Enfermedad profesional

Qué es la enfermedad profesional

 

La enfermedad profesional es aquella contraída a causa, o como consecuencia, del trabajo efectuado por cuenta ajena en las actividades especificadas en el Real Decreto 1299/2006 por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales, según las disposiciones de aplicación y desarrollo de la Ley General de la Seguridad Social (NIPO 202-07-010-9), y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional.

 

La Orden TAS/1/2007 de 2 de Enero, establece cómo es el modelo de parte de enfermedad profesional, y dicta las normas para su elaboración y transmisión que corresponde a las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.

 

 

Datos necesarios para la elaboración del Parte de Enfermedad Profesional

 

Los datos necesarios que la Mutua debe conocer para realizar el Parte de Enfermedad Profesional son:

 

  • Datos generales del trabajador, las bases de cotización del mes anterior a la baja médica y del año anterior a la baja médica para horas extras y otros conceptos.
  • Datos de la empresa, entre los que destacan:
    • Modalidad de organización preventiva adoptada por la empresa.
    • Existencia de evaluación de riesgos del puesto de trabajo.
    • Existencia de información a los representantes de los trabajadores.
    • Existencia de reconocimiento médico.
    • Existencia de informe relativo a las causas de la enfermedad profesional.
    • Dirección donde presta servicio el trabajador, si es distinta a la de la razón social de la empresa.

 

 

Transmisión del Parte de Enfermedad Profesional

 

La comunicación inicial del Parte de Enfermedad Profesional por parte de la Mutua en nombre de la empresa debe efectuarse dentro de los diez días hábiles siguientes a la fecha del diagnóstico.

 

En cualquier caso, la totalidad de los datos se debe transmitir en el plazo máximo de los 5 días hábiles siguientes a la comunicación inicial, a cuyo fin la empresa debe remitir la información que le sea solicitada por la Entidad Gestora o por la Mutua.