Diez claves para entender el negro panorama del empleo

El empleo público cae el doble que el privado en el último año

Uno de cada tres asalariados perdidos en el trimestre tenía menos de 30 años

 

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocidos hoy desvelan que el mercado laboral no mejora prácticamente nada. Estas son las principales claves para entender lo que está ocurriendo con el empleo:

-La importancia de la EPA. Para comprender los datos del mercado laboral hay que empezar explicando el valor de la encuesta que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Las cifras que ofrece son la radiografía más fiel y más amplia del panorama laboral de los hogares españoles. Aunque mediáticamente se destaque habitualmente la tasa de paro, el mayor valor de la EPA es la medición de la creación o destrucción de empleo. Así primero mide el número de activos (personas mayores de 16 años que tienen empleo o lo están buscando). De ese total, desagrega los que tienen trabajo y los que están en paro, que sumados resultan la población activa.

 

-Cuánto empleo se ha destruido. Entre enero y marzo un total de 322.300 personas ha dejado de tener empleo. De este total, 237.400 han pasado a estar en paro y otros 85.000 han dejado de estar en activo; esto es, o bien han dejado de buscar empleo, por distintos motivos (generalmente el desánimo por la situación del mercado), han salido del país o se han jubilado.

 

-Ritmo de destrucción de la ocupación. Este indicador suele medir el porcentaje de caída del número de ocupados en términos interanuales. O lo que es lo mismo: el empleo destruido en un trimestre en comparación con el trimestre del año anterior. En la actualidad los puestos de trabajo se recortan a un ritmo anual del 4,5%. Esto supone una leve mejoría de dos décimas respecto al último trimestre del año. Sin embargo, la intensidad con la que se destruye empleo en la actualidad es aún mayor que hace doce meses, lo que es preocupante sobre todo porque en marzo de este año ha sido la Semana Santa, lo que debería haber mejorado los resultados comparativos con el primer trimestre de 2012 y no ha sido así.

 

-Número de desempleados y tasa de paro. Esta vez sí. Después de dos trimestres en los que muchos expertos calculaban que España superaría los dos millones de parados, ha sido en el primer trimestre de este año cuando ha superado esa barrera psicológica sumando un total de 6.202.200 personas sin empleo. Esto ha elevado la tasa de paro al 27,3%, superando incluso las recientes estimaciones del FMI para el mercado laboral español este año.

 

Sin embargo, hay que recordar que la tasa de paro refleja la cantidad de personas, de entre todas las mayores de 16 años en disposición de trabajar que tienen un empleo o lo están buscando (colectivo denominado población activa), y no lo encuentran. Así, cuantos menos activos haya más peso tienen sobre el total aquellos que no encuentran un puesto de trabajo, y por tanto más tasa de paro hay, aunque el número de parados sea el mismo.

 

-Parados de larga duración. Se trata del colectivo de personas que ha perdido su empleo hace más de un año. En la actualidad suman 2,9 millones, con lo que este grupo ha crecido algo más de medio millón en los últimos doce meses, representando un fuerte incremento interanual del 21,6%. Esto es uno de los principales síntomas del grave enquistamiento del problema del desempleo en la economía española.

 

-Empleo Público. La EPA diferencia entre el tipo de empleador: público (en el que entra el sector público empresarial, no solo las Administraciones) y privado. Esta diferenciación que en otras épocas no ha tenido importancia, ahora la cobra ante la fuerte recorte, nunca visto, del número de empleados públicos. Entre enero y marzo perdieron su empleo 71.400 trabajadores del sector público (el 22% del total). Pero lo más llamativo es el ritmo de destrucción de la ocupación de este colectivo: un 8,3% en el último año, el doble que el sector privado, que recortó empleo con una intensidad del 3,7%.

 

- Autónomos y jóvenes. Uno de los dos sectores del mercado laboral que presenta datos positivos es el de los trabajadores autónomos, que ha crecido en 22.100 personas entre enero y marzo de este año y hay 80.600 más que hace doce meses. Esto último representa un importante ritmo de crecimiento anual del 4,1%. Sin embargo, este dato es aún poco significativo porque aún no se sabe cuánto tiempo se mantendrán en activo, si se tiene en cuenta que muchos de estos trabajadores por cuenta propia lo son porque no han encontrado empleo asalariado y han invertido, por ejemplo, sus indemnizaciones por despido en el arranque de un pequeño negocio. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha atribuido a las ayudas Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, aprobada a finales de marzo la generación de más de 20.000 de estos autónomos sólo en marzo.

 

Sin embargo, el empleo asalariado de los jóvenes –para el que estaban destinadas la mayoría de las ayudas de la citada Estrategia del Gobierno- no está registrando tan buenos resultados. Así, entre enero y marzo, en términos generales se perdieron 108.000 puestos de trabajo de menores de 30 años, lo que significa que uno de cada tres empleos destruidos estaba ocupado por un joven.

 

- Calidad del empleo. El otro sector del mercado de trabajo que registra cifras positivas es el de los empleados a tiempo parcial. Así mientras que en el primer trimestre desaparecieron 385.300 empleos de jornada completa, se crearon 63.000 puestos de media jornada. Se trata de una tendencia iniciada hace más de un año, por lo que en los últimos doce meses se han generado 155.700 empleos a tiempo parcial frente a una destrucción de casi un millón de empleos a jornada completa. Estos datos reflejan un claro empeoramiento de la calidad de la ocupación.

 

- Sectores. La destrucción de empleo afecta a todos los sectores. La Semana Santa no ha impedido que en el primer trimestre más de la mitad del empleo destruido haya sido en el sector servicios. El dato positivo es cierta desaceleración del empleo en el sector de la construcción, que fue el que menos puestos de trabajo perdió en el primer trimestre y que en términos interanuales frenó su ritmo de caída al 11,5%.

 

- Extranjeros. La tasa de paro de este colectivo se eleva al 39,2%, lo que supone un fuerte avance de 2,6 puntos en un solo trimestre. En general la población extranjera disminuyó en 54.300 personas entre enero y marzo y casi hay 200.000 menos que hace un año. Esto unido al número de extranjeros que ha dejado de buscar trabajo (23.100 en el primer trimestre y 178.800 en los últimos doce meses) explica el fuerte aumento de su tasa de desempleo.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación