Claves para adaptarse adecuadamente al cambio horario

Claves para adaptarse  adecuadamente al cambio horario

 

Con el objetivo de aprovechar mejor la luz solar y de reducir el consumo energético, y tal y como hacemos cada año desde hace casi un siglo, la noche del próximo día 29 al 30 de octubre se modificará la hora oficial. Así, a las 3 de la mañana, deberemos retrasar el reloj a las 2.

 

Este cambio, que realizamos dos veces al año (primavera y otoño), provoca una alteración en nuestro reloj biológico que puede tener determinados efectos leves sobre la salud (problemas de sueño, cambios en el estado de ánimo, fatiga, empeoramiento del rendimiento, agravamiento transitorio de las migrañas...) e incidir de forma directa en nuestra actividad laboral.

 

Aunque la mayoría de personas logran compensar la nueva situación en unos días, es conveniente seguir una serie de consejos para adaptarse adecuadamente al cambio horario y así reducir al máximo los posibles inconvenientes:

 

Realizar ejercicio físico moderado: la realización de ejercicio físico contribuye a la mejor adaptación al cambio al aumentar, entre otros, la concentración de serotonina, facilitadora del sueño. Es preferible hacerlo durante las primeras horas del día y, en cualquier caso, debe evitarse antes de ir a dormir.

 

Adaptar progresivamente el horario de las comidas y el sueño: es recomendable ir haciendo pequeños cambios graduales en el horario de las comidas y en la hora de acostarse. Idóneamente, se debe empezar unos días antes del cambio horario, e ir introduciendo modificaciones paulatinas de 10-15 minutos cada día, acercándonos a la nueva hora.

 

Cenar ligero: hacer una comida pesada antes de acostarse puede impedirnos conciliar el sueño. Comer adecuadamente y de forma ligera, por el contrario, nos ayudará.

 

Evitar la siesta: otra buena medida preventiva es evitar hacer la siesta hasta que se sienta que el cuerpo se ha adaptado completamente al nuevo horario de sueño. De este modo, favoreceremos el tener más sueño a la hora de acostarnos.

 

Evitar productos que tengan efectos sobre el sueño: Evitar, en la medida de lo posible, el consumo de bebidas alcohólicas, café y té, y de tabaco con el objetivo de facilitar al máximo la adaptación natural al cambio.  

 

Uso de dispositivos con luz blanca: usar dispositivos que emitan luz blanca como móviles, tablets, etc, no ayuda a estimular la melatonina, esencial para el sueño. Por ello, deben evitarse antes de acostarse.

 

canvi horari_CAST-01-01

Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación