El comienzo de la temporada estival anticipa una mejora del empleo

Se trata de la tercera bajada consecutiva del paro registrado

Los parados se mantienen estables si se elimina el efecto del calendario

 

Los esperados datos sobre el comportamiento del mercado laboral en mayo se conocieron finalmente ayer, después de que distintos miembros del Gobierno, incluido el presidente Mariano Rajoy, avanzaran durante el fin de semana la bondad de las cifras que se iban a publicar. Efectivamente, las estadísticas de afiliación y paro registrado ofrecen algunos datos “esperanzadores” como los calificó Rajoy. El indicador que refleja cierta mejoría del mercado con más claridad es el de la afiliación a la Seguridad Social. Según este registro, en mayo se crearon 134.660 empleos (121.275 asalariados y 12.532 autónomos). Con ello se encadenan tres meses de aumentos del número de cotizantes; y el sistema ha recuperado prácticamente el volumen que tenía a finales del año pasado (16,3 millones de afiliados).

 

Ademas, se ha ralentizado el ritmo de destrucción de empleo que ha bajado del 4% en el que estaba instalado todo este año, hasta el 3,7% (629.498 cotizantes menos que hace un año). No obstante, en este punto se observa que este freno se debe sobre todo a un mejor comportamiento de los autónomos, que destruyen empleo a un ritmo mucho menor (-1,32%) que el Régimen General de asalariados, que sigue con tasas más elevadas de recorte de ocupación (4,2%). Pero a pesar de que el comportamiento de la Seguridad Social refleja mejor la tendencia del mercado laboral que el del registro público de parados, fue este último dato el que más llamó ayer la atención.

 

El número de parados inscritos en los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) cayó en 98.265 en el mes de mayo, cifra que se suma a las bajadas del paro registradas en los meses de marzo y abril. Pero lo más llamativo es que esta cifra es la mejor en este mes desde 1997, cuando arranca la serie histórica del ministerio de empleo.

 

Así, al cierre de mayo, había 4.890.928 personas inscritas como desempleados. Esto refleja un ritmo de aumento del 3,75% anual, lo que significa que hay 176.806 parados más que hace doce meses; cuando el desempleo crecía a tasas mucho más altas (12,5%).

 

¿Qué ha ocurrido? A primera vista, este nuevo freno en la destrucción de empleo y el aumento del paro obedece fundamentalmente a que mayo es habitualmente un mes muy positivo para el empleo porque las empresas empiezan a contratar para la temporada de verano.

 

De hecho, aunque la afiliación creció en casi todos los sectores –solo bajó en servicios financieros, comunicación e industrias extractoras– fueron las actividades de la hostelería, las que más empleo crearon (61.701 cotizantes más el mes pasado);seguidas de otras ramas del sector servicios como las de tareas administrativas (casi 10.000 afiliados más) y las educativas (6.339 más). Es más, de la serie histórica del Ministerio, que arranca en 1997, solo en 2008 aumentó el paro en este mes.

 

Sin embargo, entre el conjunto de los motivos puede existir alguno relacionado con el cambio de tendencia, si se tiene en cuenta que el dato de mayo pasado ha sido el mejor en ese mes desde 2007, cuando se afiliaron al sistema 151.000 personas.

 

Así lo opina el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, para quien el aumento del número del número de cotizantes es “potente, claro y generalizado”. También se creó empleo en todas las comunidades autónomas.

 

No obstante, el dato de afiliación corregido de efectos de calendario (desestacionalizado) es el que mejor corrobora que los datos de mayo puedan estar anticipando una mejora del mercado laboral, independientemente del efecto coyuntural de los días laborables.

 

Se crea empleo desestacionalizado

Según esta cifra, en mayo solo se crearon poco más de 5.000 empleos, pero se trata de la primera vez que la Seguridad Social gana cotizantes en términos desestacionalizados en cualquier mes desde agosto de 2009, hace casi cuatro años. De ahí, la importancia de este dato de cara a encontrar signos de cambio de tendencia.

 

Si se observa este mismo dato corregido del paro registrado, el resultado no es tan positivo, ya que una vez eliminados los efectos estacionales, el desempleo habría descendido el pasado mes en apenas 265 personas.

 

En cualquier caso, los datos sin corregir reflejan también que el paro descendió en todos los sectores. Al igual que con el registro de Seguridad Social, el sector servicios encabezó el descenso del desempleo, ya que a él pertenecían casi la mitad de los que abandonaron las listas del paro (61.336); seguidos de los de la construcción, donde el desempleo descendió en 18.637 personas;la agricultura (-9.405) y la industria (donde bajó 8.851 personas).

 

Dicho todo esto, los datos conocidos ayer sobre la marcha del empleo incluyen también algunas sombras. La principal está directamente relacionada con la calidad del empleo, que fue básicamente temporal (el 92% de los contratos registrados en mayo fueron eventuales). Es más, los contratos temporales siguen siendo los que más crecen, un 15% respecto a abril y un 12% más que hace un año. Mientras que los contratos fijos cayeron un 2,5% en el mes y un 24% en el último año. Además, de los 1,1 millones de contratos temporales que se firmaron, 411.336 fueron a jornada parcial (uno de cada tres nuevos contratos).

 

A pesar de todo esto, la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, aseguró no ver “ningún indicador preocupante” en materia de contratación. Y destacó que lo importante es que el 64% de los contratos de emprendedores–que descendieron un 24% en los últimos doce meses– siguen vivos al cabo de un año.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación