El absentismo laboral por enfermedad aumenta en 4,94 días en el último año

  • Se mantiene el promedio de 32 días por baja en el caso de contingencias profesionales
  • El aumento de días de baja por enfermedad común pasa de  27,88 a 32,82 días
  • Los meses más críticos en contingencia común son enero, febrero y octubre. Y el día de la semana con mayor número de bajas sigue siendo el lunes.

 

Existe un cambio de tendencia del absentismo laboral. Este fenómeno que ha estado en boga durante los últimos años por su decrecimiento, debido en gran parte a la crisis, está dando un vuelco ascendente y con ello, los costes que conlleva para las empresas y para la sociedad en general. Las horas efectivamente trabajadas por los empleados repercuten directamente sobre la cuenta de resultados de las empresas, y en ello tienen una gran incidencia los días no trabajados como consecuencia de las contingencias comunes y profesionales.
Según los datos recogidos por Egarsat este último año, se pone de manifiesto que durante el ejercicio 2014 el número de trabajadores que han tenido alguna incidencia ha aumentado un 1,3% respecto al ejercicio 2013, entendiéndose por ‘incidencia’ cualquier baja o ausencia notificada a la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social que genere absentismo laboral. Por otra parte, también se observa un crecimiento del 0,87% en el índice de incidencia global, es decir, entre aquellos trabajadores que han tenido alguna baja iniciada durante el año natural analizado.

Aumento de días acumulados y de número de bajas

Si se atiende a la diferencia entre las bajas derivadas de contingencias profesionales y las derivadas de contingencias comunes, destaca un aumento considerable tanto de los días acumulados como del número de bajas de éstas últimas.

En el caso de las contingencias profesionales, se mantiene el promedio de 32 días por baja, y es todavía más relevante el aumento del promedio de días de baja por enfermedad común que pasan de 27,88 a 32,82, poniéndose de manifiesto el auge del absentismo en 4,94 días y lo que puede vislumbrarse como un cambio de actitud frente a este fenómeno.
A sensu contrario, los trabajadores que han recibido asistencia por contingencias profesionales con resultado de baja durante el ejercicio 2014 han ascendido ligeramente en un 1,6% respecto 2013, mientras que las asistencias sin baja se han reducido en un -2,1%, inclinando la balanza hacia el lado contrario.
 

Estacionalidad del absentismo
Si se analiza por meses, se desprende cierta homogeneidad en cuanto a los casos derivados de enfermedad común, lo que tiene su razón de ser en las épocas de resfriados y gripes. En este sentido, los meses más críticos son enero, febrero y octubre tanto en 2014 como en 2013, acumulando el 31,84% y 33,31% respectivamente, de las bajas iniciadas en ambos periodos.
En cambio, en el supuesto de las bajas derivadas de contingencias profesionales, los meses más críticos de 2014 han sido octubre y noviembre frente a los meses de octubre y abril de 2013. Destaca en este apartado la homogeneidad en ambos ejercicios de los meses de agosto y diciembre, que son los que gozan de un menor número de bajas coincidiendo con las épocas vacacionales.

absentismo laboral 1

La tasa de paro de las empresas también destaca por un cambio a tener en consideración, pues el número de días perdidos por bajas de los trabajadores y el total de trabajadores en activo, aumenta ligeramente de 5,44 días a 5,81 días. Ello se traduce en el número de días durante los cuales todas las empresas han estado cerradas durante 2014, por bajas de sus trabajadores.

En último lugar, se constata que el día de la semana con mayor número de bajas sigue siendo el lunes, seguido por el resto de días de la semana en orden descendiente.

absentismo laboral 2

Causas del cambio de tendencia
El cambio de tendencia podría responder a varios factores. Según explica Raquel Sellarès, responsable de gestión preventiva de Egarsat y de la unidad de absentismo de la mutua, una de las explicaciones más probables apuntaría a lo que parece ser el fin de la crisis. Ante ciclos económicos complejos, el individuo es más reacio a ausentarse del trabajo en caso de enfermedad o accidente por miedo a perder su empleo. Por lo tanto, a medida que la situación económica mejore cabe esperar un incremento de los índices de ausencia laboral. En este sentido, habrá que prestar especial atención a aquellas empresas que estos últimos años han trabajado para implementar políticas de buenas prácticas para disminuir el absentismo, para comprobar si la labor llevada a cabo permite que su absentismo laboral no llegue a alcanzar los próximos años niveles tan elevados como los de antes de la crisis.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación