El empleo aplaza temporalmente su recuperación en agosto

Se esperaba que los datos de empleo del mes de agosto no fueran del todo buenos. Es habitual que en este mes caiga el número de cotizantes y aumente el de parados registrados, debido a que muchos contratos vinculados a la hostelería o al sector educativo terminan. Asimismo, haycomercios o pequeñas empresas industriales que echan el cierre por vacaciones y dan por finalizados los contratos temporales de sus empleados.

 

Este efecto ha interrumpido la buena racha de recuperación del mercado laboral que acumulaba seis meses consecutivos creando empleo en términos de afiliados a la Seguridad Social y cinco meses de descensos del paro registrado. Así, según los datos conocidos el martes, en agosto el sistema perdió 97.582 cotizantes hasta situar el total en 16,64 millones de afiliados, mientras que el número de desempleados ascendió a 4,42 millones tras sumar 8.070 parados más.

 

 

Si bien los datos corregidos de variaciones estacionales (que reflejan con más fidelidad la tendencia del mercado laboral) suavizan este parón las mejoras de la ocupación. De hecho, la serie desestacionalizada de la Seguridad Social solo contabiliza 2.298 cotizantes menos en agosto respecto a julio, frente a la pérdida de 97.582 de los datos sin corregir. Si bien esto también supuso una interrupción de once meses creando empleo según la serie corregida.

 

Y en el caso del desempleo registrado en las oficinas públicas de empleo, las cifras desestacionalizadas indican que en agosto no se habría suspendido siquiera esta recuperación ya que hubo 11.091 parados menos que en julio.

 

A estos datos corregidos y a otros (como al hecho de que en términos interanuales la Seguridad Social sigue creando empleo a un ritmo cercano al 2% y hay 270.853 parados registrados menos) es a lo que se aferran los responsables gubernamentales para considerar que los datos del mes pasado no son del todo malos.

 

De hecho, tanto la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, como el de Seguridad Social, Tomás Burgos, destacaron que no se registraba creación de empleo y reducción del paro en tasas interanuales al mismo tiempo en un mes de agosto desde 2006.

 

Mejor que hace un año

Y es que hace un año por estas fechas, la Seguridad Social perdía más de medio millón de cotizantes y el desempleo crecía en más de 73.000 personas en términos interanuales.

 

Por todo ello, desde el Ministerio de Empleo se mostraron convencidos de que la pérdida de cotizantes de agosto es un dato temporal, “que no pone en cuestión las buenas expectativas del empleo para los próximos meses, que se mantienen intocables”, según enfatizó Burgos.

 

¿Por qué están tan seguros en el Gobierno de que los datos de agosto solo supondrán una interrupción temporal de la recuperación laboral? Fundamentalmente por la tendencia que reflejan los citados datos desestacionalizados. Pero también por el análisis que hacen de lo ocurrido el mes pasado. En agosto, más de la mitad de la pérdida del empleo (52.076) se registró en el sector de la educación, donde en septiembre se recuperarán una buena parte de estos empleos. Seguidamente, la industria (-19.769), la construcción (-8.139) y el comercio (-5.025) explicaron el resto de la caída de la ocupación, también por motivos estacionales en la mayoría de los casos, según el análisis de los responsables del Gobierno.

 

Es más, a pesar de que a finales de agosto finalizaron muchos contratos vinculados al verano, en la hostelería aún se registraron casi 20.000 cotizantes más y en la sanidad otros 19.398 por el efecto de las sustituciones veraniegas.

 

Otro dato que justifica las esperanzas del Ejecutivo en que la recuperación siga en próximos meses es que la coyuntura de agosto no se ha traducido en un recorte de la contratación. De hecho, el número de contratos aumentó prácticamente al mismo ritmo que el mes anterior. Así el mes pasado se registraron poco más de un millón de contratos, un 8,8% más que en agosto del año anterior. Y en lo que va de año, se han firmado un 14% de contratos más que en los ocho primeros meses de 2013. No obstante, respecto al mes de julio, sí se experimentó una fuerte caída del 31%. Asimismo, como es propio del verano y, sobre todo del mes de agosto, los contratos fijos brillaron por su ausencia. Su peso sobre el total de los contratos firmados cayó al 6,43% del total. O lo que es lo mismo: más de nueve de cada diez contratos registrados el mes pasado fueron temporales. Se trata del menor peso de las contrataciones indefinidas en un año. Aunque en agosto de 2013 representaron aún menos: el 5,99% del total de la contratación, lo que supuso el mínimo de la serie histórica.

 

Enfriamiento generalizado

Dicho todo esto, el frenazo en esta senda de recuperación afectó en general a todo tipo de empleo y a la mayoría de las comunidades autónomas.

 

Tanto los trabajadores asalariados como los autónomos sufrieron este empeoramiento estival. Este último colectivo también vio interrumpidos en agosto nueve meses consecutivos de creación de empleo, con casi 10.000 cotizantes menos en el mes.

 

Si bien este grupo de trabajadores mantiene un incremento de la ocupación interanual del 2,5%, más vigoroso incluso que el ritmo de creación de empleo de todo el sistema (1,97% interanual).

 

Igualmente se vio adelgazado el colectivo de trabajadores extranjeros que cotizan a la Seguridad Social, con casi 18.000 afiliados menos. Aunque también son 39.517 más que hace un año.

 

Por lo que se refiere al reparto territorial, la mitad de las regiones destruyeron empleo en agosto respecto a julio. Esta caída la encabezaron las regiones del levante español:Murcia (-2,39%);Comunidad Valenciana (-1,30%); y Cataluña (-1,09%).

 

Sin embargo, este tropiezo de agosto no impidió que todas las comunidades autónomas mantuvieran tasas positivas de creación de empleo si se compara con cómo estaban hace un año. De esta forma, las islas Baleares y Canarias, junto con la Comunidad Valenciana fueron las regiones que mantienen una ganancia de cotizantes más vigorosa, por encima del 3% anual.

 

La creación de empresas aguanta el tirón en verano

Los tibios datos del mercado laboral en agosto no afectaron, sin embargo, a la iniciativa empresarial. Así, el mes pasado, el número de nuevas empresas siguió creciendo, con la creación de 2.739 sociedades inscritas en la Seguridad Social con cuenta de cotización. De esta forma, el sistema anota seis meses consecutivos de creación de empresas.

 

Asimismo, la comparativa con agosto de 2013 refleja un ritmo de creación de nuevas sociedades del 2,28%, con 32.027 más que hace un año. En total, en agosto había inscritas y cotizando 1.436.827 empresas, la mayor cantidad desde octubre de 2011, según las cifras conocidas ayer. En términos interanuales, se llevan creando empresas desde hace nueve meses consecutivos.

 

En cuanto al tamaño de las nuevas sociedades, solo hubo destrucción entre aquellas que tenían un solo trabajador cotizando. Este grupo vio desaparecer 1.300 entidades respecto a julio.

 

Es especialmente alentador el hecho de que el mayor incremento lo experimentaron en agosto las empresas de más de 500 trabajadores, que incrementaron su número un 1,7% frente a incrementos mucho más tímidos de las compañías de menor tamaño. Así, le siguieron aquellas que tenían entre 6 y 50 empleados, que crecieron un 0,8% respecto a julio; y las que tienen de 1001 a 500 asalariados, con un avance del 0,6%.

 

Mientras que todos los tipos de empresas, independientemente de su tamaño, anotaron tasas positivas de crecimiento en comparación con hace un año.

 

 

El gasto en ayudas por desempleo sigue a la baja

La partida destinada a pagar prestaciones y subsidios por desempleo cumplió en julio 13 meses de descensos. Así en dicho mes (los datos económicos del desempleo siempre se facilitan con un mes de retraso respecto al registro de paro) se destinaron 1.989 millones al pago de estas ayudas, lo que supuso un notable descenso del 18,4% respecto a lo gastado en julio de 2013.

 

Este recorte del gasto obedece fundamentalmente al agotamiento de las prestaciones y subsidios a los que se tienen derecho, por el prolongamiento de la crisis y al menor número de despidos, que no son tantos como para mantener el gasto que se deja de hacer por el término de las ayudas.

 

De esta forma, el número de beneficiarios también experimentó una caída en julio del 12,2% respecto al mismo mes del año anterior. Con ello, el número total de perceptores de alguna de estas ayudas ascendió a 2.524 millones, lo que supuso que la tasa de cobertura (porcentaje de parados que recibe ayudas económicas) cayó al 60,5%, frente al 64,5% de hace un año. La partida de gasto para prestaciones contributivas, que son las que antes se agotan, fue la que más cayó, con un ajuste del 23% respecto a julio de 2013. Mientras que el coste de los subsidios se abarató un 11%. Esto supuso que la cuantía media por beneficiario también bajó un 4% hasta los 788,3 euros al mes.

 

Estos datos permitirán previsiblemente al Gobierno cumplir con la partida reservada en los presupuestos para pagar el desempleo por primera vez en la crisis.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación