El Tribunal de Estrasburgo pone límites a la vigilancia de los correos en las empresas

 

Las empresas que controlen los correos electrónicos profesionales de sus empleados sin avisarles previamente y sin una justificación convincente contravienen la protección de la vida privada y la correspondencia de los ciudadanos. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que se vulneraron los derechos de un trabajador que en 2007 fue despedido de su empresa después de que esta accediese a mensajes suyos de carácter privado. La empresa, según la sentencia, habría tenido que avisar con antelación a su trabajador de que este iba a ser vigilado, cosa que no está claro que hiciese. Y en todo caso no le comunicó la amplitud de la vigilancia y de la intrusión en su vida priva. También habría tenido que exponer “razones legítimas” que justificasen una medida semejante. Finalmente, habría debido estudiar si su objetivo al vigilar al empleado podía lograrse “con métodos menos intrusivos que el acceso al contenido de sus comunicaciones”.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación