Propuestas para la gestión del absentismo laboral

Son muchas las áreas de actuación sobre la gestión del absentismo. Medidas individuales que puedan tomarse no generan una relación causa-efecto directa, pero está demostrado que con la aplicación de varias acciones, sí es posible la reducción del absentismo y su coste.

 

Podemos afirmar que existe una solución universal y aplicable a todas las empresas: la realización de un plan de gestión del absentismo. Por supuesto, cada uno de los planes debe ser personalizado y adaptado a las particularidades de cada organización.

 

shutterstock_34467649

Sin duda, en un plan de gestión del absentismo, pueden añadirse todo tipo de soluciones, sin olvidar aquellas encaminadas a incrementar la motivación e implicación de los trabajadores de una empresa, pues del incremento de la motivación deriva claramente en una reducción del absentismo.

 

 

 

 

¿Cómo empezar a diseñar un Plan de Gestión del Absentismo?

 

Una manera fácil de empezar a diseñar un plan de gestión del absentismo es agrupar las acciones a emprender en función de la vida laboral de un trabajador, que podría resumirse, por ejemplo, en:

 

- Incorporación del trabajador: acciones y políticas que pueden realizarse en el momento de decidir la incorporación de un trabajador (selección, contratación, reconocimientos médicos previos, etc.)

 

- Plan de Acogida, donde recogemos todas aquellas informaciones que deben transmitirse al trabajador en su incorporación a la empresa y dónde se marcan, lo que podríamos denominar, las reglas de juego en cuanto a gestión del absentismo (protocolo de actuación en caso de ausencia, protocolo en caso de accidente de trabajo, planificación de las ausencias, reincorporación del trabajador tras la ausencia, reincorporación tras una baja, promoción, formación y reconocimiento, manual de acogida, etc.).

 

- Retribución y Beneficios: relaciones que pueden existir entre la remuneración y los beneficios que puede percibir el trabajador en función de su absentismo (retribución variable según su absentismo, complemento de incapacidad temporal por contingencia común, seguros médicos privados, conciliación de la vida familiar y profesional)

 

- Organización: soluciones que la empresa puede aplicar cambiando o trabajando determinados aspectos de la organización productiva de la empresa (cumplimiento de la Ley de PRL, papel de los mandos intermedios, reevaluación de los puestos de trabajo, rotación de personal/polivalencia, formación y comunicación, formación de los mandos intermedios, ergonomía y psicosocial).

 

- Gestión del Absentismo, con todos aquellos aspectos o políticas que una empresa puede introducir en cuanto a la gestión del fenómeno (plan de gestión del absentismo, negociación colectiva, campañas de concienciación y sensibilización, reconocimientos médicos periódicos, campañas de salud, equipo de primeros auxilios, servicio médico de empresa, plan de acción por departamentos, optimización de procesos médicos, anticipación de patologías invalidantes)

 

- Control del Absentismo, con toda la información y análisis que distintos indicadores nos pueden ofrecer (gestión de indicadores, cálculo de costes del absentismo, responsables de seguimiento, investigación de accidentes/incidentes, análisis de casos reincidentes, contratación de una empresas de seguimiento del absentismo, seguimiento con la Inspección de la Seguridad Social)

 

- Régimen Extintivo y Disciplinario, aunque claramente éstas son soluciones no deseadas, en ocasiones, las más extremas, se pueden contemplar alguna de las herramientas que el propio Estatuto de los Trabajadores o la negociación, permiten (régimen sancionador, extinción de contrato por causas objetivas)