Nueve de cada diez euros de la 'hucha de las pensiones' están en deuda española

La Seguridad Social entró en números rojos en 2011 por primera vez en trece años, pero el sistema tiene un potente colchón que aún no ha sido necesario usar: el fondo de reserva de las pensiones, que el pasado ejercicio creció un 3,79%, hasta 66.815 millones de euros (el 6,22% del PIB). El 90% está invertido en deuda española y se aspira a que sea el 100%.

 

Si ocurriera un cataclismo y la Seguridad Social dejara de ingresar dinero de repente, aun así el Gobierno podría pagar la nómina a los ocho millones de pensionistas durante nueve meses seguidos, gracias a los 66.815 millones de euros con los que cuenta la conocida como hucha de las pensiones. Obviamente, esto no va a ocurrir nunca porque la Seguridad Social se nutre mensualmente de las cotizaciones sociales que pagan los 17 millones de afiliados y que este año se espera que sumen 106.322 millones. Otra cosa es que la evolución negativa del empleo y el creciente avance de los gastos en pensiones empiece a generar pequeños agujeros en el sistema, que tarde o temprano deberán solventarse recurriendo al fondo de reserva creado exclusivamente para ello.

 

De momento, el déficit de 995 millones generado en 2011 se compensará con remanentes de tesorería sin necesidad de echar mano del fondo de reserva. Pero la situación del sistema continúa agravándose y distintas fuentes consultadas coinciden en no descartar que se tenga que usar esta hucha este año. Para evitarlo, el Ministerio de Empleo ha conseguido arrancar al de Hacienda 1.000 millones de euros para financiar complementos a mínimos que según la ley debe pagar el departamento de Cristóbal Montoro y hasta ahora costeaba el de Fátima Báñez. Quizá esta operación evite tener que tocar el fondo este año, algo que defiende oficialmente el Gobierno.

 

En cualquier caso, la hucha de las pensiones está ahí y, según los últimos datos oficiales, al final de 2011 contaba ya con los 66.815 millones, lo que equivale al 6,22% del PIB. Esta cuantía exacta está incluida en el informe anual del fondo que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, entregó ayer al presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada.

 

Este fondo, que empezó a dotarse en el año 2000 con una primera aportación de excedentes de la Seguridad Social de 600 millones, está invertido fundamentalmente en deuda pública española y genera ya unos rendimientos netos anuales de 14.033 millones. Estos intereses forman también parte de esta hucha. De hecho, el déficit en el que incurrió el sistema en 2011, hizo que el fondo no recibiera ninguna aportación de excedentes del sistema de Seguridad Social y solo se engrosó con 2.217 millones de intereses generados y 223 millones de remanentes de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Con ello, el volumen total aumentó un 3,79% en el ejercicio pasado.

 

Las previsiones presupuestarias del Gobierno para este año prevén, de momento, que este 2012 ocurra lo mismo. No habrá dotaciones de excedentes para el fondo -ya que no se espera que estos existan- pero la hucha sí continuará creciendo por la rentabilidad de las inversiones.

 

El 89,7% del fondo de reserva está invertido en activos españoles y el 10,3% restante en deuda de Francia, Alemania y Holanda. Así, nueve de cada diez euros están invertidos en deuda pública de España y, según avanzó ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, los gestores aspiran a que a medida que vaya venciendo la deuda extranjera seguir orientando las nuevas inversiones en la española, hasta que sea el 100%. La ley que regula esta hucha impide que la inversión en deuda extranjera supere el 55% del total.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación