Las empresas piden ‘minijobs’ para impulsar el empleo juvenil

España tiene el deshonor de encabezar la lista de los países europeos que mayor tasa de desempleo juvenil. En marzo rozó el 54%, más del doble de la media de la zona euro y de la UE, y cinco veces superior a la de Alemania u Holanda. ¿Qué se puede hacer a corto plazo para tratar de corregir ese desajuste? Esa fue la principal pregunta a la que trataron de responder empresarios y responsables de recursos humanos durante la jornada Youth and Jobs, organizada por la Universidad Europea de Madrid. “Las empresas queremos contratar, vender más y cobrar más y, por eso, es importante que se aprueben instrumentos que aporten flexibilidad”, apuntó Antonio Garamendi, vicepresidente de Cepyme, quién identificó como prioritaria la introducción de los minijobs (trabajos a tiempo parcial con una remuneración aproximada de 400 o 500 euros, por debajo del salario mínimo interprofesional). “Hay muchos estereotipos de los mercados laborales. En Alemania hay más de cinco millones de estos contratos y nadie se queja al respecto”, precisó Fernando Ruiz, presidente de Deloitte. En su opinión, la introducción de estos empleos tendría que venir acompañada de incentivos a la contratación, como la tarifa plana de 100 euros e iniciativas para impulsar la empleabilidad. Así, puso como ejemplo el proyecto diseñado y puesto en marcha por el arquitecto y dibujante Peridis para formar y capacitar entre seis y 12 meses a parados de larga duración, con un porcentaje de incorporación al mercado laboral del 60%. “Gastamos mucho dinero en desempleo y sería interesante estudiar si se podrían destinar más fondos a políticas de formación”, remarcó.

 

En la misma línea, Laura Mendiguren, directora de recursos humanos de BT España, reclamó a las distintas administraciones la puesta en marcha de políticas que generen crecimiento y financiación a las empresas. “Los minijobs son una buena idea para evitar la desafección de los jóvenes al mercado laboral en edades tan tempranas. La gente no se puede desanimar tan pronto”, subrayó.

 

Begoña Celis, directora de recursos humanos de Indra, reclamó a las administraciones que aumenten los fondos para impulsar la formación profesional y que se acerquen las necesidades de las empresas a los contenidos que se imparten en las universidades. “Hay que abrir vías como los minijobs que son fundamentales para el mundo profesional”, dijo.

 

La visión académica la aportó José Ramos, decano de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Europea de Madrid, quién abogó por impulsar la formación como el principal elemento de éxito para entrar en el mercado de trabajo. “El proceso de reciclaje y aprendizaje no acaba nunca y si no somos capaces de formar a los más jóvenes en el autoempleo, no vamos a ser capaces de acabar con la lacra del desempleo juvenil”, remarcó.

 

La clausura corrió a cargo de la consejera de Empleo de Madrid, Ana Isabel Mariño, quién emplazó a elevar el nivel de estudios de todos los que se incorporan al mercado laboral “para evitar que sean los jóvenes los más perjudicados en situaciones de contracción económica”. Por su parte, el embajador de Estados Unidos en España y Andorra, James Costos, destacó el enorme potencial de intercambio laboral entre Estados Unidos y Europa y, en este sentido, la necesidad de que los Gobiernos español y estadounidense colaboren de forma estrecha para generar empleo.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación