Una mejor higiene en el puesto de trabajo podría reducir hasta en un 80% el absentismo laboral

Recursos Humanos RRHH Press - Las enfermedades virales son una de las principales causas de absentismo laboral en las empresas y un factor clave en la  pérdida de productividad de los empleados, según diferentes estudios realizados  por la multinacional Kimberly-Clark Professional (KCP).

 

En 2010 se perdieron en España un total de 222  millones de jornadas de trabajo por bajas laborales, o, lo que es lo mismo, cada  día faltaron a su trabajo un millón de empleados, casi el 6% del total.

 

Según señala KCP, tomando como referencia dichos  estudios, la duración promedio de baja por gripe o resfriado es de entre 2 y 5  días. Asimismo, en ese periodo, el coste directo del absentismo para las  empresas españolas fue de 2.100 millones de euros y su coste indirecto –lo que  se dejó de producir- fue de 64.000 millones de euros, más de 2.800 euros por  empleado.

 

La ausencia de unos protocolos de higiene básicos  favorece el contagio de gripes y resfriados entre los empleados y el aumento de  superficies contaminadas por virus. En este sentido, un estudio realizado  recientemente por KCP en Francia mostraba que en una oficina hay 400 veces más  gérmenes que en la taza de un váter.

 

El 40% de los costes derivados del absentismo  tiene su origen en resfriados y gripes, cuyo contagio se favorece continuamente  ya que el 72% de las personas asisten al trabajo cuando están enfermas. En paralelo, el contagio se ve favorecido por la tendencia en las empresas a  limitar los gastos de limpieza para reducir costes.

 

“La salud y bienestar del empleado debe ser  un objetivo de negocio, por que un trabajador sano y motivado trabaja  mejor”, afirma Adriana de Di Ippolito, responsable de  Trade Marketing de KCP para Iberia.

 

Los estudios de KCP revelan que un 20% de los  empleados han contraído alguna vez una enfermedad contagiosa en su lugar de  trabajo. “Si tenemos en cuenta -según explica Di Ippolito- que una  persona se toca la cara al menos 16 veces por hora, es fácil entender cómo los  gérmenes que están en el ambiente y en los objetos llegan a entrar en nuestro organismo”.

 

Las zonas con más microbios son las puertas  (38%), los botones del ascensor (20%), las barandillas (14,5%), las máquinas distribuidoras (10,5%). Además, una cuarta parte de los empleados confiesa que no se lava las manos antes de comer. “Esta demostrado -concluye Di Ippolito- que una buena higiene de manos tras usar el baño y antes de comer reduce de  forma notable el riesgo de afecciones respiratorias y digestivas”.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación