Resumen de Prensa Semanal

Semana 38

15/09/2014 al 21/09/2014

Ver otras semanas

Empleo ampliará la capitalización del paro y la tarifa plana a los autónomos

eleconomista.es, 15/09/2014

El Ejecutivo estudia incorporar subvenciones para el autoempleo
Además, prepara una reforma del Estatuto del Trabajo Autónomo

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social está preparando un proyecto de ley de reforma del Estatuto del Trabajo Autónomo que pretende reordenar la legislación laboral de los autoempleados y recapitular las actuales ayudas existentes para establecerse por cuenta propia, además de incorporar nuevos incentivos como la capitalización del cien por cien de la prestación por desempleo y la extensión de la tarifa plana a los autónomos societarios que contraten.

 

Los plazos con los que trabaja el Ejecutivo pretenden aprobar el proyecto de ley antes de final de año para su remisión al Parlamento, por lo que su entrada en vigor no se produciría antes de finalizar el primer trimestre de 2015 como pronto.

 

Con esa reforma del Estatuto del Trabajo Autónomo el Ministerio que dirige Fátima Báñez pretende dar respuesta a las demandas de las asociaciones representativas del trabajo autónomo para que este colectivo puede beneficiarse de las medidas de la Estrategia de Activación para el Empleo que aprobó el Consejo de Ministros del viernes 5 de septiembre.

 

Además, en el proyecto se materializaría el compromiso asumido por la ministra de Empleo en la última asamblea de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) de ampliar la capitalización del 100 por cien del desempleo a los trabajadores en paro que se establezcan como autónomos .

 

También se está trabajando para extender la tarifa plana de 50 euros a aquel autónomo ya constituido que genere un primer empleo contratando a un joven menor de 30 años. Esta tarifa plana sería compatible con cualquier tipo de bonificación asociada a ese nuevo empleo pero conllevaría un compromiso de mantenimiento de ese empleo al menos por el mismo tiempo que la duración de las bonificaciones al autónomo, a saber 30 o 18 meses según la edad del mismo.

 

Además se plantea eliminar la exclusión de los nuevos emprendedores que se dan de alta como empleadores para acogerse a esta tarifa y que aquellos autónomos que ya están acogidos a ella no la pierdan si contratan. Como subrayó el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en su reciente comparecencia ante la Subcomisión de Empleo Juvenil en el Congreso, "con que tan sólo que el 25 por ciento de los autónomos del millón y medio de autónomos sin asalariados contratase, podría suponer la creación de casi 380.000 puestos de trabajo y la reducción en 10 puntos de la tasa de desempleo en menores de 30 años".

 

Otras medidas que están sobre la mesa son la redefinición, para flexibilizarla, de la figura del autónomo económicamente dependiente, es decir, de aquellos cuyos ingresos dependen mayoritariamente de un solo empleador, para evitar el fraude y erradicar a los llamados falsos autónomos . También se baraja la posibilidad de extender el plan de garantía juvenil a los 30 años para adaptarlo a la realidad española en la que los jóvenes de media acceden al mercado laboral a los 23 años.

 

Renta mínima en 420 euros

Por otro lado, ayer se conoció que el promedio de renta mínima que percibe una persona o familia que carece de recursos económicos suficientes para cubrir sus necesidades básicas es de 420,55 euros mensuales y casi 220.000 personas reciben esta prestación, según el informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español.

El coste laboral de las empresas cae un 0,1% en el segundo trimestre

eleconomista.es, 16/09/2014

Cae un 3,5% el número de horas trabajadas por la celebración de Semana Santa

 

El coste laboral por trabajador y mes alcanza los 2.580,64 euros en el segundo trimestre de 2014, lo que supone un descenso del 0,1% respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del INE.

 

Del coste total por trabajador y mes en el que incurre un empleador por la utilización del factor trabajo, 1.929,58 euros corresponden a salarios y 582,63 a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social. El resto corresponde a indemnizaciones, prestaciones sociales...

 

El coste salarial (que comprende salario base, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados, medidos en términos brutos) se mantiene prácticamente sin variación respecto al segundo trimestre del año 2013, pasando de 1.928,72 a 1.929,58 euros por trabajador y mes.

 

Los otros costes (costes no salariales) disminuyen un 0,5%. Su principal componente, las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, crece un 1,5%, mientras que las percepciones no salariales bajan un 13,9% debido al descenso de las indemnizaciones por despido y de las otras percepciones no salariales (indemnizaciones por fin de contrato, pagos compensatorios, pequeño utillaje, ropa de trabajo, selección de personal, etc.)

 

Jornada media

La jornada media pactada es de 34,3 horas y permanece igual a la del segundo trimestre de 2013, aunque la jornada efectivamente trabajada se reduce un 3,5% (1,1 horas) respecto a dicho trimestre. Este descenso en el número de horas trabajadas se debe a que la Semana Santa se celebró este año en abril, mientras que en 2013 tuvo lugar en marzo. A este respecto, en este trimestre se pierden 2,8 horas semanales de trabajo de media por vacaciones y días de fiesta. Por el contrario, en el mismo trimestre del año anterior, se perdieron por el mismo motivo 1,9 horas semanales de trabajo.

 

 

Un absurdo en el mercado laboral: España tiene 102 parados por cada vacante de empleo

eleconomista.es, 16/09/2014

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este martes la encuesta de costes laborales de España y uno de los datos que se desprenden del informe es el número de vacantes de empleo que existen en el país: 55.238 a cierre de julio.

 

La cifra sorprende por varias razones. En primer lugar hay que ponerla en perspectiva y situarla junto al número de parados: 5.622.900, según los últimos datos del INE. Eso significa que en España hay 102 desempleados por cada vacante de empleo.

 

Aunque la cifra se ha reducido desde los 110 que había, por ejemplo, a finales de 2013, aún queda muy lejos de los 17,5 desempleados por vacante existentes antes del estallido de la crisis, en el verano de 2007, tal y como denunciaban no hace mucho Asempleo y Afi.

 

Hace apenas una semana el Consejo de Ministros aprobó un plan cuyo principal objetivo es la creación de empleo estable, la mejora la empleabilidad de los parados y promoción de puestos de trabajo "de calidad". Con este objetivo dio luz verde a la Estrategia de Activación para el Empleo 2014-2016, el Plan Anual de Empleo 2014 y el nuevo modelo de Formación Profesional. Pero las cifras no casan.

 

Así, según el INE, en el segundo trimestre de 2014 el número de vacantes se situaba en 55.238. De esta cifra, el 85,7% se hallaba en el sector servicios.

 

 

Si se pregunta a los empresarios por qué motivo no existen vacantes, un 92,9% de las unidades preguntadas contesta que no tiene vacantes que cubrir porque no necesitan trabajadores adicionales. Y tan sólo un 4,9% alude a los elevados costes de contratación. El resto aporta otros motivos.

 

Vacantes por CCAA

Las comunidades con una mayor número de vacantes en el segundo trimestre de 2014 eran Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía, como es lógico. Por su parte, las que menos tenían eran La Rioja, Cantabria y Extremadura.

 

Si se atiende a la distribución porcentual se observa que Madrid, Cataluña y Andalucía concentran más de la mitad del total de vacantes este trimestre.

 

Visto el dato desde otra perspectiva, se puede afirmar que España es uno de los países con la tasa de empleo disponible más baja de toda la UE.

 

Precisamente hoy, la oficina de estadística europea Eurostat ha publicado que entre todos los miembros de la UE, las tasas más altas de empleos disponibles en el segundo trimestre se observaron en Alemania (2,8%), Bélgica (2,4%) y Reino Unido (2,3%) en el segundo trimestre de 2014.

 

Las menores correspondieron a Letonia (0,4%), Polonia (0,5% en el primer trimestre del año) y Portugal y España (0,6% en ambos).

 

En la Eurozona, el dato se mantuvo estable en el 1,7%, según ha informado la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

 

Por su parte, en el conjunto de la Unión Europea (UE), la tasa de empleos vacantes en el segundo trimestre fue del 1,6%, cifra idéntica a la de los tres primeros meses del año.

 

Los trabajadores que actualizan su sueldo con el IPC caen un 77% en la crisis

cincodias.com, 17/09/2014

Las cláusulas de garantía salarial han sido durante años uno de los principales –si no el principal– caballo de batalla de los sindicatos en las negociaciones salariales de sectores y empresas. De hecho, los acuerdos anuales de negociación colectiva que patronal y sindicatos retomaron en 2001 incluían todos ellos la inclusión de estas cláusulas en la fórmula general para fijar los salarios que aconsejaban a los negociadores de todos los ámbitos. Fue uno de los principales logros sindicales en esta materia, ya que los empresarios han intentado año tras año eliminar estas garantías.

 

Finalmente, la crisis se ha impuesto a la hora de negociar los salarios y las cláusulas de revisión salarial que garantizan el mantenimiento del poder adquisitivo cada vez protegen a menos trabajadores. Según los datos de 2013, último año cerrado de negociación colectiva, un total de 1.723.783 asalariados tenían una cláusula para actualizar sus salarios con la inflación.

 

Si se compara con los 7,6 millones de empleados que tenían esta garantía en diciembre de 2007, antes del inicio de la crisis, supone que el colectivo de trabajadores su poder adquisitivo garantizado ha caído un 77,4%.

 

Otra forma de medir esta pérdida es observar el porcentaje de trabajadores con convenio que tiene estas cláusulas que han pasado del entorno del 50% en la década de los 2000 al 30% actual.

 

El bajo nivel de los precios, –que incluso han caído en la mayoría de los meses del último año– es, sin duda, una de las principales causas del relajo operado entre los negociadores sindicales a la hora de exigir la incorporación de estas cláusulas a los convenios. Así, el pasado año estas cláusulas ni siquiera se activaron en la inmensa mayoría de los casos, ya que el incremento salarial medio pactado fue del 0,53% y el IPC cerró el 0,3%.

 

Si bien esta no es la única causa, ya que en el acuerdo de negociación colectiva para 2012-104, vigente hasta el próximo mes de diciembre, los sindicatos ya accedieron a cambiar las tradicionales cláusulas de garantía salarial en función del IPC, permitiendo que la referencia de la actualización salarial fuera el IPC armonizado de la zona euro si era inferior al español, tal y como habían demandado durante años los empresarios. O abriendo la puerta a una actualización del IPC sin combustibles en función del precio del petróleo de cada año.

 

Costes laborales contenidos

En cualquier caso, este cambio en la negociación salarial ha contribuido a contener los costes laborales, junto a la política de moderación salarial pactada por los agentes sociales e impuesta por la situación de crisis económica.

 

Así, ayer se supo que el coste que pagan los empresarios por cada trabajador subió en España un 0,1% en el segundo trimestre de 2014, frente al mismo periodo del año anterior. Así, el salario medio en estos meses ascendió a 1.929,58 euros, tras estancarse un 0% en el trimestre. Al tiempo los costes no salariales cayeron un 0,5%, como consecuencia fundamentalmente del retroceso de las indemnizaciones por despido.

 

Los españoles ganan 24 euros más al año que en 2010 pero pagan 192 euros más en cotizaciones sociales

eleconomista.es, 17/09/2014

El coste salarial medio apenas ha subido un 0,1%, hasta los 1.928 euros al mes Las cotizaciones sociales obligatorias han aumentado un 2,8% en estos cuatro añosEn igual periodo, el IPC muestra una subida mayor que ambas partidas, del 7,8%

Hace cuatro años, en el segundo trimestre de 2010, el coste salarial medio de los españoles se situaba en 1.926 euros al mes. Hoy, los trabajadores apenas cobran 2 euros al mes más, ya que el Instituto Nacional de Estadística (INE) fija en 1.928 euros al mes el coste salarial medio. Es decir, al año, los trabajadores apenas ganan 24 euros más que entonces.

 

Este estancamiento contrasta con la subida de las cotizaciones sociales. De acuerdo con los datos del INE, las cuotas obligatorias que paga cada trabajador han pasado de 566 a 582 euros, lo que representa un incremento del 2,8%.

 

Esto supone que el peso de las cotizaciones obligatorias ha pasado del 21,9% del coste laboral de cada trabajador al 22,5% del mismo.

 

A pesar de la subida de las cotizaciones sociales, ni éstas ni, por supuesto, los salarios han avanzado siguiendo la línea del IPC. La tasa de inflación ha registrado un incremento del 7,8% entre el segundo trimestre de 2010 y el mismo periodo de 2014.

 

Ingresos y destrucción de empleo

Esta subida de las cotizaciones sociales no se refleja en las cuentas de la Seguridad Social debido a la destrucción de puestos de trabajo. Según los datos del Ministerio de Empleo, las cotizaciones sociales supusieron unos ingresos para el sistema de 49.601 millones de euros en la primera mitad de 2014, lo que representa un descenso del 5,9% respecto a los 52.757 millones recaudados en el mismo periodo de 2010.

 

Este descenso de los ingresos por cotizaciones sociales es clave para que las arcas de la Seguridad Social hayan cambiado los 9.913 millones de euros de superávit de la primera mitad de 2010 por los números rojos actuales.

 

La congelación de salarios que se vive en España desde 2010 contrasta con la fuerte subida registrada durante los primeros años del siglo XXI. De hecho, entre 2000 y 2010, los costes salariales se incrementaron un 44%, más que el IPC (que creció un 33% en esos diez años).

 

 

Los trabajadores a tiempo completo cobran un 50% más por hora

elpais.com, 17/09/2014

Los empleados a jornada parcial ganan 10,2 euros, por 15,4 de quienes trabajan toda la jornada

 

El salario medio no varía y se queda en 1.929 euros

 

Las estadísticas laborales muestran, una tras otra, un importante empuje del empleo a tiempo parcial. Las mismas cifras también evidencian que la mayoría de quienes tienen este tipo de jornada querrían trabajar a tiempo completo. Y el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha dado una razón: un empleado a jornada completa cobra a 15,43 euros la hora; uno a jornada parcial, 10,23. Estos datos aparecen en la Encuestra Trimestral de Coste Laboral que muestran que los salarios en España siguen débiles. Entre marzo y junio, el sueldo medio apenas se ha movido: se quedó en de 1.929,58 euros. También se movió poco (-0,1%) el coste laboral conjunto —salario, cotizaciones, indemnizaciones, retribuciones en especie— que fue de 2.580,64 euros.

 

El mercado laboral español ha comenzado a mostrar síntomas de mejora. Ésta ha llegado con un menor crecimiento económico que en la salida de crisis anteriores. Esto se debe, en buena medida, al abaratamiento de la mano de obra y la devaluación salarial que ha permitido a las empresas ganar competitividad, como señalaba la semana pasada la OCDE. Una de las vías por las que ha avanzado esta devaluación ha sido el empuje del empleo a tiempo parcial, impulsado por sucesivas mejoras del Gobierno tanto en la reforma laboral como en los cambios legislativos posteriores. El trabajo por horas ya supone el 16,4% y los contratos indefinidos a jornada completa han dejado, desde hace meses, de suponer más del 50% de las altas registradas en la Seguridad Social.

 

La diferencia entre el coste de la mano de obra —junto a la mayor flexibilidad en el uso del empleo a tiempo parcial que han permitido los sucesivos cambios de la norma laboral— explica el atractivo de este tipo de contratos. Siguiendo los datos del INE, alguien que tiene un empleo por horas cobra una media de 184 euros a la semana, puesto que trabaja casi 18 horas efectivas en ese periodo; mientras que quien tiene un empleo a jornada completa gana semanalmente 522.

 

En los datos, se observa que los sueldos prolongan la atonía, cuando no caída directamente, mostrada desde 2010. No obstante, este año hay una diferencia muy importante respecto a otros que alivia la situación del asalariado: los precios están congelados. En los ocho primeros meses del año, el IPC medio se ha mantenido en el 0%. Eso hace que los sueldos, al menos medidos con las encuestas del INE, no pierdan poder adquisitivo. Tampoco lo hacen si se toma la referencia del aumento pactado en los convenios colectivos registrados en el Ministerio de Empleo, un 0,5% hasta agosto.

 

Ligera bajada del coste laboral agregado

Por lo que respecta al coste laboral total que tiene que asumir el empresario por trabajador, este menguó un leve 0,1%. Esta reducción cuando se debe principalmente a la caída del 13,9% de las llamadas percepciones no salariales —un concepto que engloba las indemnizaciones por desempleo, ropa de trabajo o pagos compensatorios—. También llega por la vía de las subvenciones y las bonificaciones a la contratación. Medidas como la tarifa plana en contingencias comunes para los contratos indefinidos han provocado una reducción de costes en este concepto del 6,3%. Ambas bajadas compensan el aumento sufrido en las cuotas sociales (1,5%), empujadas tanto por la subida de las bases máximas como por la obligación introducida desde comienzos de este año de cotizar por los pagos salariales en especie.

 

La evolución futura de los sueldos es uno de los temas que marcará el escenario laboral en el curso que acaba de arrancar. Los sindicatos llevan muchos meses reclamando el aumento de los salarios como vía de estimulo del consumo y, en última instancia, de la economía y el empleo. En una línea similar, aunque menos directa, la OCDE ha advertido de que la senda bajista, a un ritmo del 2% anual, es contraproducente.

 

Partiendo de este escenario, las centrales mayoritarias —UGT y CC OO— y las patronales CEOE y Cepyme han retomado a la vuelta del verano las negociaciones para renovar el pacto salarial que caduca este año. Por las posiciones mantenidas antes del parón vacacional, la vía que se abría paso es diferente a la del pacto actual. Al contrario de lo que sucede ahora, es probable que no se fije un porcentaje de referencia sino que se marquen criterios que permitan evoluciones distintas según la salud del sector. No obstante, todavía es pronto para saber si el acuerdo será posible.

 

Hacienda acelera la reforma fiscal para que se aplique en la nómina de enero

cincodias.com, 17/09/2014

Las empresas necesitan tiempo para adaptar sus programas informáticos a las nueva tarifas

La subida fiscal que entró en vigor en 2013 no se trasladó a las nóminas hasta febrero por falta de tiempo

 

Las empresas son las encargadas de aplicar en las nóminas de sus empleados la rebaja fiscal del IRPF y los múltiples cambios incluidos en la reforma que actualmente se está tramitando en el Congreso. Las compañías ya han advertido que precisan de margen para adaptar sus sistemas informáticos a la nueva normativa y aplicar así ya desde enero las nuevas escalas de retenciones y las modificaciones introducidas en, por ejemplo, la reducción por rendimientos del trabajo.

 

La idea de Hacienda es ofrecer un plazo suficiente para que las compañías reflejen en la nómina de enero de sus trabajadores la rebaja fiscal que supondrá un incremento del sueldo neto mensual. Altos funcionarios del Ministerio de Hacienda ya han comunicado a organizaciones de asesores fiscales que la idea es aprobar en noviembre la reforma fiscal y con mínimos cambios. Es decir, las posibles modificaciones no afectarán a aspectos fundamentales como el número de tramos, los tipos impositivos, la reducción por rendimientos del trabajo o los mínimos personales. Estas son las principales variables que influyen a la hora de determinar el tipo de retención que sufren los asalariados en su nómina.

 

De hecho, cuando el actual Gobierno elevó en diciembre de 2012 el impuesto sobre la renta, no fue hasta febrero del año siguiente cuando la medida se reflejó en los salarios de los empleados. Entonces, el incremento fiscal que no se aplicó en enero por falta de tiempo se prorrateó durante los once meses siguientes. Hacienda no quiere que el trámite parlamentario se demore y se repita la misma situación, con el agravante de que, en este caso, el retraso perjudicaría al contribuyente.

 

Las retenciones que sufren los trabajadores representan un adelanto del pago del IRPF que se abona en junio y julio de cada año respecto a las ganancias del ejercicio anterior. Cuanto mayor es el porcentaje de retención, mayor es la probabilidad de que la declaración salga a devolver.

 

En cualquier caso, las empresas tienen la obligación de practicar adecuadamente la retención en la nómina de sus trabajadores. Si bien la Agencia Tributaria publica a principios de año una herramienta para calcular las nóminas, la mayoría de compañías utiliza programas informáticos para hallar el porcentaje de retención en función del sueldo y las características familiares del empleado.

 

A partir de 2015, el número de tramos del IRPF pasará de siete a cinco y el tipo mínimo se reducirá del 24,75% al 20%, mientras que el máximo, bajará del 52% al 47%. Un contribuyente que tiene un sueldo bruto de 25.000 euros paga hoy por IRPF 4.023 euros al año, una cifra que se reducirá hasta los 36.693,4 euros el próximo año. Ello implica un incremento del sueldo neto anual de 330 euros.

 

Si bien las comunidades tienen competencia para modificar los tipos, el cálculo de las retenciones se realiza sin tener en cuenta las legislaciones autonómicas. Ello facilita la gestión de las empresas, especialmente aquellas que tienen sedes en distintas comunidades.

 

La Ley General Tributaria, a fuego lento

La reforma fiscal que presentó el Gobierno en junio constaba de cuatro borradores de proyectos de ley que afectaban al IRPF, impuesto sobre sociedades, IVA y la Ley General Tributaria. Los tres primeros ya se encuentran en el Congreso y serán debatidos mañana en el Parlamento. En cambio, la reforma de la Ley General Tributaria sigue un proceso más lento y todavía no ha sido analizado por el Consejo de Ministros. Entre otras propuestas, el borrador contempla la publicación de una lista de morosos que mantienen una deuda con la Agencia Tributaria que supera el millón de euros. Se trata de una medida ejemplarizante que supondrá la publicación de los nombres y apellidos –o la denominación social en el caso de las empresas– de los grandes morosos con el fisco. De momento, Hacienda ya tiene detectados 2.000 contribuyentes que cumplen los requisitos para aparecer en esa lista.

 

Sin embargo, mientras el Ejecutivo tiene prisa por aprobar la reforma fiscal que afecta al IRPF, Sociedades e IVA, la reforma de la Ley General Tributaria no se aprobará previsiblemente hasta el próximo año. Hacienda, en este caso, se muestra más dispuesta a alcanzar grandes acuerdos con la oposición. De hecho, el ministro Cristóbal Montoro instó a los grupos parlamentarios a realizar propuestas para reforzar el control y la publicidad en casos de fraude y delito fiscal de personajes con responsabilidades públicas. El ministro de Hacienda realizó estas declaraciones durante su comparecencia en el Congreso a principios de mes, cuando cargó duramente contra el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, por su reconocido fraude tributario.

Rosell asegura que empiezan a firmarse alzas salariales en muchos sectores económicos

cincodias.com, 18/09/2014

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha asegurado este jueves que pese a que este año se está desarrollando muy poca negociación colectiva por el momento, en términos salariales “ya se empiezan a firmar números positivos en muchos sectores económicos”, en línea con la mejor situación del país. Con todo, ha admitido que “hay convenios de empresa donde se siguen haciendo reducciones importantes”.

 

En declaraciones durante la presentación del informa 'Radiografía-Sage de la Pyme 2014', Rosell ha indicado que esta es la dinámica que previsiblemente recogerá el III Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva' (AENC), que los agentes sociales tienen previsto firmar antes de que acabe el año.

 

Si el II AENC estableció una serie de umbrales y horquillas de moderación salarial entre 2012 y 2014, este nuevo acuerdo abordará la cuestión “subsectorialmente”, según Rosell, toda vez que “la situación económica es distinta”. “Lo haremos viendo y analizando en serio qué se puede hacer (con los salarios) en uno y otro sector”, ha precisado.

 

Así, el presidente de la patronal se ha mostrado seguro de que las negociaciones entre empresarios y sindicatos, que ya se han iniciado, llegarán a bueno puerto, pues las partes “saben donde estamos todos” y porque las perspectivas de crecimiento y de inflación baja hacen el acuerdo “mucho más fácil”.

 

A la pregunta de cuándo se podría concretar dicho acuerdo, Rosell ha asegurado que “hay tiempo”. Incluso ha dicho que, en tanto que la economía va de menos a más, los empresarios podrían ser “mezquinos” y acelerar el proceso para firmar un acuerdo en las peores circunstancias posibles para apuntalar salarios más bajos. Si bien, ha insistido en que el horizonte temporal es el final del año y que “no hay prisa”.

 

Ver otras semanas