Resumen de Prensa Semanal

Semana 3

16/01/2012 al 22/01/2012

Ver otras semanas

El Gobierno legislará desde hoy la reforma laboral ante la falta de acuerdo de los agentes sociales

Expansión, 16/01/2012

Este lunes el Gobierno comienza a legislar una nueva reforma laboral tras finalizar el plazo dado a los agentes sociales para alcanzar un acuerdo y sin que las partes se hayan reunido este fin de semana.

 

Patronal y sindicatos han consumido el plazo dado por el Gobierno hasta este domingo para cerrar un acuerdo más amplio sobre la reforma laboral sin celebrar nuevos encuentros y sin que se haya logrado un acercamiento en las cuestiones más espinosas, como la evolución de los salarios, el coste de los despidos o la contratación a tiempo parcial, que quedan ahora en manos del Ejecutivo.

 

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social trabajará a partir de hoy en el anteproyecto de Ley de una nueva reforma del mercado de trabajo con el fin de aumentar la flexibilidad interna de las empresas y de la contratación y poder frenar el paro.

 

El titular de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha asegurado que "ahora el Gobierno gobernará" y presentará una reforma laboral "donde lo importante sea el empleo y no el despido".

 

"Una cosa es lo que digan los empresarios y otra el Gobierno", ha dejado caer el ministro, que ha insistido en que lo importante es establecer fórmulas que estimulen el empleo, porque las indemnizaciones por despido "no son lo importante".

 

El Gobierno otorgó a los agentes sociales dos días de gracia después de que el pasado viernes, 13 de enero, el Consejo de Ministros analizara el documento remitido con los pocos acuerdos alcanzados hasta el momento sobre racionalización de festivos, solución extrajudicial de conflictos, formación, absentismo y mutuas, reflexión sobre las jubilaciones anticipadas y las medidas de prejubilación y bonificaciones y reposición de prestaciones en los EREs.

 

El Ejecutivo consideró que estos acuerdos eran "insuficientes" y dio dos días más a patronal y sindicatos para negociar. Sin embargo, las posiciones estaban tan enrocadas que el plazo se consumirá esta próxima medianoche sin que se haya producido ningún movimiento y sin acuerdo, informa Europa Press.

 

Fuentes sindicales ya han confirmado a Efe que no ha habido contactos entre los agentes sociales este fin de semana y que tampoco "estaban previstos", con lo que UGT, CCOO, CEOE y CEPYME se remiten al documento de 67 páginas firmado por las dos partes el pasado martes y enviado al Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

 

Durante todo el fin de semana tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la vicepresidenta y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, han urgido a los agentes sociales a que agotaran el plazo marcado y aportaran soluciones sobre temas "troncales" como la flexibilidad interna de las empresas o el absentismo laboral.

 

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió ayer mismo a las organizaciones empresariales y sindicales que apurasen "las horas y los minutos" para llegar a un acuerdo, y un día anteso Rajoy también reclamó "responsabilidad" a las organizaciones empresariales y sindicales para alcanzarlo.

 

Los sindicatos quieren seguir negociando

 

 Lo cierto es que los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, están dispuestos a seguir negociando fuera de plazo y han asegurado que es cuestión de "voluntad" y no de cumplir unos tiempos marcados por el Ejecutivo.

 

Tanto Toxo como Méndez reconocen en sendas entrevistas en el diario Público que "no hay reuniones" con la patronal, pero muestran su voluntad en seguir negociando la reforma laboral pese al plazo marcado por el Ejecutivo.

 

Toxo y Méndez califican de "maximalistas" las propuestas de la patronal en la última recta final de la negociación, ante la iniciativa de congelar los salarios y critican que un sector empresarial quiera "dinamitar" el proceso pensando que se beneficiarían más con una reforma laboral elaborada unilateralmente por el Ejecutivo. Creen que el Gobierno debería convocar una Mesa tripartita para tratar otros asuntos como el empleo juvenil o el absentismo. Además, esta mañana, Toxo ha solicitado este lunes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que convoque "urgentemente" a los agentes sociales para explicarles qué reforma laboral quiere y para qué.

 

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión de Diálogo Social de la CEOE, Francisco Aranda, ha asegurado que "los sindicatos se han opuesto a todos los asuntos clave de la reforma laboral" y ha subrayado que su posicionamiento "ya no vale".

 

La pelota, en el tejado del Gobierno

 

 La pelota está ahora en el tejado del Gobierno. Fuentes del Ministerio de Economía sostienen que podría ser "prematuro" que el Consejo de Ministros del próximo viernes 20 de enero tomara las primeras decisiones en materia laboral, si bien no cerraron la puerta a que pudiera darse luz verde a algunos de los temas consensuados durante las negociaciones.

 

El Ejecutivo se ha comprometido a que una nueva reforma laboral esté cerrada en el primer trimestre del año, después de que el anterior Gobierno socialista aprobara otra reforma del mercado de trabajo por decreto ley tras meses de negociación de los agentes sociales y que también terminaron en fracaso.

 

El Gobierno podría aprobar un nuevo contrato de crisis con despido más barato, puesto que está fue una de las peticiones que trasladó a los agentes sociales el presidente del Gobierno, según ha desvelado la patronal.

 

Luz verde en 20 días a la reforma laboral, financiera y fiscal

Cinco Días, 18/01/2012

El Gobierno aprobará en los próximos 20 días los cambios normativos en materia laboral, financiera y de estabilidad presupuestaria, las tres reformas estructurales de urgencia en las que ha estado trabajando. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, valoró los cambios adoptados en España "con el ánimo de crear empleo y reducir el déficit".

 

Si algo valora mucho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es cumplir con los compromisos adquiridos. Ayer aprovechó su comparecencia junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para dar cuenta precisamente del estado de las reformas que lleva anunciando el Ejecutivo desde hace tiempo. El objetivo de Rajoy es doble: la creación de empleo y la reducción del déficit fiscal hasta lo prometido en Bruselas.

 

Por ello, Rajoy indicó que el plazo para aprobar las tres reformas urgentes es de apenas 20 días. "La reforma laboral, la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria y la reestructuración del sector financiero serán aprobadas entre el último Consejo de Ministros de enero y los dos primeros del mes de febrero", dijo Rajoy, ante la atenta mirada de Van Rompuy. El presidente del Consejo Europeo valoró, ante todo, el compromiso del Gobierno español con las reformas y con la reconducción del déficit fiscal español, una vez que se ha conocido el desvío en 20.000 millones de euros sobre lo previsto en 2011.

 

Tanto Van Rompuy como Rajoy se mostraron a favor de una política económica que combine ajustes en el gasto público con estímulos fiscales. "El ajuste es necesario para llegar a la senda, pero ello puede acabar afectando al crecimiento económico, por eso es necesario también medir estos efectos y activar otras medidas", dijo Rajoy.

 

Rebajas de rating

 

Por otro lado, Van Rompuy intentó restar importancia a la reducción del rating de solvencia efectuado por Standard and Poor's sobre el Mecanismo de Facilidad Financiera Europeo. Destacó que esta facilidad tiene aún la máxima calificación de las otras dos agencias (Moody's y Fitch). Y consideró que la rebaja de rating no va a reducir la capacidad del citado mecanismo para ayudar a países con problemas de liquidez y aquellos que hayan sido rescatados.

 

Con todo, la UE sigue muy preocupada por la desaceleración que se está produciendo en el área. Ayer, la Comisión Europea planteó la posibilidad de generalizar en toda la Unión el sistema alemán de jornada reducida, con ayudas públicas para compensar la pérdida salarial de los trabajadores, como receta para facilitar la adaptación de las empresas a crisis como la actual y reducir la destrucción de empleo.

Jornada reducida

"Para reaccionar mejor en el futuro tenemos que comprender las razones del éxito de determinadas medidas en ciertos países o sectores durante la crisis. Hemos de ver cómo pueden utilizarse medidas tales como el trabajo de jornada reducida, para afrontar los retos que podrían plantearse en el próximo periodo", dijo el comisario de Empleo, László Andor, durante la presentación de un documento de consulta sobre reestructuración de las empresas, informa Efe. Alemania, Austria o Bélgica recurrieron a la jornada reducida al principio de la crisis y lograron mantener el nivel de empleo.

 

Plan de empleo para cada país de la UE

 

La creación de empleo no solo es un objetivo prioritario del Gobierno español, con una tasa de paro del 22%, también lo es del conjunto de la zona euro y de la UE, por extensión, sumida ahora en una nueva etapa de desaceleración que le puede costar la vuelta a la recesión en lo próximos meses. Van Rompuy, consciente de la estrecha relación entre las economías del continente, anunció ayer que propondrá a cada socio comunitario la elaboración de su propio plan de empleo, con el ánimo de fijar una supervisión sobre él. Esta vigilancia del mercado del trabajo se sumaría a la vigilancia financiera aprobada en pasados Consejos Europeos, en donde cada país debe enviar a Bruselas un boceto de sus presupuestos nacionales, antes incluso de ser aprobados, para poder determinar con antelación si se está desviando de la senda de consolidación fiscal deseada. Van Rompuy indicó que los bajos tipos de interés que cuenta ahora la zona euro ayudarán a la recuperación de la actividad en gran parte de los países. Cada vez es más probable que la zona euro entre en recesión a lo largo de la primera mitad del año y que no se salve ni siquiera Alemania.

 

Berlín baja el pistón

 

El Gobierno alemán reducirá en los próximos días su previsión de crecimiento económico para este año desde el 1% hasta el 0,7%. Berlín cuenta con que la recuperación del PIB se produzca ya en el año 2013, con un aumento cercano al 1,6%.

 

ATA plantea ampliar el despido objetivo para las micropymes

Cinco Días, 18/01/2012

La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) envió ayer por la tarde un documento a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, con sus propuestas de cara a la reforma laboral que ahora tendrá que diseñar el Ejecutivo, ante la falta de acuerdo entre patronal y sindicatos. Y entre las mismas destaca la de la clarificación de las causas de despido objetivo en empresas de menos de cinco trabajadores. La Asociación propone tres casos en los que se podría recurrir a esta figura, que contempla una indemnización de 20 días por año trabajado: cuando se hayan alcanzado unos resultados económicos negativos del 15% o una disminución del 25% en los ingresos durante los seis meses anteriores, cuando la morosidad suponga un tercio de los ingresos en un periodo similar o cuando haya disminuido el acceso a las líneas de crédito en un 50% en un año.

 

La Federación presidida por Lorenzo Amor, próxima al Ejecutivo, justifica esta propuesta por el hecho de que la norma "no tiene en cuenta de manera expresa las vicisitudes económicas que puede experimentar la microempresa y sus capacidades de hacer frente a situaciones económicas menores que la pequeña y mediana empresa".

 

ATA también solicita, con el fin de asegurar la formación a los autónomos y que está no dependa de lo asignado en los Presupuestos del Estado, la creación de una cotización en concepto de formación a los trabajadores por cuenta propia de un 0,1%. ATA calcula que la aportación media sería de 10,2 euros anuales, lo que proporcionaría un fondo de 31 millones, "tres veces de lo que se ha destinado al colectivo".

 

CEOE pide que la evolución de los salarios se ligue a beneficios o ventas

Cinco Días, 19/01/2012

CEOE presentó ayer en su junta directiva el documento que remitirá al Ejecutivo con sus propuestas de cara a la reforma laboral. En materia salarial pide que su evolución se desligue de los precios y se fije a otros parámetros como las ventas y los beneficios. En el documento también exige generalizar el despido a 20 días y el descuelgue generalizado de convenios en las empresas.

 

El hecho de que no hayan alcanzado un acuerdo con los sindicatos y que el Ejecutivo sea el que tenga que aprobar de forma unilateral la reforma no ha logrado mover a la patronal ni un solo centímetro de sus posturas en materias como la contratación, los salarios o la negociación colectiva. Así se puede constatar en el documento "Objetivos y propuestas empresariales de políticas y medidas en el ámbito sociolaboral de la negociación colectiva", repartido ayer en la junta directiva de la patronal y al que ha tenido acceso CincoDías, en el que se recopilan todas sus propuestas de cara a la reformar del mercado laboral que presentará en breve al Ejecutivo.

 

La novedad más significativa se refiere a los salarios, en la que el documento exige que la evolución de los salarios se desligue de los precios y se vincule a la productividad. "Eso significa tener como referentes datos de producción o ventas, beneficios, situación general de la economía y la evolución de los costes de los países competidores, entre otros", subraya el texto, en el que no hay ninguna mención expresa sobre moderación salarial de cara a los próximo tres ejercicios. Esta regla no solo sería aplicable para los convenios de empresa, sino que debería extenderse, a su juicio, al resto. "Debe promoverse a nivel sectorial la variabilidad del salario", argumenta.

 

El descuelgue de las condiciones pactadas en los convenios y el abaratamiento del despido constituyen dos de los ejes fundamentales de la propuesta. En el primero se exige "extender el descuelgue salarial a todas las materias del convenio en aquellas empresas cuyas circunstancias lo impongan", mientras que en el segundo insiste en la necesidad de reducir el gran número de contratos indefinidos que existen y unificarlos en uno, en el que la indemnización por despido, en caso de que sea improcedente, se limite de forma generalizada a 20 días de salario con un máximo de doce mensualidades "promocionando su extensión mediante la incentivación a la conversión de contratos temporales en indefinidos".

 

Cambios en el paro

 

El documento también incide en la necesidad de establecer un mayor control sobre el cobro de las prestaciones por desempleo o por incapacidad temporal, en la que se incluiría un régimen sancionador en el caso de que se detecte fraude. Para aquellos parados que cobren prestación, el texto establece la posibilidad de retirársela "si se rechazan ofertas de empleo adecuadas a la cualificación del parado". En el caso de la incapacidad temporal, la patronal propone suprimir "la obligación empresarial del pago de la prestación durante el cuarto y el decimoquinto día de baja, pasando íntegramente al Instituto Nacional de la Seguridad Social".

 

La patronal también expone dos reivindicaciones históricas, ignoradas por el anterior Ejecutivo socialista, como una rebaja de cotizaciones y la eliminación de la autorización para poner en marcha despidos colectivos. En la primera, de hecho, CEOE recuerda al PP que en 2009 ya propuso "una reducción de un punto en la cotización por incapacidad temporal, durante un año, y de 0,5 puntos en la cotización por accidentes de forma indefinida". Esta rebaja, a su juicio, debería centrarse sobre la actual tarifa de primas de cotización por contingencias profesionales, en base a la reducción de los índices de siniestralidad.

 

Respecto a los despidos colectivos, la patronal pide mayor autonomía. "En relación con los despidos colectivos es necesario reconducir el papel de la autoridad laboral, eliminando la actual autorización y limitando su papel al de control de la legalidad a efectos de remisión de posibles irregularidades", apunta.

 

Las cifras

 

2,48% es el incremento salarial medio pactado en 2011 para los 6,2 millones de trabajadores que negociaron o revisaron sus condiciones laborales a lo largo del año pasado. En los convenios de empresa, el alza se limitó al 1,9%.

 

4 millones de trabajadores que deberían haber firmado o revisado sus convenios colectivos en 2011 están aún pendientes de hacerlo por diferencias entre los negociadores.

 

Patronal y sindicatos seguirán negociando

 

Patronal y sindicatos ya se lo advirtieron al Gobierno: los asuntos de negociación colectiva y los salarios son temas exclusivos de patronal y sindicatos y, por ello, le pidieron que no los incluyera en la reforma laboral que está diseñando.

 

Ayer, la junta directiva de CEOE despejó esta incógnita al mostrar "su apoyo y respaldo unánime al presidente Juan Rosell para que siga negociando con los sindicatos el pacto de salarios", indicó la patronal en un comunicado. De hecho, las conversaciones del lunes se centraron en buscar una solución para las recomendaciones salariales a las empresas para este año, 2013 y 2014, materia en la que el Gobierno no puede legislar.

 

En este caso, las posturas están todavía distantes ya que los sindicatos ofrecen moderación salarial para los tres ejercicios (en el entorno del 1%), con una cláusula de recuperación del poder de compra perdido al final de estos años; y los empresarios intentan conseguir dos años de congelación de los sueldos.

 

El principal problema que se plantea a la patronal es cómo convencer a los sindicatos para incumplir las subidas pactadas ya para 2012 en el vigente acuerdo de Negociación Colectiva, situadas entre el 1,5% y 2,5%.

 

En este sentido, CEOE aseguró que "los empresarios están muy preocupados por la situación económica actual y la evolución de la crisis, lo que lleva a la necesidad de que los incrementos salariales reflejen esta realidad". Por ello sugieren que intentarán no cumplir con el actual Acuerdo de Negociación Colectiva, "cuyas bandas de aumentos salariales están fuera de contexto".

 

Los sindicatos se niegan en rotundo a aceptar una congelación salarial, como pide la patronal. Pero aún así, el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, consideró ayer posible el acuerdo salarial, si no gana el sector empresarial más radical.

 

La Seguridad Social perdió 76.057 afiliados extranjeros en 2011

Cinco Dísa, 19/01/2012

La Seguridad Social perdió 76.057 cotizantes extranjeros en 2011, un 4,2% en relación a 2010, hasta situarse el número de inmigrantes en alta en 1.738.922 ocupados.

 

La afiliación de extranjeros bajó un 0,7% hasta las 12.375 personas sólo en el mes de diciembre. Con este descenso, el sistema de la Seguridad Social encadena cinco meses de pérdida de afiliados extranjeros tras haber registrado en julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre un total de 1.142, 19.715, 13.384, 31.300 y 34.065 bajas, respectivamente.

 

El Ministerio que dirige Fátima Báñez ha destacado que los trabajadores extranjeros están soportando la crisis con mayor intensidad que los españoles, pues mientras que la afiliación de este colectivo decreció un 4,2% en 2011, la del conjunto del sistema de la Seguridad Social alcanzó el -2%.

 

Del total de inmigrantes en alta al finalizar el año pasado, 1.084.633 cotizaba al Régimen General, 258.608 al agrario, 208.512 al de autónomos, 182.695 al del hogar, 3.871 al del mar y 603 al del carbón.

 

Del conjunto de inmigrantes afiliados a la Seguridad Social a cierre del año pasado, 1.096.616 procedían de países no comunitarios y 642.307 provenían de países miembros de la UE.

 

Dentro de los países no comunitarios, 208.712 eran de nacionalidad marroquí y 128.300 de nacionalidad ecuatoriana. Colombia, con 91.811 trabajadores, se sitúa como tercer país de procedencia de afiliados, por delante de China, que cuenta con 87.196 cotizantes.

 

El resto de afiliados no comunitarios se reparten entre Bolivia (80.828), Perú (61.235), Argentina (38.438), Ucrania (31.440), República Dominicana (29.617), y Paraguay (27.590), entre otros.

 

Por su parte, de los que proceden de la UE-27, rumanos, italianos y búlgaros son los más numerosos, con 276.741, 60.299 y 54.123 cotizantes, respectivamente. Les siguen británicos y portugueses, con 50.925 y 46.775, y algo más lejos, los alemanes, con 37.532 afiliados.

 

Refuerzo legal a la lucha contra el absentismo

Expansión, 19/01/2012

En pleno debate sobre la necesaria vinculación de los salarios a la productividad como una vía para la mejora de la competitividad empresarial, resulta especialmente oportuna la última sentencia del Tribunal Supremo que reconoce el derecho a despedir de forma disciplinaria, sin indemnización ni compensaciones, a una empleada que utilizaba el ordenador de la empresa para fines personales de forma abusiva.

 

Se trata de la primera vez que el Alto Tribunal admite en un caso de este tipo pruebas obtenidas por una compañía denunciante tras acceder al equipo informático de una trabajadora sin su consentimiento, lo que supone de facto dotar a las empresas de una nueva herramienta para combatir el denominado “absentismo presencial”, otro de los vicios históricos que están incrustados en el mercado laboral español.

 

El control del absentismo laboral en sus diferentes formas es uno de los aspectos clave de la reforma laboral que ultima el Gobierno, y uno de los pocos aspectos en los que patronal y sindicatos parecen haber llegado a una posición común: que las mutuas refuercen su control sobre los fraudes.

 

Aunque los costes del incumplimiento de las tareas profesionales asignadas son más difíciles de cuantificar que los derivados de la no asistencia a lugar de trabajo, las consecuencias de este tipo de absentismo preocupan igualmente a las empresas, que hasta ahora se encontraban indefensas para combatir este tipo de comportamientos, ya que los tribunales no solían admitir determinadas pruebas por motivos de defensa de la privacidad individual.

 

En este caso, el compromiso previo por escrito de la trabajadora de no usar el ordenador para tareas distintas de las profesionales ha sido determinante, pero sería conveniente modular el derecho a la intimidad para que no sea un parapeto para trabajadores holgazanes.

 

De Guindos apuesta por contrato único y critica el sistema negociación salarial

Expansión, 20/01/2012

El ministro de Economía, Luis de Guindos, cree que para afrontar la crisis económica y luchar contra el desempleo hay que abordar cambios estructurales, al tiempo que critica el actual sistema de negociación salarial y la gran diversidad de contratos existente.

 

De esta manera, en un artículo de opinión publicado en Wall Street Journal, el ministro recuerda que en España existen "unos 40 contratos de trabajo diferentes", circunstancia que "debe ser simplificada" en un "único contrato a tiempo completo", con cláusulas iguales para todos los nuevos empleados y otras para fomentar los contratos a tiempo parcial.

 

El ministro reconoce que España es uno de los países a los que la crisis ha golpeado con mayor dureza, como revela el desempleo del 22,9 por ciento que tenía en el mes de noviembre.

 

Por ello, destaca la "ambiciosa tarea" que el Gobierno tiene por delate para afrontar esta situación para avanzar en la consolidación fiscal con el objeto de reducir el déficit, e incentivar el crecimiento con medidas "osadas".

 

Según asegura, la "consolidación fiscal no es una elección", sino "una exigencia" para garantizar la confianza de los inversores y lograr la estabilidad macroeconómica, especialmente tras descubrir que el déficit en 2011 no es del 6 por ciento, como había anticipado el Gobierno anterior, sino del 8 por ciento.

 

Reconoce que España fue uno de los primeros países en introducir el límite de déficit en la Constitución, y reconoció que antes del 31 de marzo próximo se aprobará la ley correspondiente que permitirá poner techo al endeudamiento de las administraciones públicas.

 

Para atenuar el impacto negativo de estas medidas de ajuste fiscal, el ministro cree necesario llevar a cabo "reformas estructurales", entre las que destacan dos muy importantes: la laboral y la del sector financiero.

 

En este sentido, además de defender el "contrato único", se muestra partidario de "revisar" el sistema de negociación colectiva en España, para que los salarios se ajusten en función de la productividad, y no de la inflación.

 

Igualmente, De Guindos carga contra el sistema de negociación colectiva por sectores, y que ha sido "la principal razón de pérdida de competitividad que hemos sufrido en la última década".

 

Además, se muestrapartidario de lanzar políticas activas de empleo que facilite la recolocación de empleados en los sectores más productivos.

 

En cuanto a la reforma financiera, reconoce que servirá para reestructurar el sector, y sobre todo para limpiar sus balances y aplicar una correcta valoración a sus activos.

 

La reforma que tiene sobre la mesa el Gobierno, y que verá la luz próximamente, "obligará a los bancos a incrementar sus provisiones de manera suficiente para cubrir la depreciación de sus activos inmobiliarios".

 

"No se usará el dinero de los contribuyentes" para ayudar a las entidades a cumplir estos requerimientos, apunta el ministro, sino que los fondos saldrán del propio sector.

 

Además, las "instituciones que no sean capaces de cumplir estos nuevos requerimientos serán invitadas, con un sistema de incentivos apropiadamente diseñado, a fusionarse con otros actores del mercado".

 

La nueva regulación financiera servirá además para impulsar la "transparencia y la solvencia de las entidades", de manera que dará lugar a un sector formado por "jugadores más fuertes, más responsables, y con mejores medidas de buen gobierno".

 

 

Ver otras semanas