Los autónomos que trabajan desde el domicilio pueden deducirse la luz, el gas o el agua

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid avala que los autónomos que trabajan en casa puedan deducirse una parte de los gastos de suministros como luz, gas, calefacción o teléfono, discrepando de este modo del criterio seguido por Hacienda que sólo admite esa posibilidad si los suministros se utilizan exclusivamente para el desarrollo de la actividad económica. Hacienda señala que los autónomos pueden deducirse los gastos derivados de la titularidad de la vivienda como son el pago de la hipoteca, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), la tasa de basuras o la cuota de la comunidad de propietarios, de forma proporcional al espacio de la vivienda que se utiliza para la actividad profesional. Sin embargo, Hacienda rechaza que la regla de prorrateo pueda aplicarse al gasto de suministros como agua, luz, gas, calefacción o teléfono.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación