El Gobierno tiene sobre la mesa reformas en pensiones y prestación por desempleo

El Gobierno aprobará nuevos recortes el viernes, en el marco del Plan Nacional de Reformas al que dará luz verde el Consejo de Ministros. Lo reconoció ayer el presidente Mariano Rajoy, que precisó no obstante que los ajustes serán "más suaves" que los aplicados en 2012. Rajoy asegura en el Congreso que no habrá subida de impuestos este viernes.

 

Sobre la mesa del Ejecutivo están estudiándose medidas en materia de pensiones y prestación por desempleo, en línea con las recomendaciones europeas. En el primer caso, se dirime sobre la aceleración del periodo transitorio del retraso de la edad de jubilación y sobre un eventual endurecimiento en el acceso al complemento a mínimos, que afectaría especialmente a las jubilaciones derivadas de cotizantes a tiempo parcial afectados por la reciente sentencia del Constitucional. Según el Tribunal, España estaba haciendo un cálculo a la baja de dichas percepciones.

 

En materia de prestación por desempleo, se está estudiando un eventual recorte del periodo de percepción. El obstáculo para impulsar finalmente esta medida es la oposición sindical, máxime ante la proximidad del Primero de Mayo.

 

Doble filtro

Las medidas que sobrevivan al escrutinio del Gabinete de Rajoy se presentarán el próximo viernes en un paquete conjunto centrado básicamente en informes. Las más urgentes pasarán al BOE del sábado y el resto se desgranarán en los Consejos de Ministros de mayo y junio de cara a su tramitación parlamentaria.

 

Las reformas que se están estudiando se enfrentan ahora al filtro de la dos valoraciones: económica y política. En algunos casos, la segunda marcará la pauta con el fin de soslayar en lo posible la contestación social y sindical a las puertas del 1 de Mayo y una vez conocida la última Encuesta de Población Activa, que Estadística dará a conocer mañana.

 

Durante una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa junto al primer ministro de Eslovaquia, Robert Bico, con quien analizó la situación de la Unión Europea, Rajoy aseguró que no hará "recortes como los del año pasado", pero incidió en que hay que reducir "algunas partidas" de los Presupuestos. Ello, pese a que apenas entraron en vigor hace cuatro meses.

 

Así, incidió en que resulta "absolutamente necesario e imprescindible" recortar el gasto público, aunque no le guste y que si no, por duro que sea, "estaríamos destruyendo el futuro". Recalcó que no queda más remedio que seguir con los ajustes, especialmente una vez que han cambiado las previsiones para 2013 en toda la zona euro. Por ello, justificó las recientes declaraciones del ministro Luis De Guindos, en las que aseguraba que el PIB se contraerá este año tres veces más de lo previsto en un primer momento, en torno al 1,5%.

 

¿Subidas de impuestos?

El presidente, que en otras ocasiones ha negado tajantemente que fueran a subir los impuestos, precisó este martes que "no quiere" subir el IVA o el IRPF este año, pero que "dependemos del crecimiento y de la senda de reducción del déficit para los próximos años".

 

Hace dos semanas, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro descartó rotundamente que el Ejecutivo fuera a tocar el IVA o a subir impuestos.

 

Junto al paquete de medidas que conformarán el Plan Nacional de Reformas, el Gobierno presentará su nuevo cuadro macroeconómico, con un empeoramiento de las perspectivas, así como el programa de estabilidad para los próximos tres años. En este sentido, Rajoy defendió que España no hará nada "diferente" el próximo viernes a lo que han tenido que hacer los diferentes organismos económicos y la "inmensa mayoría" de los países de la UE por el cambio en el escenario económico europeo. De hecho, añadió que las rebajas en las previsiones de algunos países vecinos serán mayores que las del nuestro.

 

Rajoy coincidió, además, con la canciller alemana, Angela Mérkel en que "el proceso europeo es un proceso en el que todos los países pierden soberanía" y reclamó empezar por la unión bancaria.

 

El primer ministro eslovaco también se adhirió a esta tesis. Aseguró que "Europa nunca será competitiva si no colaboramos" y que "una mejor integración es la solución a la crisis" y obliga a tomar medidas "más rápido de lo que pensábamos".

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación