Empleo ultima un plan de apoyo a los autonómos sin coste para el erario público

La vivienda y parte de las rentas del empresario no se podrán embargar

 

La paralización de la actividad económica y la imposibilidad de obtener financiación hicieron de España el país que más autónomos perdió en el año 2011, un proceso que ha continuado en lo que va de año. Para frenar la caída y reactivar un sector que supone el 80% del tejido empresarial, el Ministerio de Empleo da los últimos retoques a un plan de incentivos al autoempleo que recogerá iniciativas que iba a incluir la Ley de Emprendedores, una norma comprometida por el presidente Rajoy antes de que ganara las elecciones que se retrasará hasta después del verano, una vez aprobados los Presupuestos para 2013. El impacto fiscal de las medidas está detrás de esta decisión del Ejecutivo.

 

El horizonte para aprobar el nuevo plan de estímulos es más reducido, dado que son medidas sin coste económico y corre prisa adoptarlas. En las próximas semanas la ministra Fátima Báñez espera tener armado un programa en el que ha participado la mayor asociación de autónomos, ATA, con el pretende dinamizar a un colectivo que el Gobierno busca que juegue un papel protagonista en la salida de la crisis.

 

Entre las medidas estrella que están encima de la mesa figura blindar el patrimonio del autónomo. La idea consistiría en que la vivienda familiar de los emprendedores y parte de sus rentas no se puedan embargar y, de esa manera, que los autónomos que fracasen en su negocio no respondan con todo su patrimonio por las deudas contraídas. Según esta propuesta no se les podría embargar ni su vivienda ni sus futuras rentas que sean inferiores al salario mínimo.

 

De adoptarse la medida, la legislación española se equipararía con la que existe en la mayor parte de los países de la Unión Europea, donde los autónomos responden de sus deudas durante un tiempo limitado. En Gran Bretaña, por ejemplo, responden durante 17 meses. En España no existen estos límites, lo que supone para un empresario que fracasa que sus responsabilidades patrimoniales son ilimitadas. Tiene que hacer frente con su patrimonio hasta que todas las deudas queden saldadas, las presentes y futuras.

Preferencia en los cobros

La propuesta está relacionada con la llamada «segunda oportunidad» que pretende fomentar el emprendimiento y aprovechar la experiencia y los conocimientos que un emprendedor ha adquirido al fracasar en un negocio para que pueda utilizarlos en el futuro en nuevos proyectos empresariales. Esta es una reivindicación histórica de ATA, como también que los autónomos tengan preferencia en los cobros en caso de quiebra. Ahora en preferencia de cobro está primero el trabajador, luego Hacienda, la Seguridad Social y la banca. Finalmente el autónomo.

 

También figuran entre las medidas la rebaja de al menos en 50% de las bonificaciones a la Seguridad Social para estudiantes de bachillerato, formación profesional o grados universitarios que decidan darse de alta como autónomos para compatibilizar su formación y un trabajo por cuenta propia y también una rebaja de hasta el 50% en la cotización de los autónomos que también coticen en el régimen general por pluriactividad.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación