El trabajo temporal y los autónomos impulsan la creación de empleo en España seis años después

 

Hacía falta remontarse a mayo de 2008, meses antes de la bancarrota de Lehman Brothers, para ver una tasa interanual de creación de empleo positiva. Pero la espera llegó a su fin en febrero, casi seis años después, cuando la afiliación media a la Seguridad Social ha repuntado en 61.557 personas respecto al mismo mes del año anterior. Es más, hasta 227.736 desempleados han dejado las colas del paro en estos últimos doce meses.

 

El Gobierno proclamó ayer con estos datos un punto de inflexión laboral. Según Empleo, ha sido el primer mes de febrero de la crisis en el que el paro ha bajado respecto a enero, en concreto en 1.949 personas, aunque la cifra se eleva a 55.353 si se descuentan los efectos estacionales, la mayor caída de la serie histórica. Además, la afiliación media ha repuntado en 38.694 trabajadores en el último mes.

 

Sin embargo, un examen más profundo del mercado laboral invita a la prudencia: aún hay 4,8 millones de parados frente a 16,2 millones de afiliados, y el 'motor' del empleo son la contratación temporal y los trabajadores que se buscan la vida por cuenta propia.

 

De los 61.557 afiliados nuevos a la Seguridad Social del último año, 44.433 fueron autónomos y 16.852 del Régimen General de la Seguridad Social. El primer grupo, aunque no tengan actividad, suma más tres millones de personas, mientras que el segundo cuenta con 13,1 millones de empleados.

 

Por otra parte, los nuevos afiliados vinieron de sectores cuyas condiciones laborales están entre las más golpeadas por la crisis, como la educación (41.320 trabajadores más desde febrero de 2013) y la hostelería (27.593), mientras que los sectores donde más se destruyó empleo fue la construcción (-48.301) y las actividades financieras (-17.082). Como curiosidad, las administraciones públicas ganaron 7.503 empleados en el último año pese a los recortes.

 

En el caso de los autónomos, el trabajo por cuenta propia creció especialmente en actividades técnicas y científicas (15.554), comercio y talleres (15.538), educación (5.644) y sanidad y servicios sociales (6.060).

 

Más temporales que indefinidos

En febrero se firmaron 1,09 millones de contratos, un 14,8% más (141.035) que en el mismo mes en 2013. Tanto la contratación indefinida como la temporal han repuntado pero los trabajos con fecha de caducidad superan cada vez más a los empleos estables.

 

Del millón de contratos hechos en febrero, 97.804 fueron de carácter indefinido, un 6,7% más (6.220) que hace un año, mientras que los 993.075 restantes fueron temporales, un 15,7% más (134.815). El problema es que a esta doble velocidad en la contratación se suma que los nuevos indefinidos tienen peores condiciones laborales.

 

En torno a uno de cada tres nuevos indefinidos firmaron contratos a tiempo parcial (36.346) en febrero. Su número repuntó un 9,9% respecto al mismo mes de 2013, el doble que el incremento del 4,9% entre los contratados a jornada completa, quienes sumaron 54.950 empleos.

 

Dentro de los contratos temporales, 671.807, dos de cada tres, se firmaron con jornada a tiempo completa, un 16,67% más que en febrero del pasado año, lo que pudiera ser un indicio de la dirección emprendida por el mercado laboral. Asimismo, también destacan los incrementos en casi el 50% en un año de los contratos de prácticas (4.163) y de la modalidad de Formación y Aprendizaje (10.012), una de las apuestas de la reforma de Fátima Báñez de 2012.

 

El ministerio de Empleo destacó ayer en un comunicado que los datos de contratación indefinida son "alentadores" y recordó la reciente creación de una tarifa plana de 100 euros en la cotización a la Seguridad Social para las empresas que firmen este tipo de contratos. Una medida de la que dudaron los analistas de Asempleo, asociación de empresas de trabajo temporal que valoró positivamente estos brotes verdes pero advirtió de que el empleo que se generará a corto plazo "será incapaz de absorber a las más de 4,8 millones de personas desempleadas en el corto plazo".

Menos protección social para los desempleados

La larga duración de la crisis ha provocado que muchos parados hayan agotado sus prestaciones y subsidios. Así, la cobertura del sistema de protección por desempleo apenas abarcó al 61,39% de los parados en enero frente al 64,46% de hace un año, según los últimos datos de los que dispone el ministerio.

 

Además de que muchos desempleados han agotado sus ayudas, la cuantía media por beneficiario, sin contar medidas agrarias, se ha reducido a 869 euros, 59 euros menos que hace un año, mientras que la prestación contributiva media ha perdido 35 euros, situándose en 829 euros. Todo ello explica por qué el gasto total en desempleo alcanzó los 2.382 millones de euros en enero, un 14,2% menos que a principios de 2013.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación