Incapacidad Permanente

La incapacidad permanente es la situación en la que se encuentra un trabajador como consecuencia de las lesiones derivadas de un accidente de trabajo que deja reducciones anatómicas o funcionales previsiblemente definitivas y susceptibles de determinación objetiva, por las cuales queda disminuida su capacidad para el trabajo.

 

Egarsat tramita el pago de prestaciones de incapacidad permanente en función de su tipología:

 

Lesiones permanentes no invalidantes

Son aquellas lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo, causadas por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, que no repercuten sobre la capacidad laboral del trabajador, pero suponen una disminución o alteración de su integridad física.

 

Se indemnizan por una sola vez con las cantidades económicas determinadas en el Baremo de Lesiones Permanentes no Invalidantes.

 

Incapacidad permanente parcial

Es la que, sin llegar al grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en el rendimiento normal para su profesión, sin impedirle la realización de sus tareas fundamentales.

 

La Indemnización se realiza en un pago único correspondiente a 24 mensualidades calculadas sobre la base reguladora que haya servido para determinar la prestación por incapacidad temporal.

 

Incapacidad permanente total para la profesión habitual

Es aquella situación que inhabilita al trabajador para la realización de todas o, al menos, de las tareas fundamentales de su profesión habitual, siempre que le permitan dedicarse a otra distinta.

 

Corresponde una pensión vitalicia equivalente al 55% de su base reguladora anual o del 75% de dicha base si el trabajador es mayor de 55 años y no trabaja.

 

 

Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo

Es aquella que inhabilita al trabajador para la realización de cualquier profesión u oficio.

 

Corresponde una pensión vitalicia equivalente al 100% de su base reguladora anual.

 

 

Gran invalidez

Es aquella situación del trabajador que afecta a una incapacidad permanente y como consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la ayuda de otra persona para la realización de los actos elementales de la vida diaria como vestirse, desplazarse, comer u otros.

 

Corresponde una pensión vitalicia de igual cuantía que la absoluta complementada con el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente y el 30% de la última base de cotización y en ningún caso el complemento podrá tener un importe inferior al 45% de la pensión percibida sin el complemento. El complemento se puede sustituir, a petición del gran inválido o representantes legales, por el internamiento en una institución asistencial pública.

 

 

Tramitación de Incapacidades:

Para iniciar el trámite de solicitud de incapacidad, es necesario cumplimentar:

 

  • Formulario de Solicitud de Incapacidad Permanente
  • Certificado del IRPF (modelo 145)