El Gobierno ayudará a emprendedores fracasados en su segunda oportunidad

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado la nueva Ley de Emprendedores que incluye la regulación de una segunda oportunidad con la liberación de cargas para quienes no hayan tenido éxito en un primer emprendimiento.

 

El Gobierno ha anunciado hoy que ayudará los empresarios que hayan fracasado en su primera iniciativa para que "puedan cuanto antes librarse de sus cargas" y volver a poner en marcha su proyecto, así como la aprobación de un fondo de inversión de 40 millones de euros para emprendedores.

 

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dado a conocer esta iniciativa en la apertura del Spain Starup and Investor Summit, que organizan el Instituto de Empresa (IE Business School) e Infoempleo como punto de encuentro de inversores nacionales, internacionales y emprendedores españoles.

 

Sáenz de Santamaría ha defendido la necesidad de "regular en España la segunda oportunidad" para que los emprendedores que no hayan tenido éxito en su primera iniciativa por la coyuntura económica -"y sin ser su culpa", ha dicho- puedan "cuanto antes librarse de las cargas de ese primer intento para continuar con su espíritu emprendedor".

 

La vicepresidenta no ha detallado más esta medida, que formará parte de la ley de emprendedores que está en preparación, y con la que el Gobierno quiere que se ponga "una alfombra roja por parte de las administraciones" a los que creen empresas.

 

Además, el Ejecutivo va a poner en marcha el Spain Startup Investement Fund, un fondo de inversión para emprendedores que supondrá una financiación conjunta de inversiones por 40 millones de euros.

 

Con este proyecto la Empresa Nacional de Innovación (Enisa), que aportará este año cerca de 100 millones al apoyo de las pymes, cofinanciará junto con socios inversores seleccionados a empresas de reciente creación a través de préstamos.

 

Además de la nueva ley para emprendedores, Sáenz de Santamaría ha apuntado como medidas de apoyo a este colectivo la simplificación de las leyes existentes, la de Transparencia -pendiente aún del informe del Consejo de Estado- y la eliminación de las trabas burocráticas que supuso el real decreto de medidas urgentes de apoyo al comercio que suprime las licencias de apertura.

 

Ha abogado además por eliminar la superposición de requisitos y condicionantes de las distintas administraciones que hacen que una empresa "tenga dificultades en moverse por el territorio español".

 

"En España, el mercado interior falla. Y falla mucho", ha apostillado la vicepresidenta, quien ha adelantado que el Gobierno facilitará el acceso de las pymes a las compras públicas, una medida en la que confía contar con el apoyo de grandes empresas, y fomentará la exportación, que ha crecido un 12 % en los últimos doce meses.

 

Entre las decisiones adoptadas por el Ejecutivo, la vicepresidenta ha destacado el nuevo contrato de apoyo a emprendedores de la reforma laboral -ha dicho que se han realizado 30.400 contratos de este tipo- la línea ICO de hasta 22.000 millones de euros o el plan de pago a proveedores.

 

Este último lo ha definido como "la mejor combinación de austeridad y crecimiento", ya que "pone el contador a cero" en las administraciones y demuestra que España es un país serio y que paga, e inyecta 27.000 millones de euros a la economía.

 

Ha recordado que mediante este plan se han abonado ya 1,7 millones de facturas por importe de 9,2 billones de euros, destinados a más de 106.000 proveedores, de los que un 65 % son pymes.

 

España, ha resumido la vicepresidenta, está "preparando el terreno" para la salida de la crisis, un proceso en el que inversores y emprendedores "son esenciales" y han de convertirse en "la expresión más fiel de la recuperación de la confianza en la economía de este país y en nosotros mismos".

 

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria, Antonio Tajani, que también ha participado en el acto de apertura, ha elogiado las iniciativas del Ejecutivo de Mariano Rajoy, y ha considerado fundamental apoyar a los "empresarios honestos que han caído en bancarrota, fomentando la cultura de la segunda oportunidad", como ya contempla la propia CE.

 

El italiano ha afirmado que España ha demostrado que es un país de emprendedores, pero ha recordado que hoy por hoy sólo un 40 % de los españoles prefieren ser emprendedores a asalariados, frente al 45 % de media europea o el 70 % de países como China.

 

Para recalcar la importancia de los empresarios como motores de crecimiento ha recalcado que en Europa hay 23 millones de pymes y casi el mismo número de parados, por lo que si cada una de ellas contratase a un trabajador, terminaría esta lacra.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación