Unas 850.000 personas faltan cada día al trabajo, según CEOE

El presidente de los empresarios aboga por que las mutuas den altas para recortar los costes de la incapacidad temporal

 

El temor a perder el empleo ha producido una importante reducción del absentismo laboral. Aún así las cifras son elocuentes. Alrededor de 850.000 personas faltan cada día a su puesto de trabajo, según explicó el presidente de la CEOE, Juan Rosell, a un grupo de periodistas.

 

A falta de conocer el cierre de 2012, un informe de la patronal al que ha tenido acceso ABC muestra que el momento más álgido de absentismo en cifras absolutas se produjo en el año 2008, en el que 1.174.814 empleados faltaron cada día a trabajar por estar de baja. La cifra se fue reduciendo hasta situarse en 858.788 en el año 2011 (ver gráfico adjunto).

 

Buena parte de esta reducción se explica por la destrucción de empleo. Al reducirse el número de ocupados, también disminuyen los que no acuden a su puesto. Pero el informe de la CEOE refleja asimismo una reducción del porcentaje de empleados de baja. Así, si en 2009 el porcentaje de empleados que faltaron cada día a trabajar ascendió al 6,61% del total; en 2011 esta cifra se redujo al 5,36%.

 

También se ha acortado el tiempo medio de las bajas, que ha pasado de 44,69 días en el año 2010 a 40,92 en 2011.

Además, todo apunta a que el absentismo continuó reduciéndose durante el año pasado, especialmente entre los funcionarios y empleados públicos, tras entrar en vigor la nueva legislación que recorta las retribuciones salariales durante las bajas. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) ya apuntan en esta dirección, pero los registros de la CEOE, que se realizan con datos reales de las empresas, todavía no están cerrados.

 

Para ayudar a reducir este absentismo, el presidente de la CEOE aboga por que se apruebe la prometida reforma de la ley de mutuas. Según Rosell, permitir a los médicos de las mutuas colaborar con los de la Seguridad Social, revisar los procesos de bajas y dar altas ayudaría a reducir considerablemente los costes de la incapacidad temporal.

 

Según los cálculos de la patronal, la posibilidad de dar alta plena en los procesos de contingencia común podría ahorrar 1.652 millones a la Seguridad Social, y cerca de 5.000 millones a las empresas. En concreto, la CEOE estima que el ahorro en prestaciones económicas a cargo de la Seguridad Social sería de 1.345 millones y en convenios de colaboración entre el INSS y la Seguridad Social se podrían ahorrar otros 306 millones a las arcas públicas.

 

«Destopar convenios»

Por otro lado, Juan Rosell abogó por «destopar los convenios para que la gente pueda trabajar, aunque sea dos o tres horas». Explicó que todavía hay convenios que tienen fijados sueldos mínimos superiores a los establecidos por la ley y que dificultan la creación de empleo.

 

A juicio del presidente de la patronal no hay tantos parados como los que refleja la Encuesta sobre la Población Activa. Y además, en la comparativa europea siempre salimos perdiendo porque en la mayoría de los países, por ejemplo, los prejubilados no computan como parados.

 

Rosell insiste en la vieja reivindicación de la patronal de apostar por un único contrato, con despido creciente en el tiempo. Cree que esa es la mejor manera de fomentar la creación de empleo, mucho mejor que subsidiar determinados tipo de contratos. En todo caso pidió al Gobierno que las bonificaciones sean estables.

 

Respecto a la deriva independentista de Cataluña, el presidente de los empresarios españoles augura que «en los próximos meses se irá calmando la presión soberanista». Y sobre la CEOE, promete que en marzo estarán listos los nuevos estatutos.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación