Resumen de Prensa Semanal

Semana 1

02/01/2012 al 08/01/2012

Ver otras semanas

Las pensiones suben una media del 1% y las mínimas un 2,9%

Expansión, 01/01/2012

Las pensiones suben a partir de este domingo, 1 de enero, un 1% en términos generales, con arreglo a lo que prevé el Gobierno que subirá la inflación, aunque el alza de las pensiones mínimas y no contributivas llega al 2,9% como consecuencia de la desviación de precios registrada en 2011.

 

El coste de la revalorización de las pensiones para este año, que beneficiará a más de nueve millones de personas, será de 1.382,6 millones de euros. En concreto, la subida en un 1% de todas las pensiones supondrá un coste global de 968,47 millones de euros, mientras que la revalorización derivada de la desviación del IPC en las pensiones mínimas costará 414,18 millones de euros. En total, 1.382,65 millones de euros imputables al presupuesto de 2012.

 

Al presupuesto prorrogado de 2011 se imputan otros 441,69 millones de la paga adicional que tuvo que abonársele a los pensionistas de mínimas y no contributivas por la superación del objetivo de inflación interanual en noviembre (mes de referencia para la revalorización de las pensiones).

 

Todas las pensiones (contributivas, SOVI, no contributivas y mínimas) suben un 1% en 2012, a diferencia de lo que ocurrió en 2011, cuando sólo se aprobaron alzas para las mínimas y no contributivas. El resto de las pensiones se congelaron, de tal forma que no subieron ni siquiera el IPC previsto.

 

Las que sí subieron en 2011 (las mínimas y no contributivas) experimentarán en 2012 un repunte del 2,9% resultado del alza del 1% decidida por el Gobierno y de la desviación en 1,9 puntos sobre el objetivo de inflación de 2011 (que fue del 1%).

 

La subida de las pensiones para 2012 se traduce en un aumento medio de entre cinco y veinticinco euros en la nómina mensual de sus perceptores dependiendo de la cuantía de la pensión. Como ejemplo, una pensión de 500 euros mensuales pasa a ser de 505 euros, mientras que una de 800 euros experimentará un repunte de ocho euros.

 

En el caso de la pensión media del sistema de la Seguridad Social, que a principios de este mes era de 810,85 euros, la subida aprobada por el Gobierno implica un alza de 8,11 euros al mes a partir de enero. Para las pensiones de mayor cuantía, el aumento es proporcionalmente mayor. Así, una pensión de 2.500 euros sube hasta los 2.525 euros con el nuevo año.

 

El Gobierno ha fijado en 2.522,89 euros la pensión máxima del sistema para 2012, frente a los 2.497,91 euros mensuales de tope existentes en 2011.

 

3 millones de perceptores de pensiones mínimas

 

Los cerca de tres millones de perceptores de pensiones mínimas ven incrementada su pensión en un 2,9% en 2012, lo que sitúa, por ejemplo, la pensión de jubilación sin cónyuge a cargo y la de los viudos y viudas de más de 65 años o de menos de 65 con alguna discapacidad en 618,90 euros mensuales, frente a los 601,40 euros de 2011.

 

Con esta subida del 2,9% en 2012, la pensiones mínimas de jubilación de los perceptores de 65 años o más con cónyuge a cargo se sitúan en 763,60 euros mensuales, frente a los 742 euros de 2011. Las pensiones de jubilación de los menores de 65 años con cónyuge a cargo serán de 715,60 euros al mes, igual que la de los viudos y viudas con cargas familiares (695,40 euros en 2011).

 

Las viudas y viudos de entre 60 y 64 años cobran a partir de este domingo 578,90 euros al mes (562,50 euros en 2011), mientras que los menores de 60 años perciben 468,50 euros mensuales (455,30 euros en 2011).

 

Las pensiones de orfandad y las de favor de familiares sube también un 2,9%, hasta los 189 euros mensuales (183,7 euros en 2011), mientras que las pensiones del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) pasan a situarse en 395,70 euros mensuales (11,2 euros más).

 

Por otro lado, la pensión mínima por incapacidad permanente para una persona con gran invalidez con cónyuge a cargo es de 1.145,4 euros mensuales (1.113 euros en 2011), mientras que la pensión de incapacidad permanente absoluta para los titulares con cónyuge a cargo es de 763,60 euros mensuales, con una subida de 21,6 euros respecto a 2011.

Las empleadas del hogar se equiparan el resto de trabajadores

El País, 02/01/2012

El empleo doméstico -en su inmensa mayoría desempeñado por mujeres- disfruta desde ayer casi las mismas condiciones laborales y de cotización que el resto de los sectores. Cualquier trabajo doméstico implica desde este año la existencia de un contrato escrito (hasta ahora podía ser verbal) y la retribución deberá equipararse, al menos, al salario mínimo (641,41 euros al mes). Además, las familias deberán cotizar por sus empleadas de hogar desde la primera hora trabajada, frente al modelo anterior, que solo obligaba a partir de 20 semanales.

 

El nuevo marco laboral establece que la retribución en especie no superará el 30% del total y, una vez detraída, el salario no podrá quedar por debajo del mínimo. Con la regulación en vigor hasta diciembre, a las empleadas se les podía restar hasta un 45% de su sueldo en concepto de manutención.

 

Además, las trabajadoras recibirán dos pagas extraordinarias al año (hasta ahora eran medias pagas) y se mejorará el descanso entre jornadas. El nuevo marco laboral y de Seguridad Social fue aprobado por el anterior Gobierno socialista para que entrase en vigor en 2012 tras 25 años en que este colectivo se regía por unas condiciones arcaicas.

 

Sin derecho a paro

 

En el ámbito laboral, se mantiene como causa de despido la mera  voluntad del empleador, pero deberá comunicarlo de forma expresa. En los nuevos contratos, se amplía de siete a 12 días de salario por año de servicio la indemnización. Queda pendiente, eso sí, el proyecto más ambicioso: el acceso a la protección por desempleo.

 

En Seguridad Social, las empleadas de hogar se integran en el régimen general y cotizarán desde la primera hora. Para ello, se establecen 15 tramos de cotización con unas bases que van desde los 90,2 euros mensuales hasta los 748,2. Para relaciones laborales ya existentes, empleadores y empleados tendrán hasta el 1 de julio para regularizar su situación. También se establece un periodo transitorio, hasta 2019, para equiparar las cotizaciones de estos empleados a las del régimen general.

 

UGT consideró ayer un "logro histórico" el nuevo marco, que afectará a unas 700.000 personas del servicio doméstico en España. En un comunicado, el sindicato aseguró que pedirá una reunión al nuevo Gobierno para tratar de la reforma de este sector.

Las bases máximas de cotización a la Seguridad Social suben un 1%

Cinco Días, 02/01/2012

La base máxima por la que cotizan al sistema de Seguridad Social las mayores escalas salariales subirá un 1% este año, según el decreto de medidas económicas publicado el sábado por el Boletín Oficial del Estado (BOE). El texto, que congela el salario de los empleados públicos abre, sin embargo, la puerta a incrementos retributivos     "excepcionales".

 

El Ejecutivo también introduce cambios en el funcionamiento de las cajas de ahorros.

 

Los grandes anuncios de subidas de impuestos (IRPF e IBI) y de recorte de gastos presupuestarios llegaron el viernes tras la reunión del Consejo de Ministros. Pero no fue hasta el sábado cuando se conoció la totalidad del texto del Real Decreto aprobado por el Gobierno con medidas económicas de carácter urgente.

 

Así, la redacción literal de esta norma desveló que con las citadas iniciativas, el Ejecutivo persigue conseguir "una reducción de carácter inmediato del  desequilibrio presupuestario en más de un punto porcentual del Producto Interior Bruto". Según los cálculos del nuevo equipo económico este desfase de las cuentas públicas se eleva al 8% del PIB en lugar del 6% que debía representar a finales de 2011. Además, los autores del Real Decreto precisan que todas las acciones adoptadas pretenden que el sector público español "inicie" una senda de reequilibrio "que aporte credibilidad a la evolución futura de la deuda y déficit públicos". Es más, aseguran que sin esta corrección, que "inicia" un camino de consolidación fiscal que se concretará en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 en marzo, "no se podrían superar las actuales condiciones de escasez de liquidez que impiden un desarrollo adecuado de la actividad económica".

 

Hasta que se conozcan las líneas de dichos Presupuestos el Gobierno ha tomado las grandes medidas ya conocidas y estas otras encontradas en la letra pequeña del decreto aprobado el viernes:

 

l Cotización a la Seguridad Social. Las bases máximas de todos los regímenes por las que los trabajadores de las escalas salariales más altas cotizan al sistema subirán en 2012 un 1%, al igual que lo hicieron en 2011. De esta forma, la citada base se situará en 3.263 euros al mes, frente a los 3.230,10 euros del año pasado. El texto no especifica, sin embargo, cual será el alza de la base mínima (1.045,20 euros al mes en 2011), algo que deberá precisar el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en los próximos días.

 

En materia de cotizaciones, el Real Decreto también rebaja de los 48 a los 47 años la edad máxima en la que los trabajadores autónomos pueden escoger libremente su base de cotización dentro de los límites máximos y mínimos fijados por ley. Asimismo, podrán elegir su base los trabajadores que tengan 47 años desde el 1 de enero y cuya base de cotización de diciembre de 2011 haya sido igual o superior a 1.682,70 euros al mes.

 

Además, la base de cotización de los autónomos que a 1 de enero de 2012 tengan 48 o más años está comprendida entre 916,50 y 1.870,50 euros. Todos estos límites obedecen a la estrategia que desde hace unos años aplican los gestores de la Seguridad Social para evitar la compra de pensiones públicas en este colectivo de trabajadores.

 

l Sector público. Una de las medidas de mayor trascendencia del Real Decreto de medidas urgentes fue la congelación de las retribuciones de todos los empleados públicos para 2012, lo que supone mantener el recorte salarial del 5% que soportan estos trabajadores desde junio de 2010. No obstante, la literalidad del texto hace excepciones a esta congelación salarial. Así, dice que la prohibición de que suban estas retribuciones "se entenderá sin perjuicio de las adecuaciones retributivas que, con carácter singular y excepcional, resulten imprescindibles, por el contenido de los puestos de trabajo, por la variación del número de efectivos de cada programa o por el grado de consecución de los objetivos fijados".

 

En materia retributiva especifica también la congelación de sueldos de los altos cargos y demás personal directivo, aunque mantiene los créditos globales para sus complementos de productividad, que se reducen un 10%.

 

El Ejecutivo también suspende en 2012 las aportaciones de todas las Administraciones "a planes de pensiones de empleo o contratos de seguro colectivo que incluyan la cobertura de la contingencia de jubilación".

 

Cajas de ahorros. El Gobierno ha cambiado el régimen jurídico de las cajas de ahorros para que si una ellas "dejase de ostentar el control, en los términos del artículo 42 del Código de Comercio, de la entidad de crédito a la que se refiere la presente disposición, deberá renunciar a la autorización para actuar como entidad de crédito y proceder a su transformación en fundación especial".

 

Nuevo empleo público

 

Los únicos sectores públicos que podrán reponer hasta un 10% de las bajas de sus plantillas son: funcionarios docentes; hospitales y centros de salud; las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; Fuerzas Armadas; y aquellos que luchan contra el fraude.

 

Primer encontronazo serio con la oposición

 

Las primeras decisiones económicas adoptadas por el Gobierno de Mariano Rajoy han seguido levantando ampollas a lo largo de todo el fin de semana.

 

Críticas socialistas. Tras una primera reacción el viernes de la responsable económica del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñeiro, el pasado sábado fue el propio líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien compareció para arremeter contra el Real Decreto de medidas económicas urgentes, que según auguró "llevará a España a la ruina". Tras analizar estas acciones con su equipo, Pérez Rubalcaba criticó firmemente que los populares "intenten dar gato por liebre, con un truco contable -al decir que el objetivo de déficit de 2011 se va a superar en dos puntos hasta el 8%- para no reconocer que mintieron en la campaña electoral cuando dijeron que no subirían los impuestos". Como alternativa a este alza impositiva, Rubalcaba, que pidió la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados, volvió a insistir en la necesidad de ralentizar la consolidación fiscal para que no afecte al crecimiento y al empleo. Además, exigió al Ejecutivo que, tras las acusaciones al exGobierno socialista, explique cuáles han sido las administraciones que han provocado la desviación del déficit. En este mismo sentido, el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, afirmó que las iniciativas de Rajoy "dan la puntilla a las familias españolas y suponen un paso hacia el abismo".

 

Defensa del PP. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no quiso el viernes pasado cargar las tintas sobre las responsabilidades del exGobierno socialista acerca del incumplimiento del objetivo de déficit. Sin embargo, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, no usó paños calientes para reprochar el sábado a los socialistas que "han dejado un país en la ruina económica y social" y que el Gobierno se ha encontrado con una situación "mucho más difícil de la esperada". Ante esta circunstancia, defendió la subida de impuestos por ser "equitativa y justa".

 

Rechazo canario. Los responsables de Coalición Canaria consideran que las nuevas medidas económicas no incentivarán la creación de empleo ni la economía española. Y destacan que la congelación del salario mínimo supone un durísimo castigo para los trabajadores que menos cobran.

 

Alerta del BNG. Los nacionalistas gallegos creen que Mariano Rajoy ha tomado decisiones "de claro contenido antisocial" y que revelan "un inicio muy preocupante".

2011 Deja el menor nivel de empleo y el mayor de paro desde el inicio de la crisis

Cinco Días, 02/01/2012

Otro año perdido para la recuperación del empleo. El ejercicio 2011 ha cerrado con el menor nivel de trabajadores afiliados a la Seguridad Social (17,2 millones) y el mayor número de parados registrados (4,4 millones) de todos los años de esta crisis. El año pasado se destruyeron 355.060 empleos y el paro aumentó un 7,8%, el doble del anterior. Esto ha socavado las arcas de la Seguridad Social que ya ha entrado en números rojos.

 

Hace justo un año, el entonces secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, aseguraba: "Todo apunta que se está llegando al final del ajuste en el empleo y que 2010 ha sido el último año de la crisis en términos de caída de afiliación". Finalmente la realidad se ha llevado por delante estas previsiones optimistas del anterior Gobierno socialista y 2011 ha resultado ser aún peor que 2010 en términos de empleo.

 

Así, según los datos de cierre del ejercicio que presentaron ayer en su primera comparecencia pública los nuevos secretarios de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, y de Empleo, Engracia Hidalgo, el sistema perdió 355.060 cotizantes, 136.203 empleos destruidos más que en 2010. En esta misma línea, el número de parados registrados aumentó en 322.286, lo que supuso un fuerte aumento de casi el 8% respecto al año anterior.

 

Estas cifras dejan un número total de cotizantes a la Seguridad Social en 17.229.922 -tras intensificar su ritmo de destrucción de empleo hasta el 2%, el doble que hace un año-; y 4.422.359 parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo.

 

Esto supuso que en 2011, lejos de iniciarse la recuperación se destruyeron casi mil empleos cada día del año, lo que ha dejado el nivel de ocupación más bajo y el número de parados más alto de todos los años de la actual crisis.

 

¿Qué ha ocurrido? En primer lugar, el respiro con el que el empleo comenzó el año se truncó bruscamente en el segundo semestre, entre otras cosas por el recrudecimiento de la crisis económica en el terreno internacional tras el verano. En España hay que sumar el hecho de que después de las elecciones autonómicas y locales a finales de mayo, los nuevos responsables de las comunidades y los municipios procedieron a recortar gastos de forma inmediata. Y ni siquiera una mejor temporada turística propició la mejora del empleo en este sector, donde operó el principio básico de la productividad: los mismos efectivos -y a veces, menos- trabajaron más.

 

A todo esto hay que añadir otro hecho determinante: el recrudecimiento del ajuste en el sector de la construcción, que cerró 2010 con una destrucción de empleo del 12,3% y el pasado año experimentó una caída de afiliados mucho mayor, del 19%. Esto ha supuesto que el número total de personas que trabaja en esta actividad ha quedado reducida a 845.590 tras perder casi 1,5 millones de trabajadores desde 2008.

 

Recientemente, fuentes del sector de la construcción cifraban en unos 800.000 ocupados el volumen "ideal" de esta actividad para un tejido productivo como el español. Por encima de esa cantidad admitían que estaba sobredimensionado. Sin embargo, el actual ritmo de destrucción de puestos de trabajo que aún registró en diciembre (con una caída 43.505 cotizantes, el 5% menos en el mes) no augura un pronto freno en los ajustes de plantilla del sector.

 

Este recrudecimiento de la crisis en el empleo ha tenido graves consecuencias para las arcas de la Seguridad Social, que soporta el mayor capítulo de gasto público. Tras más de una década de boyantes y consecutivos superávits, en 2011 el sistema de protección social entró en números rojos. Ya lo avanzó a principios de diciembre pasado el exresponsable de este organismo, quien se despidió del cargo con una muy mala noticia: lo más probable era que la Seguridad Social registrara un déficit de "cientos de millones de euros" en 2011.

 

Ayer Burgos lo confirmó. "Podemos establecer a día de hoy que no se va a producir superávit alguno de la Seguridad Social" después de 13 años, aseguró el nuevo secretario de Estado. Sin embargo, no precisó a cuánto ascenderá este déficit, ya que aún falta por conocer los ingresos de diciembre, que llevan un mes de decalaje. En cualquier caso, insistió en que los números rojos son insalvables.

 

Los técnicos de la Seguridad Social manejan que con el actual nivel de gasto en pensiones, fundamentalmente no se puede bajar de un suelo de afiliados de 17,3 millones para que el sistema esté saneado. El mercado español perdió esa cota de cotizantes en octubre pasado. En la actualidad hay 2,46 cotizantes por cada pensionista, la cifra más baja desde diciembre de 2003.

 

El miembro del Gobierno que se mostró más alarmado con esta situación del empleo y, por tanto, de la Seguridad Social fue el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien alertó de que la actual situación "pone en cuestión el sistema y el Estado de bienestar".

 

No obstante, la propia ministra de Empleo, Fátima Báñez, descartó el vienes pasado que a pesar del déficit del sistema vaya a haber problemas para pagar las pensiones. Y aseguró que no hará falta echar mano del fondo de reserva de las pensiones en el primer trimestre. Más allá, no lo descartó.

 

Dicho todo esto en las cifras conocidas ayer hay algunos datos esperanzadores. Así, el comportamiento del empleo en diciembre fue algo mejor que este mes de años pasados. Los datos corregidos de efectos de calendario arrojan una bajada del paro de 13.046 personas y un leve aumento de 700 cotizantes.

 

Pese a estos pequeños signos positivos, Hidalgo prefirió "ser rigurosa" y no desvelar las previsiones de empleo para 2012 con las que el Gobierno está elaborando el próximo cuadro macroeconómico.

Ver otras semanas