Báñez: la reforma laboral "está empezando a funcionar" y a dar "buenas noticias"

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha asegurado que la reforma laboral "está empezando a funcionar" y a dar "buenas noticias", pese a que se implantó hace poco más de dos meses, en forma de una reducción de los expedientes de regulación de empleo (EREs) de extinción.

 

En respuesta a una interpelación del portavoz socialista Juan Francisco Martínez-Adalma, la titular de Empleo precisó que los EREs de extinción aumentaron un 25,7% entre enero y febrero, frente al incremento del 68% de un año antes.

 

Según defendió, "el empresario no quiere despedir" y se ha visto obligado a recurrir en a los contratos temporales para poder ajustarse más fácilmente a los ciclos económicos. Dicho esto, volvió a defender los mecanismos de flexibilidad que establece la reforma laboral como la vía para que el despido sea el último recurso.

 

Por otro lado, recordó ante las críticas de los socialistas que el proyecto de Ley de la reforma laboral ha recabado un "amplio y mayoritario" apoyo durante el debate de enmiendas a la totalidad en el Congreso de los Diputados.

 

Por último, aseguró que "España es un gran país, pese a los socialistas" y añadió que tanto fuera como dentro de sus fronteras "España gusta", como demuestra la afluencia de turistas extranjeros y la demanda de trabajadores españoles cualificados en la UE.

 

El PSOE alerta de sus efectos

Por su parte, el senador Martínez-Adalma aseguró que la reforma laboral será "un torpedo en la maltrecha línea de flotación de la economía".

 

Según dijo, la merma salarial a la que dará lugar ahogará aún más el consumo que llevará a una caída del PIB del 2% en 2012, frente al 1,7% que prevé el Gobierno, mientras que las facilidades para justificar el despido objetivo sumarán 800.000 nuevos desempleados, hasta alcanzar los seis millones de parados.

 

Asimismo, el senador del PSOE aseguró que la rebaja salarial supondrá menores ingresos de los previstos por IRPF e IVA, mientras que el aumento adicional del paro implicará un mayor gasto en prestaciones por desempleo, dos cuestiones que, desde direcciones diferentes, causarán un déficit adicional de 3.000 millones de euros.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación