Mantén tu piel sana: prevención del melanoma

Mantén tu piel sana: prevención del melanoma

¿Qué es?

El melanoma es un tipo de cáncer de piel que se genera por la transformación  maligna de los melanocitos (células pigmentarias de la piel). Es el cáncer de piel menos frecuente aunque, cuando se produce, es muy agresivo debido a la gran tendencia de producción de metástasis, siendo la causa principal de fallecimiento entre las enfermedades de la piel.

Este tipo de cáncer está muy relacionado con la acción de los rayos ultravioletas, es decir, tiene relación directa con la exposición al sol, y el número de casos ha ido en aumento a lo largo de las últimas décadas.

Se trata de una enfermedad que puede producirse a cualquier edad, pero su mayor incidencia se da entre los 40 y los 70 años. Afecta por igual a hombres y mujeres, aunque existen diferencias en la localización. Asimismo, su incidencia es mayor en personas de piel clara, ojos azules o verdes y cabello rojo o rubio.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo del melanoma?

El melanoma tiene un comportamiento biológico incierto y de futuro impredecible cuya etiología no está totalmente aclarada. Sin embargo, existen ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrirlo (aunque es importante señalar que el hecho que una persona tenga uno o varios de estos factores, no significa que vaya a desarrollar la enfermedad):

  1. La exposición a los rayos ultravioleta: es el principal factor de riesgo. La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta y esta radiación afecta al ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.
  2. Raza blanca: el riesgo es 10 veces mayor entre la población de raza blanca que en la de raza negra. Entre la raza blanca, aumenta más si la persona es de piel blanca, con pelo rubio o pelirrojo y con ojos claros.
  3. Presencia de lunares: la mayoría de los lunares no causarán ningún problema, pero las personas con muchos lunares tienen mayor riesgo de padecer un melanoma.
  4. Sistema inmunitario deficitario: las personas cuyos sistemas inmunológicos se han debilitado (debido a ciertas enfermedades o tratamientos médicos), tienen más probabilidades de padecer cáncer, incluyendo el melanoma.
  5. Antecedentes: tanto los antecedentes familiares de melanoma como los antecedentes personales (haber sufrido un melanoma anterior), aumentan el riesgo de esta enfermedad.

 

Medidas preventivas

Las medidas preventivas más importantes, son aquellas que intervienen sobre los factores de riesgo y sobre la detección temprana de la enfermedad.

 

Sobre los factores de riesgo:

El principal factor de riesgo son las radiaciones ultravioletas provenientes principalmente de la exposición al sol o de fuentes artificiales como las cabinas bronceadoras. En este sentido, como medidas preventivas se debería minimizar la exposición a los rayos ultravioletas:

  • No exponerse al sol y evitar las cabinas bronceadoras.
  • Si hay que exponerse a la luz solar:
    • Utilizar protección solar con el índice adecuado para el tipo de piel en todas las zonas expuestas al sol. Repetir la aplicación de forma frecuente y sobre todo después de un baño.
    • Utilizar ropa protectora. Cubrirse con camiseta y sombrero.
    • Utilizar gafas de sol aptas para absorber las radiaciones ultravioleta A y B.
    • Evitar la exposición durante las horas centrales del día, entre las 11h y las 16h.

 

Detección temprana de la enfermedad mediante la autoexploración de la piel:

  • Es importante llevar a cabo una autoexploración de los lunares y manchas de la piel. Para ello, la Sociedad Americana de Cáncer y la Sociedad Española de Oncología Médica recomiendan el sistema ABCDE que consiste en observar:

               A: Asimetría.Observar si la mitad del lunar es igual a la otra mitad.

               B: Bordes.Los lunares malignos suelen ser irregulares, borrosos, dentados o desiguales.

               C: Color.lunares de más de un color, rojizo, marrón, azulado sobre negro.

               D: Diámetro.los lunares malignos suelen medir más de 6 milímetros.

               E: Evolución.los cambios en su tamaño, forma o color, así como la aparición de signos

                  (sangrado, erosiones, costras) o síntomas (picor, escozor, dolor) sin causa que lo

                  justifique, o la aparición reciente de una lesión nueva.

 

Si tras la autoexploración de los lunares, se observa alguna característica anormal, como las descritas en el sistema ABCDE, es necesario consultar con un dermatólogo.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación