Artículo: "La Prevención, un estado mental"

Isidre Abelló, Director de Prevención de Egarsat

 

Ha pasado otro año. Otra vez el día mundial de la seguridad, y nuevamente se hablará de ello.

 

Podríamos decir que no debería ser así, podríamos decir que no debe ser así, que la prevención debe formar parte del día a día.

 

Todos los años, alrededor de 6,9 millones de personas trabajadoras son víctimas de un accidente de trabajo en la Unión Europea y 23 millones de personas denuncian una enfermedad relacionada con el trabajo, según ha explicado recientemente el comisario de Empleo y Asuntos Sociales de la UE Làzlo Andor.

 

La CE ha lanzado una campaña para reducir la siniestralidad laboral. La campaña bautizada “Trabajar juntos para la prevención de riesgos” será promovida por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo con sede en Bilbao. Una iniciativa más de la Unión Europea para promover y mentalizar de la importancia y la relevancia que tiene la prevención de los riesgos laborales en el trabajo.

 

Recientemente, la directora de la Agencia Europea, Christa Sediatscheck, ha explicado por su parte que la campaña pretende contribuir a reducir el coste derivado del número de accidentes laborales y las enfermedades relacionadas con las condiciones de trabajo y enviar “un mensaje fuerte” a las empresas para que no vean la prevención de riesgos laborales como un coste o incluso como un obstáculo a la creación de empleo.

 

Parece que todo va en esta línea. También, el secretario permanente del Ministerio de Empleo danés, Bo Smith, cuyo país ostenta este semestre la Presidencia de turno de la UE, ha reconocido que garantizar la competividad de las empresas europeas será el desafío de los próximos años.

 

Estamos, pues, de acuerdo, en que la prevención de riesgos, la seguridad, es buena para todos y para todo. La pregunta, sin embargo, sigue siendo la misma: si la inmensa mayoría seguimos convencidos que la prevención, y la seguridad es buena para las personas trabajadoras, para las empresas que las contratan, para el país que mantiene un alto nivel de empleo sano y productivo y para la sociedad en general que mantiene a las personas sanas, ¿Por qué es entonces tan difícil para nuestra sociedad conseguir un estado mental preventivo?. Estoy convencido que la prevención, la seguridad, es un estado mental que se tiene o no se tiene.

 

Cuando como individuos conseguimos el convencimiento de que la prevención es buena para nosotros mismos, habremos conseguido nuestra meta: aplicaremos la seguridad y la prevención en todos y cada uno de nuestros actos; incluso fuera del trabajo, en nuestras tareas personales, en nuestra vida.

 

Así, en Egarsat tenemos el firme propósito de participar de forma activa en la consecución de este estado mental preventivo, a través de distintas y variadas actividades, educando a las personas en jornadas técnicas y asesorando a empresas y trabajadores con la única misión de conseguir su sensibilización frente a los riesgos laborales.

 

Es innegable que el más beneficiado por ello es la propia persona trabajadora, ya que su bagaje profesional será mucho más rico, duradero y efectivo.

 

A pesar de esa afirmación cierta, los beneficios de una mentalidad preventiva no se limitan a la propia persona trabajadora, sino que son permeables a las empresas y, por último, a la propia sociedad en la que convivimos.

 

Y estos beneficios no son sólo humanos y sociales, son también económicos, concepto de gran importancia en nuestros días por la grave crisis que mantenemos, por la preocupación por los datos sobre absentismo y por el futuro inmediato que nos auguran los profesionales de la economía y la hacienda.

 

Por ello debería, en estos momentos, motivarnos más el hecho de saber cómo podemos contribuir a una mejoría económica de nuestro país y a conseguir la solicitada competitividad de nuestras empresas a través de la mejor y mayor profesionalidad y actitud de las personas trabajadoras.

 

Animo pues, en este 28 de abril, Día Mundial de la Seguridad y Salud en el trabajo, a intentar con todas nuestras fuerzas a conseguir nuestro estado mental de seguridad.

 

Posiblemente, de ello dependa en buena medida el bienestar y el futuro de los nuestros.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación