La reforma laboral supera el trámite en el Senado sin apenas cambios

El Senado ha aprobado este jueves la reforma laboral después de haber introducido sólo una enmienda del PNV, con lo que el texto pasará al Congreso la semana que viene para su aprobación definitiva.

 

La reforma laboral ha salido adelante en el Pleno por 160 votos a favor (146 del PP, 10 de CiU, 3 de UPN y 1 de Foro), 76 en contra (58 del PSOE, 9 de Entesa del Progrés de Catalunya y 5 del PNV) y 1 abstención (por equivocación de un senador del PP). Previamente, el Pleno del Senado ha votado y rechazado los tres vetos que habían presentado PSOE, ICV y PSC a la reforma.

 

La senadora del PP Araceli Peris ha subrayado que "siente enormemente" no haber podido aceptar ninguna enmienda excepto la transaccional del PNV sobre cuestiones competenciales y ha dicho que "nos aplicaremos en negociar más y mejor" y que es una asignatura "que no debemos dejar de lado".

 

En cuanto a la ausencia en el Pleno de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que ha sido criticada por los portavoces de algunos grupos parlamentarios, ha sido justificada por Peris con que "no está aquí porque está trabajando", que es lo que "hacen todos los ministros del PP".

 

A su paso por el Senado se han introducido en la reforma, además de la de hoy del PNV, otras once enmiendas del PP, mientras que se han rechazado 573 enmiendas de otros grupos.

 

Entre los cambios introducidos por el PP, además del relativo al personal laboral público, destaca la que fija cómo ha de computarse las lagunas de cotización a la hora de calcular una pensión contributiva.

 

Además, las empresas de menos de 50 trabajadores contarán con bonificaciones por la contratación indefinida de mayores de 45 años.

 

Con respecto a las bonificaciones por cuotas por transformación de contratos en prácticas, se suprime que esos trabajadores sean objetivo prioritario en los planes de formación de una empresa, así como cualquier otra medida de política activa de empleo para incrementar su cualificación.

 

Durante el debate del Pleno, el senador de CiU Pere Maluquer ha pedido que la reforma laboral contase con "bonus" para penalizar a las empresas que despiden mucho y favorecer a las que mantienen la estabilidad en el empleo.

 

Ruth Martínez, en nombre del PNV, ha afirmado que era necesaria una reforma del mercado de trabajo, pero no como la del Gobierno, de la que ha dicho que se hace a costa de reducir derechos laborales.

 

Ha considerado además "perversiones" que el contrato indefinido para emprendedores y pymes de menos de 50 trabajadores tenga un período de prueba de un año y que los contratos formativos puedan permitir a los jóvenes cualificarse durante la jornada de trabajo.

 

El senador socialista Francisco Martínez-Aldama ha dicho que el PSOE ha estado a la altura de las circunstancias con sus propuestas, mientras el Gobierno ha dado "un portazo" y no ha querido discutir con nadie.

 

En su opinión, el Ejecutivo ha conseguido facilitar los despidos, bajar los salarios y que haya menos recaudación, lo que ha supuesto una quiebra del diálogo social, que ha pedido se restaure con una reunión entre Mariano Rajoy y los agentes sociales.

 

Desde Entesa, Joan Sabaté (PSC) ha pedido que se recupere la indemnización del despido improcedente de 45 días con un tope de 42 mensualidades y Jordi Guillot (ICV) ha denunciado la desprotección total de los trabajadores que va a provocar la reforma laboral.

 

Por parte del Grupo Mixto, José Manuel Mariscal (IU) ha indicado que es "idealista" pensar que la reforma creará empleo; Narvai Quintero (CC) ha dicho que el Gobierno ha fracasado en generar confianza sobre la economía española e Isidro Manuel Martínez (Foro) ha avisado que para que sea efectiva es necesario que, previamente, la financiera haya sido útil a las empresas.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación