¿Se tiene que gestionar el absentismo cuando no hay absentismo?

Lo primero que hay que averiguar para contestar a la pregunta, es si la empresa que  está viviendo una situación de no absentismo, es fruto de una coyuntura  determinada, o es el resultado de un trabajo previo en gestión de este  fenómeno.

Si  lo que ha conseguido es que a través de una buena motivación del personal la  plantilla no falte al trabajo, se debe seguir por este camino. Si por el  contrario, no existe Absentismo, pero es debido al resultado de la coyuntura  económica, o del miedo a perder el trabajo, se deben llevar a cabo igualmente  los planes de gestión del Absentismo.

En  Egarsat creemos que hay distintos tipos de Absentismo y el que ahora está  disminuyendo de forma considerable es el Laboral, la no asistencia física al  puesto de trabajo. No obstante, hay otros tipos de Absentismo, como son el  presencial y el emocional, más difíciles de medir, que necesitan ser  gestionados.

El absentismo Presencial se refiere al trabajador que asiste a su puesto de trabajo  pero no está trabajando las 8horas  porque realiza tareas distintas de las que le corresponden por su descripción  del puesto de trabajo. Los trabajadores realizan otro tipo de tareas no laborales como podrían ser las  llamadas o emails personales.

El  absentismo Emocional hace alusión a los trabajadores que a pesar de estar  trabajando las 8 horas en su lugar de trabajo no están dando su máximo  rendimiento o productividad. Las empresas necesitan trabajadores motivados que  fomenten la innovación, el trabajo en equipo y tengan sentimiento de  pertenencia. El superior directo es la persona más indicada para detectar este  tipo de absentismo.

Las  políticas de gestión del Absentismo y de Bienestar en el trabajo, en concreto la  elaboración de un plan de Gestión del Absentismo, nos ayudarán a gestionar los  tres tipos de Absentismo.