Báñez minimiza el último ajuste de la prestación por desempleo

El último ajuste del Gobierno en las prestaciones por desempleo afectará al 55% de los nuevos perceptores, según la ministra de Empleo, Fátima Báñez. La reducción de la cuantía a partir del séptimo mes en paro es una medida "imprescindible" para salvaguardar el sistema.

 

La reducción del 60% al 50% de la base reguladora de la prestación por desempleo desde el séptimo mes afectará a poco más de la mitad de los nuevos desempleados que se acojan al seguro de paro, ya que el resto (45%) bien encuentra un empleo en los seis primeros meses, bien no tiene derecho más allá de este tiempo o está exento del ajuste por percibir la cuantía mínima. Así lo explicó ayer la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante su comparecencia en el Congreso para explicar las ramificaciones en su departamento del último ajuste del Gobierno.

 

Báñez se quejó ante los diputados de la "confusión" que se ha creado con la modificación de la base reguladora y quiso enviar un mensaje de "tranquilidad" a los perceptores del seguro de paro. Aseguró que el ajuste no afecta en ningún modo, ni en cuantía ni en el periodo máximo de prestación (24 meses), para los desempleados que antes de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 20/2012 ya estuvieran cobrando mensualmente.

 

Se trata de medidas "imprescindibles" para salvaguardar el sistema de desempleo, que tuvo un superávit de 35.000 millones entre 1998 y 2008, pero arroja un déficit de 32.000 millones hasta la actualidad. El Gobierno ha elevado de 52 a 55 años la edad para cobrar el subsidio indefinido para quienes hayan agotado la prestación y cotizado al menos seis años al desempleo. Asimismo, se ha reformado todo el sistema de bonificaciones a la contratación para concentrar estos incentivos en los colectivos con más dificultades para encontrar un empleo.

 

También se restringe el acceso a la renta activa de inserción, lo que perjudicará al 50% de los nuevos solicitantes. No podrán beneficiarse de ella unas 68.000 personas "como muchísimo".

 

Seguridad Social

Como contrapartida, se reducen las cotizaciones sociales un punto en 2013 y otro adicional en 2014, lo que tendrá un impacto de 9.000 millones de euros en la Seguridad Social. Se trata, reprochó a Báñez el portavoz de CiU, Carles Campuzano, de un incentivo muy escaso -una reducción de 180 euros de coste laboral por trabajador y año- pero que sí genera un impacto importante en la caja de las pensiones. El Gobierno sostiene que se compensará con la subida del IVA al 21% el 1 de septiembre. "No podemos bajar cotizaciones porque estamos empobreciendo las pensiones del futuro", le espetó la portavoz socialista Isabel López i Chamosa a la ministra.

 

En materia de pensiones, Báñez aseguró que el Gobierno va a tomar medidas concretas para la separación de las fuentes de financiación de las pensiones y como prueba citó que en los Presupuestos de 2013 se recoge un incremento de las aportaciones a la Seguridad Social en 6.683 millones de euros. El Ejecutivo, según la ministra, está comprometido en conseguir que las pensiones no contributivas se financien vía Presupuestos del Estado.

 

Todos los grupos reprocharon a la ministra que el Gobierno haya recortado las prestaciones por desempleo porque afecta a colectivos que están ya en una situación complicada. El PSOE cifró en 500.000 las personas que dejarán de percibir un subsidio. La oposición también criticó que se renuncie a las políticas de creación de empleo en aras de los recortes y que medidas de tanto calado se aprueben por real decreto-ley.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación