La Seguridad Social saca provecho de la «hucha» de las pensiones

En 14 años ha generado rendimientos de 22.000 millones... pero la crisis ha obligado a retirar casi 34.000 millones

 

Comenzó a tomar forma en 1995 tras una recomendación del Pacto de Toledo, aunque no fue hasta el año 2000 cuando se constituyó con una primera aportación de 601 millones de euros. En los mejores momentos llegó a tener casi 70.000 millones; hoy, tras una de las peores crisis económicas de la historia, cuenta con 41.634 millones (47.700 millones a precios de mercado). La «hucha» de las pensiones está cumpliendo simplemente la misión para la que fue creada; un colchón de emergencia para cuando los ingresos presupuestarios (cotizaciones sociales) no dieran de sí para poder pagar las pensiones públicas, como ocurrió desde 2008 hasta 2013, unos ejercicios marcados por una fuerte destrucción de empleo.

 

Pero pocos se podían imaginar lo útil que esta «hucha» sería muchos años después para la Seguridad Social. En 14 años, las inversiones del Fondo de Reserva en títulos de deuda pública, en su inmensa mayoría del Tesoro español, han generado un rendimiento de 22.101 millones de euros. La rentabilidad media anual acumulada por el Fondo ha llegado al 5,06%, aunque en el último año marcó un nuevo récord al alcanzar el 11,85% en 2014, por encima del 6,91% que de media ganaron los planes de pensiones privados.

 

Beneficios...

El aumento del rendimiento se debe a que, al periódico cobro de intereses de los títulos de deuda en cartera, se ha sumado en los últimos años las operaciones de venta de títulos en el mercado secundario para hacer frente a las disposiciones del Fondo: sólo a las ventas de 2014 se le ha sacado un beneficio de 1.041 millones de euros sobre el valor de adquisición.

 

El recurso a estos fondos ha sido durante estos años para hacer frente a las pagas extras de los jubilados y para poder pagar la revalorización anual aplicada a las pensiones, lo que ha ido en paralelo al déficit que ha registrado la Seguridad Social en los tres últimos años, que ha rondado el 1% del PIB en cada uno de los ejercicios (unos 10.000 millones al año). Por tanto, la fuerte pérdida de empleo y la caída de las bases de cotización por efecto directo de recorte de los sueldos han desequilibrado las cuentas en un sistema que, sin embargo, ha logrado mantener el poder adquisitivo de los pensionistas.

 

¿Qué ocurrirá en los próximos meses? Los Presupuestos para 2015 prevén que la Seguridad Social seguirá recurriendo al rescate de dinero del Fondo en unos 10.000 millones de euros. Por lo tanto, continuará reduciéndose el patrimonio del Fondo, aunque también es de esperar que las disposiciones sean de una intensidad menor, dado que el sistema público ya se está beneficiando de la buena marcha del empleo. El pasado año se crearon más de 400.000 puestos de trabajo y la previsión es que durante este ejercicio se cree otro medio millón favorecido por un crecimiento económico que puede rozar el 3% este año, según coinciden la mayor parte de los analistas.

.... Y disposiciones

Pese a ello el Gobierno tuvo que sacar el año pasado 15.300 millones de euros de la «hucha» para pagar las pensiones a los más de 8 millones de jubilados que hay en España. Una cantidad que, sin embargo, apenas sirve para pagar dos nóminas del sistema público. El hecho de que la mortandad de los pensionistas es cada vez mayor y de que los que se incorporan al sistema tienen pensiones cada vez más altas ha provocado que las retiradas de fondos de la «hucha» sean cada vez más elevadas.

 

En 2012 fueron 7.003 millones de euros los retirados de la «hucha» y en 2013 otros 11.648 millones. En total, son casi 34.000 millones en tres años, compensados en parte por los rendimientos generados por las inversiones del fondo. Además, el Gobierno también dispuso de 5.350 millones de euros del superávit de otro fondo, el de prevención y rehabilitación.

 

En los últimos 6 años sólo en 2010 el Gobierno pudo realizar una aportación de 1.740 millones a la «hucha» con cargo a excedentes presupuestarios de la Seguridad Social, a los que el Gobierno ha sumado otros 1.371 millones de euros de beneficios generados por las mutuas de accidentes de trabajo en la última década.

Estrategia inversora

El 100% del Fondo de Reserva está invertido en la actualidad en deuda española después de que el Ejecutivo decidiera deshacerse de las inversiones extranjeras cuando estalló la crisis para apostarlo todo a una sola inversión: deuda española.

 

En el año 2007 el Fondo de Reserva llegó a tener en deuda extranjera el 50% de su cartera, un porcentaje que de forma paulatina se fue reduciendo hasta quedarse a cero. Según los criterios de inversión que rigen la gestión de la «hucha» de las pensiones, hasta el 55% del Fondo puede estar invertido en títulos públicos europeos, de Alemania, Francia y Holanda. Pero la decisión ya está tomada: todos los huevos están en la misma cesta.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación