El descuelgue de los convenios separa a sindicatos y patronal de un acuerdo

La CEOE renuncia a acordar con los sindicatos una reforma laboral "escasa" porque considera que son necesarios cambios profundos. Hay acuerdo sobre resolución extrajudicial de conflictos y para pasar los puentes a los lunes, pero no en asuntos centrales como contratación o cláusulas de descuelgue de los convenios.

 

Este fin de semana expira el plazo para que patronal y sindicatos alcancen acuerdos sobre los asuntos que el Gobierno quiere revisar en el mercado laboral. Hay contactos diarios entre CEOE, UGT y CC OO pero no parece que las posturas estén muy próximas, más allá de principios de acuerdo sobre aspectos no centrales de la negociación, como es la resolución extrajudicial de conflictos y el paso de los festivos entre semana a los lunes.

 

La CEOE considera que "no es el momento de firmar una reforma laboral escasa" y que el primer paso que hay que dar es un replanteamiento de las condiciones laborales. Los empresarios están haciendo hincapié en la importancia de las cláusulas de descuelgue de los convenios en materia retributiva para las empresas en crisis y que los salarios estén vinculados a la productividad, y no solamente a la evolución del IPC. No obstante, el vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, explicó ayer que los agentes sociales harán "un sprint" hasta el próximo jueves "para que el Gobierno no se sienta defraudado". Es precisamente en materia salarial donde están más alejadas las posturas, ya que los sindicatos no están por la labor de aceptar la congelación de las retribuciones y defienden una subida inferior al 1% (la inflación prevista).

 

El Ejecutivo tiene entre sus prioridades la reforma laboral y quiere actuar sobre seis ejes: contratación, formación, resolución extrajudicial de conflictos, intermediación, negociación colectiva y lucha contra el absentismo. En un primer momento, se dio de plazo a los agentes sociales hasta el 7 de enero y posteriormente se amplió hasta el 14. El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, admitió ayer las negociaciones no están siendo fáciles "y menos cuando se aproxima el momento final".

 

Toxo subrayó que no se está negociando sobre la implantación de los minijobs ni sobre una indemnización de 20 días para los despidos improcedentes, frente a los 45 actuales. Haya o no acuerdo, sindicatos y patronal presentarán sus conclusiones al Gobierno antes del viernes. El líder de UGT, Cándido Méndez, sostuvo ayer que los empresarios están "enrocados" en posiciones que serían inconvenientes para la lucha contra el paro.

 

 

La cifra

20 días por año trabajado sería la indemnización pretendida por los empresarios. CC OO negó ayer que esta propuesta esté en discusión.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación