se ha comprobado que funciona "y se reduce hasta un 30% el absentismo". Cuando el periodo de baja de un trabajador supera un periodo de tiempo determinado y es llamado por la mutua correspondiente se da de alta inmediatamente, afirma el máximo responsable de Cepyme. El presidente de la citada patronal insiste que con el absentismo justificado no hay ninguna objeción desde Cepyme, pero cuando es injustificado, "de caraduras", considera que hay que aplicar más "mano dura porque nos está costando al resto miles de millones de euros al año".

 

 

Terciado lamenta que nos prosperase una medida propuesta inicialmente por el Gobierno español dentro del marco de la reforma laboral que consideraba causa de despido una baja laboral prolongada. En su opinión, dicha iniciativa está en vigor en muchos países europeos y es considerado como causa de despido objetivo, con sus 20 días salario por año trabajado de indemnización. La propuesta no se incluyó al final en la reforma laboral "supongo que por presiones sindicales".

 

 

un año a peor El pasado mes de junio, Terciado cumplió un año en el cargo como presidente de Cepyme y la situación económica no ha mejorado como se preveía. "Hace un año había un poco más de esperanza pues los motores de Europa, principalmente Alemania y Francia, funcionaban, nuestras exportaciones también, y se empezaban a poner en marcha algunas reformas importantes...". Ahora, sin embargo, "las cosas, por desgracia, están como están". El dirigente de Cepyme no oculta que las perspectivas para 2012 "son malas". Terciado considera que se va a seguir con los mismos problemas internos y, además, las dificultades externas van a ser acuciantes.

En este sentido, Jesús Terciado afirma que las cosas se verían de otra forma si la reforma laboral o la de la negociación colectiva se hubiesen concretado de otra forma "No le quepa duda. Lo que se han puesto en marcha hasta la fecha son meros parches para demostrar el Gobierno de turno que está haciendo algo. Y nada más. De la necesidad de acometer reformas contundentes, como nos obligaba Europa, no sabemos prácticamente nada", resalta el dirigente patronal.

 

 

Jesús Terciado se muestra menos crítico con la reforma del sistema de pensiones. "Es un pacto de futuro y fruto de un consenso importante, pero lamentablemente es de futuro, y las necesidades las tenemos hoy. A corto plazo, con las mismas reglas en el ámbito laboral que hace cuatro años (negociación colectiva, impuestos, trabas administrativas...), pues estamos donde estamos".

 

 

más ajustes tras el 20-n En vísperas de elecciones generales en el Estado español el próximo 20 de noviembre, Terciado afirma que el Gobierno que salga de las urnas tendrá que adoptar medidas de ajuste. "Lo va a tener que hacer sí o sí. Todo el mundo sabe que necesitamos reformas en profundidad y todos saben cuáles son". La patronal española demanda entre dichas medidas más flexibilidad en las empresas, contratos más sencillos, facilidades para el despido, fin a los puentes festivos, más bonificaciones fiscales pero Terciado no cree que apunten solo a los trabajadores como paganos de la situación.

 

 

Según Terciado, el desempleo y la temporalidad sólo afecta a un tercio de los trabajadores que hay en España. A este colectivo que "no tienen un contrato fijo, que están en paro o con un contrato temporal con una indemnización de ocho días es a los que les proponemos que se les ofrezca un nuevo contrato fijo, pero con unas condiciones desde luego distintas a las que tiene en la actualidad". También reconoce Terciado que el abaratamiento del despido no es la solución definitiva al tema del desempleo pero destaca que "las empresas ni se atreven ni quieren hacer un contrato fijo con las condiciones actuales. Se están decantando por la temporalidad porque no hay ninguna seguridad de que la demanda funcione de forma más o menos estable como para mantener a largo plazo el puesto de trabajo. Hay 15 millones de contratos de este tipo al año".


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación