Resumen de Prensa Semanal

Semana 20

12/05/2014 al 18/05/2014

Ver otras semanas

Cuatro de cada 10 menores de 30 años no llega ni a 'mileurista'

cincodias.com, 11/05/2014

El desempleo azota a más de la mitad de los jóvenes, pero de aquellos que cuentan con un empleo, casi el 40% era 'mileurista' o ni si quiera cobraba esos 12.000 euros al año, según datos de Infojobs en los que se contabilizan todo tipo de contratos, incluidos aquellos a tiempo parcial.

 

Así lo refleja el informe 'Estado del Mercado Laboral en España' elaborado por la empresa de trabajo temporal con datos de 2013, en el que se precisa que el salario medio durante el pasado año fue de 24.650 euros brutos anuales, más del doble.

 

El documento explica que un 38% de los jóvenes entre 16 y 29 años cobra entre 6.000 y 12.000 euros, cifra que aumenta hasta el 43% si se toma sólo la franja de edad entre los 20 y los 24 años.

 

Además, un 53% de todos los jóvenes menores de 29 años cobra entre 12.000 y 24.000 euros anuales y sólo el 10% cobra más de esa cifra.

 

Atendiendo al nivel de estudios, son los universitarios los que pueden acceder a mejores salarios. Así un 14% de ellos cobran más de 24.000 euros, por encima de la media. La mayor parte de los jóvenes sin estudios (52%) cobran, por su parte, entre 12.000 y 24.000 euros, mientras que la mayor proporción de 'mileuristas' se concentra entre aquellos con estudios básicos (42%).

 

Por sectores de actividad, los jóvenes se concentran en dos ámbitos principales, la atención al cliente, con un 13% de los ocupados, y el turismo y la restauración, con un 12%.

 

Las pymes han quitado ya los vales de comida a 42.000 empleados

cincodias.com, 12/05/2014

Volviendo de las vacaciones de Navidad, el 26 de diciembre, fue como me enteré y la noticia me dió el viaje, la verdad”. Así cuenta Manuel Asla, directivo de la Asociación Española de Emisores de Vales de Comida y Otros Servicios, cómo supo que un decreto aprobado por el Gobierno el 22 de diciembre pondría en serios problemas a su empresa (Edenred) y, en general, al sector de los vales de comida para el que trabaja.

 

Igual que él, otros muchos directivos de todo tipo de compañías fueron enterándose esos días de que la mayor parte del salario en especie que pagaban a sus empleados empezaba a cotizar a la Seguridad Social desde ese mismo 22 de diciembre. Y, por lo tanto, lo que abonaban por estos pluses (vales comida, cheques guardería, seguros médicos o planes de pensiones entre otros) aumentaría un 30% de un día para otro.

 

Pero de todos estos pluses, el más popular entre los trabajadores españoles son los vales de comida –que en 2013 recibieron 573.000 empleados de 14.564 empresas– por lo que el sobrecoste que supone su cotización está castigando a las empresas emisoras de los cheques. En concreto, un primer balance elaborado por esta patronal al que ha tenido acceso CincoDías indica que tras cuatro meses con la nueva ley en vigor, ya hay 1.400 empresas (alrededor del 90% pymes) que han eliminado los vales de comida para sus trabajadores, lo que ha dejado sin esta ayuda a 42.000 empleados.

 

Pero ellos no son los únicos damnificados, porque el menor uso de estos cheques ha provocado la pérdida de unos 2.000 empleos en el sector de la restauración, para el que alrededor del 17% de su facturación llega a través de los 600.000 usos diarios que se hacen de estos vales (el 90% en Madrid y Barcelona), según datos del sector.

 

“De esta forma, el negocio de los vales de comida pasa de crecimientos de entre un 4% y un 6% anuales a cerrar 2014 probablemente con una caída de entorno al 8%”, se queja Ivan de Pontevès, presidente de la Asociación Española de Emisores de Vales de Comida y director general de Edenred en España.

 

Es más, según Pontevès, esta sangría de pérdida de vales de comida seguirá en los próximos meses “pero podría intensificarse a mediados del próximo año cuando está previsto que un mayor número de grandes empresas negocie la renovación de sus convenios” y los sindicatos no logren salvar esta ayuda en el proceso, explica el presidente de esta asociación empresarial.

 

Además, el temor de las empresas emisoras de estos vales es que el Ministerio de Hacienda también decida, en la próxima reforma fiscal, eliminar la exención en el IRPF que ahora se aplica a 9 euros diarios en los vales de comida, . “Si el Gobierno elimina también esa exención fiscal supondrá la desaparición total de estos vales; yaunque en un primer momento, a muy corto plazo, las arcas públicas aumentaran su recaudación, una vez transcurridos unos meses perderían decenas de millones que ahora ingresan en impuestos por el uso de estos cheques”, advierte Pontevès.

 

Empleo sopesa ampliar el plazo de pago sin recargo

Las empresas tienen hasta el próximo 31 de mayo para pagar las cotizaciones a la Seguridad Social por el salario en especie que han abonado a sus trabajadores desde el pasado 22 de diciembre. Desde esa fecha deben pagar las cuotas patronales y descontar a los trabajadores su parte de la denominada cuota obrera de la mayoría de los pluses salariales, salvo por las dietas de viajes e indemnizaciones, fundamentalmente.

 

No obstante, debido a lo imprevisto de sobrecoste para la empresa –que supone el 30% del valor de estos pluses cada mes– el Ministerio de Empleo dió un primer plazo hasta marzo que luego amplió al 31 de mayo para que todas las empresas puedan regularizar su situación sin que se les aplique ningún sobrecoste por no abonar las cotizaciones a tiempo.

 

Muchas empresas y sectores se han quejado a Empleo de que es poco tiempo para esta regularización. Así se lo trasladaron, por ejemplo, al secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, los responsables de la Asociación de Emisores de Vales de Comida la pasada semana. El motivo principal de esa reunión fue reclamar a Burgos que el futuro reglamento que desarrollara el decreto que aprobó la cotización obligatoria del salario en especie suavice la actual normativa. Pero fuentes conocedoras del encuentro aseguran que los responsables de las empresas de vales no consiguieron su propósito y el reglamento no suavizará la ley en cuanto a sus obligaciones de pago. Sin embargo, ante su queja por el escaso pago para que las empresas se pongan al día, los responsables de Empleo sí se mostraron dispuestos a sopesar una ampliación de ese plazo. Al menos aseguraron que serán “flexibles” con las empresas que no puedan cumplirlo.

¿Qué pasaría si se elimina la exención del IRPF?

El negocio de los vales de comida hizo que los bares y restaurantes facturaran por su uso un total de 990 millones de euros (sin IVA) en 2013 y ocuparon a 20.930 trabajadores directos, según datos de un estudio elaborado por la Universitat de Barcelona sobre el impacto económico de estos vales en España. Pero estos datos solo recogen los efectos directos del uso de estos cheques. Si a esto se le añaden los indirectos (relaciones generadas por los proveedores de la restauración entre sí) la facturación ascendería a 1.764 millones (774 de facturación indirecta) y los ocupados a 26.707 (5.700 indirectos). Y si a esto se suman los efectos inducidos (actividad generada por quien tiene un empleo gracias a los vales) se habría logrado una facturación de 1.986 millones y empleado a 28.852 personas.

 

Con ello, fruto de la actividad del sector de los cheques restaurante, el Estado recaudó el pasado año 462 millones de impuestos; esta cifra es superior en 63 millones al importe total de las exenciones fiscales de estos vales (en cotizaciones e IRPF). Pero ¿qué pasaría si además de eliminarse la exención de las cotizaciones desapareciera también la fiscal? Según este estudio, lo que ocurriría es que un incremento potencial de 170 millones en la recaudación impositiva del Estado pasaría, por el contrario, a una disminución de 34 millones debido a la caída de la actividad que se produciría ante la desaparición en la práctica de la inmensa mayoría de los vales de comida.

 

Así serán las nuevas nóminas

abc.es, 12/05/2014

Este modelo, que incluye los pagos en dinero y en especie con sus correspondientes cotizaciones, será obligatorio a partir de 2015

 

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social ya tiene el diseño del nuevo modelo de nómina para los trabajadores, que precisará, además de los conceptos acostumbrados, los diferentes pagos en dinero y en especie, con sus respectivas cotizaciones. Se introduce así en los recibos salariales las consecuencias del decreto del pasado diciembre que obliga a las empresas a cotizar por los beneficios sociales que antes estaban exentos, como vales de restaurante, seguros médicos y guardería, entre otros.

 

En el proyecto de Real Decreto del 11 de abril, que alude fundamentalmente a las cartas que enviará la Seguridad Social a los trabajadores acerca de su jubilación, se adjunta el nuevo modelo de nómina, que podrá ser modificado en el futuro mediante norma con rango de orden ministerial, y que debe entrar en vigor en un plazo de tres meses desde la aprobación del Real Decreto. Según el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, las nuevas nóminas empezarán a aplicarse después del verano y serán obligatorias a partir de 2015. El modelo es igual al anterior salvo en el último cuadro, en el de «Determinación de las bases de cotización a la Seguridad Social», que se incluye la aportación de la empresa.

 

Distintas asociaciones empresariales, como CEOE o CEPYME, pidieron la retirada del decreto del pasado año, e incluso hubo contactos desde el Ministerio de Empleo para escucharlas, estudiar el impacto de esta medida en su actividad y buscar posibles soluciones. La propia ministra del ramo, Fátima Báñez, defendía la decisión argumentando que «si un cheque guardería es bueno para la conciliación en una empresa, lo será porque es bueno para la conciliación, no porque no cotice a la Seguridad Social», por lo que «la política social de las empresas debe cargarse a sus beneficios no a la seguridad social».

 

El secretario de Estado de la Seguridad Social, por su parte, también justificaba la nueva legislación: «No podemos construir un sistema económico sólido permitiendo que una parte muy importante de las retribuciones de los trabajadores quede exenta de cotización, porque esto supone una falta de transparencia en el sistema y encubre actuaciones que acaban dañando la propia sostenibilidad de la Seguridad Social».

 

Además,el Ministerio de Empleo está preparando un nuevo sistema para que la Seguridad Social facture directamente las cotizaciones sociales a las empresas, según un anteproyecto entregado a los agentes sociales el pasado abril. Con el nuevo sistema, será la Administración la que tome un papel activo en la recaudación, ofreciendo todos los meses a las empresas un cálculo individualizado de las cuotas sociales que deben pagar por cada trabajador.

 

Las grandes empresas consiguen que las primas de antigüedad no coticen

expansion.com, 12/05/2014

Empleo da un viraje de 180 grados y exime ahora a las denominadas primas y premios de antigüedad del golpe de las cotizaciones. Si hace poco más de un mes estableció con rotundidad que estas cuantías en concepto de premio a la permanencia que las empresas suelen abonar a sus empleados al término de su vida laboral debían cotizar –como adelantó este diario el 31 de marzo–, ahora rectifica y las excluye completamente.

 

Así lo aclara una consulta de la Tesorería de la Seguridad Social a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN, que establece que las empresas no deberán cotizar por estas primas, lo que supondrá que la mayoría de las compañías grandes y medianas españolas, que incluyen esta gratificación en sus convenios, se ahorren una cantidad millonaria.

 

Según ha podido saber este diario, la presión de las empresas del Ibex ha logrado este cambio.

 

El Real Decreto-ley 16/2013 de 20 de diciembre amplió las bases de cotización de las retribuciones en especie, una medida que está generando numerosas dudas de cara a su aplicación, por lo que el Gobierno ha ampliado el periodo de adaptación hasta el 31 de mayo. Este golpe costará a las empresas cerca de 2.500 millones, según CEOE. De esta forma, estas primas son el único concepto que se salva de la nueva cotización.

 

Los convenios colectivos de la mayoría de las empresas grandes y medianas –un mínimo de 320 de las grandes, según un estudio de Mapfre– incluyen la figura de la prima de antigüedad, un compromiso por pensiones que se abona si el empleado abandona la empresa unos años antes de la jubilación, y que consiste en el pago de cuatro o más mensualidades.

 

Las empresas que prevén estas primas incentivan de esta forma que el empleado deje la compañía antes de la edad ordinaria de jubilación y así se ahorran parte del salario

 

En 1995, el Gobierno obligó a las empresas a externalizar estas primas y a depositarlas en aseguradoras con el fin de salvaguardarlas y que no las pudieran utilizar si tenían necesidades de Tesorería. Las empresas abonan anualmente una prima única de, por ejemplo, 2.000 euros por trabajador.

 

Hasta ahora, no debían cotizar por este supuesto, lo que ahora esta consulta de la Seguridad Social mantiene. Con un 27% que les corresponde cotizar por trabajador, y un 6% del empleado, si abonan 2.000 euros por empleado este nuevo concepto les ahorrará el pago de 600 euros más al año por trabajador.

 

Planteó la consulta una empresa perteneciente al convenio del sector del transporte por mar, que regula en su artículo 44 la gratificación por permanencia y establece que las empresas concederán a los trabajadores que se jubilen una gratificación consistente en el importe de cuatro mensualidades del importe del salario real que perciban cuando se jubilen, incrementándose en cuatro mensualidades más en caso de que la jubilación se produzca entre los 60 y los 65 años. Para cubrir esta obligación, la empresa tiene concertado un seguro, por el cual abona anualmente una prima única.

 

Eduardo Peñacoba, socio del Departamento Laboral de Simmons & Simmons, explica que «esta rectificación supone un cambio de criterio radical por parte de la Tesorería General de la Seguridad Social y concuerda ahora con la opinión que teníamos los asesores de empresa al respecto».

 

Las empresas piden ‘minijobs’ para impulsar el empleo juvenil

cincodias.com, 13/05/2014

España tiene el deshonor de encabezar la lista de los países europeos que mayor tasa de desempleo juvenil. En marzo rozó el 54%, más del doble de la media de la zona euro y de la UE, y cinco veces superior a la de Alemania u Holanda. ¿Qué se puede hacer a corto plazo para tratar de corregir ese desajuste? Esa fue la principal pregunta a la que trataron de responder empresarios y responsables de recursos humanos durante la jornada Youth and Jobs, organizada por la Universidad Europea de Madrid. “Las empresas queremos contratar, vender más y cobrar más y, por eso, es importante que se aprueben instrumentos que aporten flexibilidad”, apuntó Antonio Garamendi, vicepresidente de Cepyme, quién identificó como prioritaria la introducción de los minijobs (trabajos a tiempo parcial con una remuneración aproximada de 400 o 500 euros, por debajo del salario mínimo interprofesional). “Hay muchos estereotipos de los mercados laborales. En Alemania hay más de cinco millones de estos contratos y nadie se queja al respecto”, precisó Fernando Ruiz, presidente de Deloitte. En su opinión, la introducción de estos empleos tendría que venir acompañada de incentivos a la contratación, como la tarifa plana de 100 euros e iniciativas para impulsar la empleabilidad. Así, puso como ejemplo el proyecto diseñado y puesto en marcha por el arquitecto y dibujante Peridis para formar y capacitar entre seis y 12 meses a parados de larga duración, con un porcentaje de incorporación al mercado laboral del 60%. “Gastamos mucho dinero en desempleo y sería interesante estudiar si se podrían destinar más fondos a políticas de formación”, remarcó.

 

En la misma línea, Laura Mendiguren, directora de recursos humanos de BT España, reclamó a las distintas administraciones la puesta en marcha de políticas que generen crecimiento y financiación a las empresas. “Los minijobs son una buena idea para evitar la desafección de los jóvenes al mercado laboral en edades tan tempranas. La gente no se puede desanimar tan pronto”, subrayó.

 

Begoña Celis, directora de recursos humanos de Indra, reclamó a las administraciones que aumenten los fondos para impulsar la formación profesional y que se acerquen las necesidades de las empresas a los contenidos que se imparten en las universidades. “Hay que abrir vías como los minijobs que son fundamentales para el mundo profesional”, dijo.

 

La visión académica la aportó José Ramos, decano de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Europea de Madrid, quién abogó por impulsar la formación como el principal elemento de éxito para entrar en el mercado de trabajo. “El proceso de reciclaje y aprendizaje no acaba nunca y si no somos capaces de formar a los más jóvenes en el autoempleo, no vamos a ser capaces de acabar con la lacra del desempleo juvenil”, remarcó.

 

La clausura corrió a cargo de la consejera de Empleo de Madrid, Ana Isabel Mariño, quién emplazó a elevar el nivel de estudios de todos los que se incorporan al mercado laboral “para evitar que sean los jóvenes los más perjudicados en situaciones de contracción económica”. Por su parte, el embajador de Estados Unidos en España y Andorra, James Costos, destacó el enorme potencial de intercambio laboral entre Estados Unidos y Europa y, en este sentido, la necesidad de que los Gobiernos español y estadounidense colaboren de forma estrecha para generar empleo.

 

Las bajas laborales se desploman un 45,6% durante la crisis

cincodias.com, 13/05/2014

El gasto en incapacidad temporal ascendió en 2013 a 5.051 millones, un 5,76% menos
Los trabajadores del sector público ven recortado su salario a la mitad los tres primeros días de baja

Las últimas cifras publicadas por Empleo revelan que a finales de 2013 se registró un promedio de 262.345 bajas por incapacidad temporal (IT) al mes, un dato que contrasta con los 483.011 procesos de finales de 2007. Esto quiere decir que durante la crisis las bajas laborales se redujeron nada menos que un 45,6%. Esta significativa corrección se debe a varios factores.

 

Por un lado, la crisisy la fortísima destrucción de empleo que ha acarreado provoca que muchos empleados que en otra coyuntura económica causarían baja en su empresa, ahora se resistan a hacerlo por miedo a perder su puesto de trabajo. Pero es que, por otro lado, a esta circunstancia, desde 2012 se le suma el factor económico.

 

El Gobierno aprobó entonces cambios en el régimen retributivo de la IT que son de aplicación para todo el personal de la Administración. El objetivo era frenar el volumen de ausencias de corta duración (inferiores a 15 días) que se contabilizan cada año. De este modo, a partir de esa fecha, todos los funcionarios y empleados públicos que causen baja por contingencias comunes ven reducido su salario los tres primeros días de incapacidad en un 50%, si la baja se prolonga de cuatro a 20 días, pasan a percibir el 75% de sus retribuciones y si se trata de una dolencia más grave, lo que provoca una baja de más de 21 días, solo en ese supuesto es cuando cobran el 100% de su sueldo; tal y como ocurría antes de la reforma en todos los casos y desde el primer día de la baja.

 

Los sindicatos de la función pública vienen denunciando desde que entró en vigor este ajuste que son muchos los empleados de la Administración que para evitar un recorte de su salario acuden a su puesto de trabajo enfermos, lo que repercute en un peor servicio al ciudadano y hace que procesos que en condiciones normales serían breves, se alarguen en el tiempo.

 

Sector privado

Lo cierto es que año y medio después de que se pusiera en marcha esta nueva regulacion de las bajas por enfermedad o contingencias comunes (las IT provocadas por accidentes laborales siguen siendo retribuidas al 100% desde el primer día) no existen datos de cómo se ha recortado el absentismo en el sector público y cuánto se ha ahorrado por ello el erario público.

 

Fuentes del Ministerio de Hacienda explican a CincoDías que está en marcha un estudio para evaluar el impacto de dicha reforma, pero admiten su complejidad puesto que deben recabar las cifras de todas las administraciones. Así, los únicos datos globales que existen son los que publica Empleo, que incluyen las bajas que se registran en el sector privado, donde también la reforma laboral permite a las empresas reducir o eliminar de manera unilateral los complementos que contemplan algunos convenios colectivos, según los cuales se retribuye hasta el 100% del salario al trabajador que causa baja. De hecho, la patronal CEOE recomendó ya en 2013 “evitar el establecimiento de complementos de la prestación pública por IT o, en su caso, suprimirlos o tratar de reducirlos”.

 

La última cifra de incapacidades temporales de 2014, relativa a febrero, revela un ligero repunte hasta los 349.736 procesos de media en un mes, aunque se trata de un dato que probablemente esté muy influido por factores estacionales. Aún así, si se compara 2007 con 2014, la caída es del 27,5%. Otro hecho significativo es que la duración de las bajas es cada vez menor, pasando de 37,5 días en 2007 a 30,7 este año y cómo ha disminuido su incidencia por cada 1.000 trabajadores, que antes de la crisis era de 29,9 y en 2013 concluyó con 18,19. Este es el único indicador que tiene en cuenta la caída del empleo.

 

En cuanto a la evolución del gasto en IT, sumó hasta marzo pasado 620,56 millones, un 20,53% más que el mismo periodo de 2013. La explicación se debe a que las mutuas han adelantado un mes los datos correspondientes a su gestión de estas bajas. Por ello, fuentes de Empleo insisten en tomar los datos del cierre del año pasado, cuando el gasto ascendió a 5.051,49 millones, un 5,76% inferior al ejercicio anterior, “lo que supone seguir manteniendo la tendencia al descenso de dicha prestación”.

 

A la espera de la reforma de las mutuas

Una de las reformas pendientes de aprobación y que sigue acumulando retrasos es la de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, que son entidades colaboradoras de la Seguridad Social y gestionan las bajas laborales de cerca del 90% de los trabajadores. La intención de Empleo de otorgar más poder a los facultativos de estas entidades, hasta el punto de poder dar ellos las altas a los trabajadores, se ha topado con problemas legales relacionados con las competencias de los médicos de cabecera, que dependen de los servicios de salud autonómicos.

Los planes de recolocación tras los ERE reducen el tiempo para encontrar un nuevo empleo a la mitad

eleconomista.es, 14/05/2014

Los planes de recolocación que están obligadas a contratar las empresas que apliquen expedientes de regulación de empleo (ERE) cuando estos afectan a más de 50 personas, de acuerdo con la reforma laboral, reducen a la mitad el tiempo que éstas tardan en encontrar un nuevo empleo, de 15,3 a 6,2 meses de media, según un estudio de Adecco.

 

La empresa de trabajo temporal indica, con datos de la entidad especializada en 'outplacement' Lee Hetch Harrison, que el 70% de los recolocados que acceden a un nuevo puesto de trabajo lo hace en un plazo inferior a seis meses y un 26%, en menos de tres meses.

 

Esta entidad atendió en 2013 a 4.500 candidatos, un 23,2% más que en 2012, y de ellos, un 70% eran menores de 45 años.

 

Por comunidades autónomas, Madrid y Cataluña se situaron a la cabeza, con un 34% y un 23% del total de candidatos atendidos, seguidas de Andalucía (12%) y Aragón (11%).

 

Del 84% de los candidatos que encontraron una nueva alternativa en 2013, el 81% optó por el trabajo por cuenta ajena y un 16% por el trabajo por cuenta propia. Sin embargo, el 3% restante decidió mejorar su empleabilidad mediante la formación.

 

Menos de la mitad consigue igualar el sueldo anterior

Por otro lado, el 56% de los participantes en programas de recolocación consiguió recolocarse con un contrato indefinido, un 2% menos que el año anterior. Además, el porcentaje de candidatos que consigue igualar o incluso aumentar su salario representa el 46%.

 

Las reestructuraciones del sector bancario han hecho que el sector financiero se sitúe con un 19% a la cabeza de los que más han invertido en recolocar a sus trabajadores, seguido del tecnológico (17%) y del farmacéutico (12%).

 

Sin embargo, éste último acapara un mayor número de trabajadores recolocados (23%), seguido del tecnológico (13%), el manufacturero (12%) y del sector 'retail' y gran consumo (10%).

 

Empleo aplaza al 31 de julio el pago de las cuotas del salario en especie

cincodias.com, 15/05/2014

Las empresas tendrán dos meses más para liquidar e ingresar los conceptos salariales que son computables a la base de cotización desde el pasado diciembre (vales de comida, de guardería, ayudas al transporte, planes de pensiones, acciones o participaciones de la compañía, entre otros).

 

En concreto, las nuevas cuotas generadas entre el 22 de diciembre pasado –fecha en la que entró en vigor la ley– y el 31 de marzo de 2014, “podrán ser objeto de liquidación complementaria e ingreso, sin aplicación de recargo o interés alguno, hasta el 31 de julio de 2014”. Así lo recoge la resolución de la Tesorería General de la Seguridad Social que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

 

De esta forma, Empleo responde a las numerosas peticiones recibidas los pasados meses de distintas empresas y sectores reclamando más tiempo para ponerse al día con estas nuevas cuotas, sin ser penalizados por retrasos en el pago.

 

Y es que esta nueva obligación de empresas y trabajadores de cotizar por la mayoría de los pluses salariales cayó como una bomba entre los empresarios.

 

El Ministerio de Empleo aprobó este incremento de las bases de cotización en un Real Decreto escoba (con otras muchas medidas de carácter laboral), el pasado 20 de diciembre, en vísperas de las vacaciones navideñas. Así, la fecha y la forma de aprobar esta medida supusieron que muchas compañías no fueran conscientes hasta pasados unos días o incluso semanas del incremento de costes que les supondría la medida. La práctica totalidad del salario en especie que pagaban a sus trabajadores –con la excepción de las dietas de viajes y algunas indemnizaciones– se encarecía para el empresario alrededor de un 30%.

 

Por ello, los responsables de la Seguridad Social pensaron desde el principio en dar un margen a los empresarios para que se pusieran al día con los nuevos pagos. Así la norma estableció que dicha regularización de las cuotas generadas desde el 22 de diciembre pasado podría hacerse hasta el 31 de marzo de 2014.

 

Si bien el 23 de enero, tras anunciarlo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la Tesorería General de la Seguridad Social dictó una resolución que ampliaba, hasta el 31 de mayo, la liquidación y pago de las nuevas cotizaciones del salario en especie generadas entre el 22 de diciembre y el 31 de marzo.

 

Ahora, estos mismos responsables han decidido ampliar este plazo de regularización dos meses más para “tratar de facilitar la liquidación e ingreso de la cotización correspondiente a las primeras mensualidades afectadas por la modificación legal”, indica la resolución ministerial.

 

Pendientes del reglamento

No obstante, este no será el último retoque legal que sufre la medida, ya que aún está pendiente de aprobación el reglamento que la desarrolla. A pesar de que numerosos sectores afectados como el de los vales de comida o los planes de pensiones han presionado a Empleo para que suavizara esta norma, fuentes del Departamento aseguran que dicho reglamento solo recogerá ajustes técnicos pero no eximirá de los nuevos plazos a ninguna empresa.

 

¿Quíen y cómo debe cotizar más?

P¿Quién paga más con esta ampliación de los conceptos salariales sujetos a la base de cotización?

R La práctica totalidad e los empresarios con asalariados que abonen cualquier tipo de salario en especie y a la inmensa mayoría de los trabajadores que lo reciben, salvo a aquellos que ya cotizan por la base máxima.

P¿Desde cuándo se cotiza por el salario en especie?

R Desde el pasado 22 de diciembre de 2013.

P¿Qué pasa si una empresa no abona las cuotas por estos conceptos retributivos?

R La Seguridad Social permitía a las empresas ponerse al corriente de pago por las cotizaciones generadas entre el 22 de diciembre y el 31 de marzo, hasta el 31 de mayo sin recargo alguno. Y ahora, Empleo ampliará este plazo de regularización hasta el 31 de julio. Si bien, este plazo es solo para liquidar las cuotas generadas desde la entrada en vigor de la medida y hasta el 31 de marzo. Desde esa fecha en adelante, a las empresas que no abonen las cuotas generadas por el salario en especie desde el 1 de abril, se les aplicará los recargos e intereses de demora previstos para los impagos de cuotas.

P¿Qué está ocurriendo en los primeros meses de aplicación de la medida?

R La Seguridad Social aún no ha facilitado datos oficiales sobre el impacto recaudatorio de la medida. Si bien fuentes empresariales aseguran que hay muchas empresas que están apurando a la fecha límite del 31 de mayo –31 de julio desde que el BOE publique la ampliación de este plazo– para ponerse al día de estos pagos. Además las empresas emisoras de vales de comida ya han calculado que unas 1.400 pymes han retirado esta ayuda a 42.000 empleados.

 

Ver otras semanas