Luz verde en 20 días a la reforma laboral, financiera y fiscal

El Gobierno aprobará en los próximos 20 días los cambios normativos en materia laboral, financiera y de estabilidad presupuestaria, las tres reformas estructurales de urgencia en las que ha estado trabajando. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, valoró los cambios adoptados en España "con el ánimo de crear empleo y reducir el déficit".

 

Si algo valora mucho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es cumplir con los compromisos adquiridos. Ayer aprovechó su comparecencia junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para dar cuenta precisamente del estado de las reformas que lleva anunciando el Ejecutivo desde hace tiempo. El objetivo de Rajoy es doble: la creación de empleo y la reducción del déficit fiscal hasta lo prometido en Bruselas.

 

Por ello, Rajoy indicó que el plazo para aprobar las tres reformas urgentes es de apenas 20 días. "La reforma laboral, la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria y la reestructuración del sector financiero serán aprobadas entre el último Consejo de Ministros de enero y los dos primeros del mes de febrero", dijo Rajoy, ante la atenta mirada de Van Rompuy. El presidente del Consejo Europeo valoró, ante todo, el compromiso del Gobierno español con las reformas y con la reconducción del déficit fiscal español, una vez que se ha conocido el desvío en 20.000 millones de euros sobre lo previsto en 2011.

 

Tanto Van Rompuy como Rajoy se mostraron a favor de una política económica que combine ajustes en el gasto público con estímulos fiscales. "El ajuste es necesario para llegar a la senda, pero ello puede acabar afectando al crecimiento económico, por eso es necesario también medir estos efectos y activar otras medidas", dijo Rajoy.

 

Rebajas de rating

 

Por otro lado, Van Rompuy intentó restar importancia a la reducción del rating de solvencia efectuado por Standard and Poor's sobre el Mecanismo de Facilidad Financiera Europeo. Destacó que esta facilidad tiene aún la máxima calificación de las otras dos agencias (Moody's y Fitch). Y consideró que la rebaja de rating no va a reducir la capacidad del citado mecanismo para ayudar a países con problemas de liquidez y aquellos que hayan sido rescatados.

 

Con todo, la UE sigue muy preocupada por la desaceleración que se está produciendo en el área. Ayer, la Comisión Europea planteó la posibilidad de generalizar en toda la Unión el sistema alemán de jornada reducida, con ayudas públicas para compensar la pérdida salarial de los trabajadores, como receta para facilitar la adaptación de las empresas a crisis como la actual y reducir la destrucción de empleo.

Jornada reducida

"Para reaccionar mejor en el futuro tenemos que comprender las razones del éxito de determinadas medidas en ciertos países o sectores durante la crisis. Hemos de ver cómo pueden utilizarse medidas tales como el trabajo de jornada reducida, para afrontar los retos que podrían plantearse en el próximo periodo", dijo el comisario de Empleo, László Andor, durante la presentación de un documento de consulta sobre reestructuración de las empresas, informa Efe. Alemania, Austria o Bélgica recurrieron a la jornada reducida al principio de la crisis y lograron mantener el nivel de empleo.

 

Plan de empleo para cada país de la UE

 

La creación de empleo no solo es un objetivo prioritario del Gobierno español, con una tasa de paro del 22%, también lo es del conjunto de la zona euro y de la UE, por extensión, sumida ahora en una nueva etapa de desaceleración que le puede costar la vuelta a la recesión en lo próximos meses. Van Rompuy, consciente de la estrecha relación entre las economías del continente, anunció ayer que propondrá a cada socio comunitario la elaboración de su propio plan de empleo, con el ánimo de fijar una supervisión sobre él. Esta vigilancia del mercado del trabajo se sumaría a la vigilancia financiera aprobada en pasados Consejos Europeos, en donde cada país debe enviar a Bruselas un boceto de sus presupuestos nacionales, antes incluso de ser aprobados, para poder determinar con antelación si se está desviando de la senda de consolidación fiscal deseada. Van Rompuy indicó que los bajos tipos de interés que cuenta ahora la zona euro ayudarán a la recuperación de la actividad en gran parte de los países. Cada vez es más probable que la zona euro entre en recesión a lo largo de la primera mitad del año y que no se salve ni siquiera Alemania.

 

Berlín baja el pistón

 

El Gobierno alemán reducirá en los próximos días su previsión de crecimiento económico para este año desde el 1% hasta el 0,7%. Berlín cuenta con que la recuperación del PIB se produzca ya en el año 2013, con un aumento cercano al 1,6%.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación