Resumen de Prensa Semanal

Semana 12

19/03/2012 al 25/03/2012

Ver otras semanas

Montoro reitera que no subirá el IVA ni se recortará la prestación por desempleo

cincodias.com, 19/03/2012

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, señaló ayer en Jaén que "no va a haber ningún tipo de recortes en las prestaciones de desempleo, como tampoco va a haber subida del IVA ni de ningún impuesto especial que perjudique a los más débiles".

 

En este sentido, reiteró que tampoco se van a reducir las prestaciones por desempleo en el campo de Jaén o en el resto de Andalucía, "no hay el más mínimo atisbo de proyecto y el que diga que existen documentos del Ministerio de Hacienda está falseando la realidad", advirtió.

 

Montoro criticó que se busque el miedo en las campañas electorales cuando en este periodo, a su juicio, "lo que se debe hacer es devolver la confianza a la gente". Desde su punto de vista, todas las formaciones políticas deberían estar unidas en el objetivo de "salir de la crisis y equilibrar los presupuestos públicos".

 

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mantuvo incrédulo al respecto y ayer también mencionó en plena campaña de los comicios andaluces que "el Gobierno está preparando un impuesto a la enfermedad para después de las elecciones andaluzas y asturianas".

 

Respecto a las elecciones que se celebrarán en Andalucía y Asturias el próximo 25-M, los últimos sondeos de opinión dan la victoria holgada del PP en Andalucía y una ajustada diferencia al PSOE en Asturias.

 

El PP de Andalucía conseguiría el 47,3% de los votos, 8,7 puntos más que en 2008, mientras que los socialistas tendrían un desplome de 13,8 puntos menos que hace cuatro años, obteniendo el 34,4% de los sufragios, según la encuesta de Metroscopia para El País. El candidato del PSOE a la presidencia del Principado, Javier Fernández, afirmó ayer que no solo cree que el PSOE será el partido más votado en las elecciones autonómicas del 25 de marzo, sino que también podrá gobernar la comunidad. Javier Arenas, por su parte, prefirió ser más modesto: "La mayoría absoluta no está todavía conseguida".

 

Empleo quiere destinar a pensiones el fondo de reserva de las mutuas

abc.es, 19/03/2012

El uso de los 6.000 millones de las mutuas evitaría recurrir al sistema de reserva de las pensiones

 

La delicada situación por la que atraviesan las cuentas de la Seguridad Social por el aumento del paro y la caída de cotizantes ha llevado al Gobierno de Mariano Rajoy a buscar fórmulas para inyectar liquidez al sistema y esquivar el temido recurso al fondo de reserva —que a día de hoy acumula unos 70.000 millones de euros— para pagar las pensiones.

 

En este escenario, el Ministerio de Empleo está considerando utilizar el más que goloso fondo de prevención y rehabilitación que las mutuas dotan con los excedentes de la gestión de los accidentes laborales, y que acumula ya cerca de 6.000 millones de euros. Un esfuerzo que el Ejecutivo pediría a las empresas, pero que tendría como contraprestación una ley de mutuas que daría a estas entidades colaboradoras de la Seguridad Social más poder para controlar el absentismo laboral, que cuesta a la economía española 64.000 millones de euros, el 6% del PIB.

 

Más autonomía en la gestión

 El pasado mes de febrero la titular de Empleo, Fátima Báñez, en su primera comparecencia en el Congreso para hablar de la reforma del mercado de trabajo, adelantó que «en los próximos meses» el Gobierno presentaría una ley de mutuas para permitir una «mayor autonomía en su gestión». Esta mayor autonomía pasará por que estas instituciones puedan dar, además de bajas médicas, también altas, una petición histórica de las organizaciones empresariales como fórmula eficaz para luchar contra el fraude en las bajas laborales que, como ya informó este periódico, se produce entre el 7% y el 13% de los casos, de los más de un millón de personas que cada día faltan a su puesto de trabajo.

 

El Gobierno de Rodríguez Zapatero ya intentó en los Presupuestos de 2011 fusionar el fondo de prevención de las mutuas con el fondo de reserva de las pensiones, lo que finalmente se impidió a través de una enmienda transaccional de los nacionalistas catalanes y vascos a los Presupuestos. En ese momento, esta iniciativa del Ejecutivo socialista puso en pie de guerra a las organizaciones empresariales, que defendieron la importancia de mantener su independencia. Además, la pretensión de los empresarios era utilizar ese excedente para rebajar las cotizaciones empresariales por contingencias profesionales. Argumentaban que, en la medida en que en los últimos años se ha reducido de manera considerable la siniestralidad laboral, sobre todo por la destrucción de empleos en el sector de la construcción y los positivos efectos de las medidas de prevención, las cuotas empresariales estaban sobredimensionadas y podrían, por tanto, reducirse. De hecho, según los cálculos que manejaba la patronal, el excedente acumulado por ese fondo le permitiría una rebaja de las cotizaciones empresariales de entre medio punto y un punto.

 

En el Acuerdo Económico y Social, que Rodríguez Zapatero firmó con empresarios y sindicatos en febrero del año pasado, se reconoce que existe un exceso de cotización que debe ajustarse. En concreto, el texto pactado explicaba que «su cuantía debe ajustarse a los costes de las prestaciones y de su gestión». Y para ello, el texto planteaba que durante un periodo de cinco años se procedería a una evaluación anual de los costes de las prestaciones, así como de los costes de gestión para propiciar un ajuste de las cotizaciones.

 

Ahora, sin embargo, los empresarios parecen haber renunciado a esta pretensión a cambio de otra, su mayor control sobre el absentismo laboral y la gestión de las mutuas.

 

Para las cuentas de la Seguridad Social poder utilizar los 6.000 millones de euros de excedente de las mutuas sería un importante salvavidas.

 

El Gobierno, en su escenario macroeconómico, prevé que la Seguridad Social tenga equilibrio el próximo ejercicio, frente a los ligeros números rojos con los que cerró este año. Esa es una tarea prácticamente imposible si no se recurre a ingresos extraordinarios. En un escenario de destrucción de empleo como el actual, que supondrá una caída de los ingresos del sistema, y en el que, además, se han subido las pensiones públicas, no hay nada que apunte a una mejora de las cuentas respecto al ejercicio 2011. Y el año pasado, por primera vez desde el año 1999, la Seguridad Social cerró en números rojos, lo que obligó al Gobierno a recurrir a remanentes de tesorería para pagar las pensiones.

 

Fondos a cambio de más poder

  Bajas... y también altasLos procesos de incapacidad temporal que controlan las mutuas de accidentes fueron el año pasado de una media de 35,69 días, casi trece menos que los gestionados por la Seguridad Social, en los que las bajas duraron una media de 48,07 días. Las mutuas quieren además dar las altas.Esquivar el uso del fondo de reservaPoder utilizar los 6.000 millones de euros que acumulan de excedente las mutuas por la gestión del fondo de prevención y rehabilitación sería un alivio para la Seguridad Social. En un escenario de déficit, permitiría hacer frente al pago de pensiones y no tener que recurrir al fondo de reserva.Jaque al absentismo laboralCada día faltan a su empleo más de un millón de trabajadores en nuestro país y no todos lo hacen de forma regular. Las mutuas calculan que entre el 7% y el 13% (70.000 y 130.000 personas) lo hacen sin justificación, de forma ilegal, con un coste equivalente al 6% del PIB.Un ajuste coyunturalLas reservas de las mutuas que estudia utilizar el Gobierno habían sido el reclamo de la CEOE para pedir una rebaja de las cuotas. Las empresas aceptan este «desvío» de fondos de forma extraordinaria para lograr el equilibrio que prevé el Ejecutivo el próximo año.

El nuevo contrato para pymes inquieta a las empresas de trabajo temporal

elpais.com, 19/03/2012

Las grandes compañías de servicios temen la competencia desleal por las ayudas

 

El nuevo contrato para sociedades con menos de 50 trabajadores despierta muchos recelos entre las empresas de trabajo temporal (ETT) y las grandes compañías de servicios. Las primeras piensan que puede restarles clientes. Las segundas, que puede convertirse en una herramienta de competencia desleal gracias a las ayudas fiscales y a la posibilidad de despidos sin indemnización durante el primer año de vigencia del contrato.

La reforma laboral creó un contrato indefinido que solo pueden utilizar las empresas de menos de 50 trabajadores o los autónomos. Esta nueva figura contempla un periodo de prueba de un año. Es decir, si el empresario decide despedir al asalariado en este tiempo, no tiene por qué pagarle una indemnización. Este contrato también contempla, entre otras exenciones, ayudas fiscales de 3.000 euros cuando se ficha a un menor de 30 años y una deducción del 50% en las cuotas a la Seguridad Social si el parado cobra prestación por desempleo.

“Con este tipo de contrato, las empresas más pequeñas [entre el 95% y el 99% del tejido productivo] ya no necesitan a las empresas de trabajo temporal (ETT)”, explica Alfonso Gordon, director de Recursos Humanos de Eulen, empresa que tiene una filial de trabajo temporal, Flexiplan. También en Manpower llegan a esta conclusión: “Sí que podemos perder clientes. Entre los beneficios fiscales y la posibilidad de despedir el primer año sin indemnización, vamos a tener que potenciar nuestras virtudes, como la selección del perfil adecuado en empresas con departamentos de Recursos Humanos poco desarrollados”, admite Raúl Grijalbo, director general en España de esta ETT.

Más contenido es Lorenzo Serrano, portavoz de la patronal del sector, Agett: “Si se hiciera un uso fraudulento del contrato, nos pueden quitar mercado y se puede precarizar más el mercado: a menos ETT, más temporalidad”, advierte. Este discurso es parecido al del secretario general de Adecco, Santiago Soler: “Es verdad que, en determinados contratos y negocios, si se usa mal, se puede generar este problema. Y ese elemento de competitividad lo vamos a perder”. No obstante, Soler espera que en la tramitación parlamentaria cambien cosas. Su aspiración máxima sería un contrato específico para las ETT, aunque se conformaría con que este tipo de firmas puedan valerse de la nueva figura contractual.

 

Coste de contratación

La lógica de estos análisis está en que las condiciones del nuevo contrato rebajan el coste de la contratación. Las ETT sí que tienen que pagar indemnización al finalizar el contrato y, además, han de cobrar algo más sobre el salario del trabajador, para obtener beneficio. En cambio, este es un concepto que las microempresas se pueden ahorrar durante el primer año: para acceder a los beneficios fiscales es necesario que el puesto de trabajo se consolide pasados 12 meses.

 

Precisamente a estas ventajas dirige sus miradas Eulen. Además de ETT, esta empresa, que tiene una plantilla de unas 50.000 empresas, también se dedica a la jardinería, la limpieza o la seguridad. En este tipo de actividades, servicios de poco valor añadido, la rentabilidad de las empresas apenas llega al 2% o el 3% sobre el ebitda y sus responsables creen que, con este escaso margen, las ayudas a las empresas más pequeñas las dejan en inferioridad de condiciones. “Esto lleva a la atomización del sector”, explica Gordon. “Alguna ventaja tendríamos que tener”, contesta Jesús Terciado, presidente de Cepyme. “Además, si un gran grupo se quiere beneficiar de este contrato y sus ventajas, siempre puede crear una microempresa”.

 

Menos preocupados por este aspecto se muestran en Aspel, la patronal de las empresas de limpieza, cuyo presidente, Juan Díez de los Ríos, afirma que las grandes empresas de servicios (las integradas en la asociación) pujan en concursos de gran tamaño y que, por tanto, están alejados de las microempresas que pueden beneficiarse del contrato para emprendedores, el nombre oficial. Tampoco Securitas, otra empresa del sector de la seguridad, ve un problema de competencia, según su director de Relaciones Institucionales, José Luis de Velasco.

 

La Seguridad Social suma ocho meses en negativo

cincodias.com, 20/03/2012

La Seguridad Social perdió 8.637 cotizantes extranjeros en febrero, un 0,5% en relación al mes anterior, hasta situarse el número de inmigrantes en alta en 1.681.548 ocupados, informó este martes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que ha señalado que este descenso está condicionado por el fin de la campaña de la olvia en Jaén, Toledo y Ciudad Real.

 

Con el descenso de febrero, el sistema de la Seguridad Social encadena ocho meses de pérdida de afiliados extranjeros. Del total de extranjeros en alta al finalizar febrero, 1.319.753 cotizaban al Régimen General; 207.358 al de Autónomos; 149.416 al del Hogar; 4.413 al del Mar, y 609 al del Carbón.

 

En el último año, un total de 88.225 extranjeros se dieron de baja al sistema, lo que supone un descenso en tasa interanual del 4,99%, frente al -2,59% del conjunto del sistema.

 

Según ha subrayado el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, los datos demuestran que la pérdida de empleo está teniendo "un mayor impacto" sobre los trabajadores inmigrantes.

 

 

Un 19% de mujeres llegan a puestos directivos frente al 41% de hombres

lavanguardia.com, 20/03/2012

Las empleadas "tienen mayor propensión" a trabajar menos de 40 horas y a coger excedencias, según una encuesta

 

Un estudio de la Fundación Cirem encargado por la Cámara de Comercio de Barcelona asegura que un 41 % de los hombres que trabajan en empresas de 50 o más trabajadores ocupan puestos directivos frente a sólo un 19 % de mujeres.

 

El estudio, que trata sobre 'La pérdida de talento femenino en el sector privado en Catalunya', revela también que un 44 % de los hombres directivos tiene un salario bruto anual igual o superior a los 50.000 euros, mientras que en el caso de las mujeres la cifra desciende al 16 %.

 

El informe está basado en 1.600 encuestas (800 a mujeres y 800 a hombres), licenciados, de 45 años o más y que en los últimos cinco años hayan trabajado en una empresa privada de 50 o más trabajadores.

 

El estudio refleja asimismo que las mujeres "tienen una mayor propensión" a trabajar menos de cuarenta horas a la semana y a estar de excedencia, mientras que es menos probable que realicen estancias de trabajo fuera de España en comparación con los hombres.

 

En cuanto a la discriminación laboral, un 56,1 % de las mujeres encuestadas considera que ha sufrido algún tipo de discriminación por sexo a lo largo de su carrera, mientras que el porcentaje se reduce al 6,6 % en caso de los hombres.

 

Los hombres atribuyen las situaciones de exclusión o discriminación mayoritariamente a una cuestión de nepotismo (42,6 % de los encuestados), mientras que solo un 6,1 % de las mujeres alega ese motivo, según el estudio.

 

El informe habla, además, de "un conjunto de obstáculos poco visibles y sutiles que desalienta o frena el desarrollo profesional de las mujeres", con independencia de los factores relacionados con la conciliación laboral o la existencia de cargas familiares.

 

En este sentido, los responsables del estudio aseguran que estos datos "plantean un toque de atención al mundo empresarial" y animan a las compañías a "erradicar los estereotipos y prejuicios de género que están presentes en las prácticas empresariales".

 

Ver otras semanas