España supone más de un cuarto del empleo destruido por la crisis en la OCDE

Los empleos destruidos en España desde el inicio de la crisis suponen más de la cuarta parte del total en los 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), una proporción sólo superada por Estados Unidos.

Para volver al nivel de paro del cuarto trimestre de 2007, antes del inicio de la crisis, España tendría que crear 2.875.000 puestos de trabajo para la población de 15 a 64 años, de los 10.574.000 necesarios en la OCDE, según las cifras presentadas hoy por la organización.

Estados Unidos tendría que crear 7.995.000 empleos, lo que supondría un incremento de la tasa de empleo de 5,6 puntos porcentuales, muy inferior en términos relativos a los 16,4 puntos de España.

No obstante, el esfuerzo relativo sería más importante todavía en Grecia (16,9 puntos porcentuales) y sobre todo en Irlanda (17,1 puntos).

La tasa de paro española en julio era, con el 24,3% de la población activa, la más elevada del conocido como el "Club de los países desarrollados" (con una media del 7,9%), a falta de conocerse la de Grecia, cuyo último dato disponible era el de mayo (22,9%).

 

En julio sólo se acercaban a esos niveles Irlanda (15,4%) y Portugal (15,3%), que como Grecia pidieron el rescate de la zona euro.

 

Por lo que se refiere al paro juvenil, Grecia estaba en cabeza ya en mayo con un 53,8% de la población activa, por delante de la tasa de España en julio (52%), de Eslovaquia (37,8%) y de Portugal (36,4%).

 

En el extremo opuesto, Chile había creado 831.000 empleos entre el cuarto trimestre de 2007 y el primero de 2012, lo que supuso una mejora de 10,9 puntos respecto al nivel de paro de origen.

 

En cifras absolutas, Turquía fue el que más puestos de trabajo generó en ese periodo, en concreto 2.240.000 (9,1 puntos), seguido de Alemania con 1.845.000 empleos (4,6 puntos).

 

Como consecuencia de la escalada del desempleo, el gasto en políticas activas de empleo por parado en España bajó de 5.538 dólares en 2007 a 2.384 en 2010, un descenso del 56,9%, el más importante en porcentaje de la OCDE seguido de Irlanda (-52,81%), Nueva Zelanda (-47,20) y Estados Unidos (-46%).

 

Y eso pese a que las partidas para políticas activas aumentaron en datos absolutos del 0,80% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2007 al 0,89% en 2010, al mismo nivel en esa última fecha que la media de la zona euro, pero muy por encima del 0,43% de la OCDE.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación