Sólo el 17% de los trabajadores conservan la cláusula de revisión salarial ligada al IPC

El 80% de las impugnaciones a los ERE de extinción se deben a cuestiones de forma, según Sagardoy Abogados

 

La necesidad de moderar los salarios para mantener el nivel de empleo ha llevado a que empresarios y trabajadores introduzcan cambios salariales a través de dos vías: la búsqueda de nuevas fórmulas de actualización salarial a través de la negociación colectiva y la inaplicación de convenios, según ha explicado Rosa Zarza, socia de Garrigues, en una jornada sobre la reforma laboral organizada por Aedipe Centro (Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas).

 

Zarza ha explicado que hasta abril de 2013 se han registrado 907 inaplicaciones de convenios que afectan a más de 72.000 trabajadores y ha señalado también que la mayoría de los convenios colectivos registrados hasta febrero de 2013 han eliminado las cláusulas de revisión salarial ligadas a la inflación. «En febrero de 2013 los trabajadores con cláusula de revisión salarial ligada al IPC suponen sólo el 17%, cifra que contrasta con el 71,9% existente en 2004». Los parámetros sobre los que se están referenciando hoy las subidas salariales son otros como el PIB, el consumo real, la productividad o los resultados de explotación, entre otros.

 

Román Gil, socio de Sagardoy Abogados, ha manifestado que en el 80-90% de los procesos, las impugnaciones a los ERE de extinción se fundamentan en las cuestiones de forma. «Cuando finalice este sarampión formal, comenzarán a debatirse las causas».

 

Para Carlos Molero, socio-director de contencioso de AbdonPedrajas&Molero, el capítulo más exitoso de la reforma es el de la flexibilidad interna, «que está permitiendo que subsistan muchas empresas». Le parece «acertada» también la inclusión del límite a la ultractividad del convenio colectivo y, en su opinión, «la petrificación del convenio era insano para el modelo de negociación colectiva, y más en el caso español donde se daba una importancia preferente a los convenios del sector».

 

Para Salvador Del Rey, presidente del Instituto Internacional Cuatrecasas de estrategia legal en RRHH, el panorama tras la reforma «es positivo». La flexibilidad interna y los acuerdos de inaplicación «están funcionado; lo único que pediría a las empresas es utilizar bien los instrumentos».

 

Miguel Cuenca, socio de KPMG, ha analizado el impacto en la empresa del nuevo marco regulatorio de la jubilación. «Con el nuevo sistema se pretende la protección del trabajador activo, y se endurecen los requisitos tanto de la jubilación anticipada como de la parcial». Se ha referido también a la nueva modalidad de jubilación «compatible con el trabajo», y ha asegurado que «no va a ser un coladero para sustituir trabajadores jóvenes».

 

Por su parte, el director general de Empleo, Javier Thibault, «la reforma laboral está sirviendo para frenar la destrucción de puestos de trabajo, que era el objetivo a corto plazo».

 

El presidente de Aedipe Centro, Moisés Arrimadas, ha trasladado «el interés que los directores de recursos humanos tenemos en ser escuchados. Es absolutamente crítico que en momentos como los actuales los poderes públicos cuenten con el apoyo y la colaboración de aquellos profesionales cuyo día a día se basa en los temas de creación de empleo, contratación, formación, etc..».

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación